Win Sports, un rico hostigante

Opina - Medios

2017-03-09

Win Sports, un rico hostigante

Ni en la mañana, ni al medio día, ni en la tarde, ni en la noche; mucho menos en los reencauches de la madrugada. Es una programación diseñada para no verse. Pero se tiene que ver, por la sencilla razón que no hay para escoger en la pobre oferta televisiva nacional, regional y local en torno a temáticas deportivas. Me refiero al menú televisivo de Win Sports, un ricachón amparado por la ley y, lógicamente, por la chequera de la empresa de gaseosas.

En la mañana despiertan al país deportivo con un magacín informativo. Tres presentadores en un cálido set que brillan por su frialdad. El magacín es un formato híbrido del género informativo, es decir, permite casi todos los pecados de la nueva televisión para hacerlo diverso, movido, entretenido. No lo logran, es monotemático y sus presentadores, sin perfiles claros, aburren hasta el cansancio. Entonces, Kick Off, como se llama el magacín, no termina por sacudir del letargo a los que despiertan al día, todo lo contrario, es una invitación a seguir domando almohada, para quien pueda darse esos placeres mañaneros. Al final, el magacín queda como una excelente propuesta de set.

Hay otros programas de set en Win, muchos armados bajo la forma del magacín. Es un formato que en nuestra televisión se utiliza como salvavidas para bajar costos de producción, más no por su pertinencia comunicativa. ¿Entonces qué se hace? Se diseña una bonita escenografía y se echa mano de los valores humanos que se tengan en nómina. La nómina de Win no es una alineación formada en la televisión, aunque hagan televisión. De ello nos damos cuenta con programas como Saque Largo, una coloquial imitación de propuestas foráneas, sin identidad propia, donde un grupo de “opinadores” del deporte dan sus puntos de vista sobre temas de actualidad, que casi siempre termina en abusos verborrágicos.

Vuelve y juega, la magia del magacín es la fuerza de sus presentadores, de la capacidad que tengan de simpatizar con el público, pero ante el bombardeo de sandeces, de gritos, de abusos de la palabra, uno como espectador no logra conectarse con ninguno. Confunden. Deberían moderarse un poco, sobre todo en plena vigencia del nuevo Código de Policía.

Imagen cortesía de: Jet Set

Parece ser que la nómina de Win es una alineación que hace televisión como haciendo radio, aunque muchos vengan de los tiempos televisivos de Yo y Tú. Ejemplo claro es el programa de entrevistas que conduce César Augusto Londoño y que lleva el nombre de Acceso. Una propuesta a la que se le debe ponderar la calidad de los invitados que llevan, no obstante uno como televidente no logra resistir ni el cabezote ante la rigidez y falsa postura del presentador.

Puede ser una entrevista a diez cámaras, con grúa, travelling y hasta drone, en un set que supere la belleza de una puesta en escena del Circo del Sol, pero si la conducción no está la altura, todo termina como Acceso. Son divos de la TV criolla que no se han dado cuenta que son muy buenos haciendo radio. Tal como pasa con el programa, también en set, de Conexión Deportes.

El ricachón de Win puede seguir hostigando con sus noticieros, sus densas transmisiones deportivas y sus programas de estudio. Puede seguir echando mano de su nómina radial para hacer tv. Espectadores siempre habrá para elogiar la telebasura, incluso para adiestrar desde los excesos. También debe saber Win que tiene todo para experimentar, empezando por la ausencia de competencia, debería iniciar por acabar con la radio en televisión.

( 1 ) Comentario

  1. Más cierto imposible. La fórmula de los mismos de siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alejandro Muñoz
Docente de temas audiovisuales en el pregrado de Periodismo de la Universidad de Antioquia. Periodista y Magíster en Antropología. Reportero y Etnógrafo visual.