Viviane anticonstitucional

Opina - Política

2016-12-14

Viviane anticonstitucional

La decisión del Senado de avalar el Referendo propuesto por Viviane Morales para garantizar que la adopción de niños la realicen solo parejas conformadas por un hombre y una mujer, no sólo es una agresión en contra de la igualdad y los derechos de las parejas del mismo sexo – y de paso contra las familias monoparentales – sino que es una muestra más de que la Constitución en Colombia hace mucho dejó de ser el documento que contenía los ideales de Estado de los colombianos para pasar a ser el papel con el que se limpian los políticos cada vez que necesitan algo que los favorezca.

Que un congresista legisle a partir de sus creencias religiosas en un país que en la primera página de su carta magna se ufana de ser laico; que un presidente regale notarías para cambiar la Constitución a su antojo y garantizar su estancia en el poder; que constantemente se violen los derechos de libertad de expresión y prensa o que los líderes defensores de los Derechos Humanos sean sistemáticamente asesinados, deberían ser acciones inaceptables. Pero las 41 reformas que ha tenido la Constitución a lo largo de 25 años demuestran el poco interés del pueblo por sus leyes y la viveza de los políticos por modificarla acorde con sus intereses.

Evidentemente, ha habido situaciones en la que gracias al trabajo juicioso de organizaciones, personas y una manita de la Corte, se han evitado verdaderos “golazos” por parte de los políticos, como la decisión de declarar inexequible el Acto legislativo 01 de 2011 que otorgaba el poder de modificar la constitución a los congresistas y los eximía de perder su investidura teniendo conflictos de intereses al deliberar y votar. En otras ocasiones no se ha podido evitar reformas controversiales o innecesarias como la Reforma Política de 2003 (otra joya de Uribe) en la que quitó la independencia al Consejo Nacional Electoral; o la de 2000, en la que se modifica el nombre de la capital de Santa fe de Bogotá a Bogotá D.C. (me imagino el ilustre debate que debieron tener con este tema).

Explicado a ‘vuelo de pájaro’, la Constitución es un acuerdo de todos sobre lo fundamental en derechos y convivencia, por lo que es una verdadera vergüenza que políticos como Viviane Morales quieran reformarla de acuerdo con sus intereses particulares. Porque no nos digamos mentiras, en el caso del Referendo que propone la ilustre congresista del Partido Liberal, lo que se deduce es un claro deseo de imposición de una doctrina religiosa. De la creencia de un grupo de personas de que la única familia válida es la conformada por un hombre y una mujer, en la que se desconoce por completo el valor de la crianza que puedan tener hombres y mujeres solteros, abuelos, homosexuales, lesbianas, tíos, o cualquier persona con las facultades para adoptar y conformar un hogar.

Sí, el refrendo de Morales es un acto discriminatorio no solo con las parejas del mismo sexo, sino contra todo el que sienta deseo de ser padre; pero es más una violación al Estado Social de Derecho y un atentado contra todos los colombianos que creen vivir en un país laico donde se puede pertenecer o no a una religión y por ende, aceptar o rechazar sus mandatos.

La señora Morales y su esposo Carlos Alonso Lucio, quien muchos olvidan que está inhabilitado para hacer política por corrupto, se ufanan de representar a los cristianos en el Senado y usan el tema de las creencias religiosas para legislar, pero dado ese caso entonces si un senador fuese musulmán podría presentar un acto legislativo para hacer que las mujeres colombianas usaran burka, o uno que sea budista propondría que la educación física en los colegios se cambie por yoga y la meditación (aunque eso no estaría tan mal).

Los congresistas están llamados a trabajar por el mejoramiento de la convivencia y la calidad de vida de los colombianos y no a llevar sus doctrinas personales al Congreso. A nadie le debería importar si un senador es cristiano, católico o ateo, porque esa no debería ser una excusa para hacer leyes y mucho menos para modificarlas.

Es hora de que quienes aún creemos que tenemos un país laico le hagamos entender a nuestros políticos que ese común acuerdo que se lee al comienzo de nuestra ya ultrajada Constitución tiene valor.

Si bien al Referendo de Morales aún le falta la aprobación en la Cámara de Representantes y la Corte Constitucional, es una iniciativa que por respeto mínimo no debería siquiera existir. Y si llega a las urnas debería ser una oportunidad para que muchos de los que respetamos y creemos en los derechos de igualdad y libertad, demos un golpe de opinión importante frente a quienes quieren imponer sus posturas de discriminación.

Cómo serían las cosas de diferentes si nos convenciéramos de que el primer texto que debemos leer y enseñar en las escuelas es la Constitución, y de ahí en adelante que cada quien baile con la religión, orientación sexual o postura política que guste.

Adenda: Con propuestas como la de Morales es evidente que el Partido Liberal dejó hace mucho de serlo y que, en definitiva, en el Congreso muchos políticos ya no representan ni a los colores a los que pertenecen ni a quienes los eligen por ser parte de los mismos.

( 2 ) Comentarios

  1. Lo primero que debemos tener en cuenta, adoptar no es un derecho, que la adopción es una medida para que los niños tengan una familia. Y que para ello la familia debe cumplir unos requisitos.

    • ¿requisitos? ¿Cómo cuales? me gustaría que fueras más explícito.
      por otro lado, estoy en total acuerdo con lo escrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Daisy Villalba
Periodista || Productora audiovisual || Fundadora y Coordinadora editorial de @ConLaOrejaRoja || Defensora de la libertad de expresión