Uribe se graduó como enemigo de la paz

Opina - Política

2016-07-13

Uribe se graduó como enemigo de la paz

La misiva que el Presidente envió al senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez tenía como propósito político mostrarle al ganadero y latifundista antioqueño dos únicos caminos: el primero, aceptar la invitación para sellar la reconciliación y de esa forma, ampliar el consenso político en torno a lo negociado en La Habana, de cara a la refrendación popular a través del plebiscito; y el segundo camino, aceptar “graduarse” como detractor del Proceso de Paz y más adelante, ser señalado como el “enemigo”[1]de la implementación de lo acordado entre el Gobierno de Santos y las Farc. Uribe, al responder en la forma como lo hizo, claramente optó por el segundo camino.

El tono conciliador y profundamente diplomático de la carta de Santos, contrasta con el tono rencoroso y de mínima altura diplomática con el que el senador Uribe respondió a quien durante su gobierno fungiera como su Ministro de la Defensa.

En varios apartes de la epístola, Santos alude a espinosos temas que confrontan directamente la postura del hoy senador del Centro Democrático, sus miedos[2] y preocupaciones, así como las decisiones políticas tomadas durante sus dos mandatos (2002- 2006, 2006-2010).

Ejemplo de ello lo constituye el asunto de las víctimas. Santos le dice: “Este proceso de paz es el primero en el mundo en el que la prioridad son las victimas y sus derechos. Esto parte del reconocimiento de más de 7 millones de víctimas que ha dejado el conflicto armado, de las cuales 8 de cada 10 han sido civiles. Las víctimas recibirán justicia, verdad, reparación y garantías de no repetición. Los colombianos podremos vivir sin esa macabra y tenebrosa fábrica de víctimas que hemos tenido que soportar en estos últimos 50 años[3].

Si leemos este párrafo en perspectiva histórica, debemos recordar que el proceso[4]adelantado con los paramilitares no solo guarda enorme diferencias jurídico-políticas con el Proceso de La Habana, sino que:

En términos de resultados en lo que tiene que ver con verdad, justicia, reparación y no repetición, la negociación propiciada por Uribe con las estructuras paramilitares resultó todo un fracaso.

Peor aún, cuando extraditó a los máximos jefes de las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) no solo desconoció a las víctimas y sus derechos, sino que evitó que el país conociera gran parte de la verdad en torno a las disímiles formas en las que operaron los paramilitares, en demostrado contubernio con sectores de las fuerzas armadas y de agentes de la sociedad civil que patrocinaron sus acciones criminales de despojo, desplazamiento y comisión de masacres.

Además, lejos de garantizarse la desmovilización, el sometimiento a la justicia y la reintegración social de los paramilitares, lo que se dio fue un proceso de reacomodamiento de esas fuerzas que negociaron con el Gobierno de Uribe, pero que no se desmovilizaron y mucho menos entregaron las armas. Al final, el país jamás supo qué se negoció.

El otro tema al que alude Santos y que claramente preocupa al combativo político antioqueño, tiene que ver con la suerte jurídica de los no combatientes que coadyuvaron de manera directa o indirecta con el escalamiento del conflicto armado, en calidad de auxiliadores y patrocinadores, por ejemplo, de grupos paramilitares.

De igual manera, el presidente Santos confronta la alharaca con la que Uribe viene descalificando lo acordado en Cuba en materia de justicia transicional, señalando que en La Habana habrá impunidad. De esta forma, Uribe confunde a las audiencias que aún creen en los noticieros[5] privados de televisión y radio que le sirven de caja de resonancia.

Es tanta la confusión que generan sus constantes arremetidas contra el Proceso de Paz de La Habana, que cientos de miles de colombianos siguen creyendo que por cuenta de la extradición de 14 líderes paramilitares a los Estados Unidos, en el país hubo efectiva justicia, cuando el juzgamiento de los comandantes de las AUC, por cuenta de los jueces estadounidenses, se dio por narcotráfico y no por la violación de los derechos humanos y mucho menos por haber conculcado las reglas del DIH.

Además, que claramente la medida sirvió para callar la verdad de lo acontecido con el fenómeno paramilitar[6]. Se suma a lo anterior una circunstancia clave: no se puede hablar de impunidad cuando en lo acordado en Cuba se establece la creación de una Jurisdicción Especial de Paz y  de unos mecanismos de juzgamiento que aún no han entrado en operación.

El país parece haberse acostumbrado a que el senador del Centro Democrático no responda de manera directa a señalamientos o a hechos políticos.

En el primer párrafo de su misiva no queda claro a qué punto de la carta enviada por Santos se refiere.

Leamos: “Ha sido dañino para la democracia que personas con notoriedad pública distraigan a los ciudadanos en el juego entre el insulto y el elogio, entre la acusación temeraria y la declaración magnánima”. Quizás se refiera al calificativo con el que el Presidente se refirió a Uribe cuando lo llamó rufián o a otros episodios en los que Santos se vio forzado a cambiar de tono[7] ante los constantes ataques[8] mediáticos del polémico congresista.

Fotografía: EFE

Fotografía: EFE

En otro momento de la epístola, Uribe insiste en descalificar a un actor armado con el que su Gobierno mantuvo contactos con miras a establecer una eventual negociación que jamás se dio. En su misiva, Santos se lo recuerda[9]. “Ha sido dañino para la democracia que personas con responsabilidades públicas creen confusión entre la indulgencia al narco terrorismo en nombre de la paz y la represión al reclamo justo en nombre de la autoridad”. Además, consecuente con esa forma de contestar, sin contestar, Uribe habla de represión al reclamo en el Gobierno de Santos, mientras olvida y oculta los episodios de las detenciones masivas y arbitrarias que promovió, especialmente, durante su primer mandato (2002-2006).

Así termina la corta misiva con la que Uribe “respondió” a Santos:

Parecería inútil invitar a un diálogo para notificar lo resuelto. Cuando el crimen es campeón el perdón y la reconciliación corren el riesgo de no ser sinceros y la paz sin justicia corre el riesgo de no ser paz”.

Al final, Uribe leyó, medio contestó y optó por un tenebroso camino que lo va llevando de opositor y detractor del Proceso de negociación de La Habana, a enconado enemigo de la implementación. Será, en todo caso, un enemigo de cuidado.

Publicada el 13 de julio de 2016.

 

[1] Véase: http://laotratribuna1.blogspot.com.co/2015/08/cuidado-con-el-uribe-del-posconflicto.html

[2] Véase: http://conlaorejaroja.com/los-miedos-de-uribe/

[3] Tomado de la Carta (PDF) que circuló ampliamente en la Red.

[4] Véase http://observatoriorealidades.arquidiocesiscali.org/semanarios/dos-procesos-distintos.html

[5] Véase: http://viva.org.co/cajavirtual/svc0501/articulo07.html

[6] Véase: http://laotratribuna1.blogspot.com.co/2011/11/presentacion-del-libro-paramilitarismo.html

[7] Véase: http://laotratribuna1.blogspot.com.co/2016/05/el-cambio-de-tono-de-santos.html

[8] Véase: http://laotratribuna1.blogspot.com.co/2016/05/la-resistencia-civil-de-uribe.html

[9] En la carta se lee: “Si hoy las FARC están en un proceso de paz que ha avanzado como ningún otro, listas a dejar las armas y reintegrarse a la sociedad, se debe en buena parte a esos reiterados y contundentes éxitos. Y se debe también a que retomé las conversaciones discretas para avanzar en una solución negociada –como en el mundo de hoy debe terminar toda guerra asimétrica- que su gobierno comenzó”.

( 2 ) Comentarios

  1. ReplyRafael Enrique Plata Casas

    Me gusta esta columna, tiende a ser objetiva, lo cual hoy… Es muy difícil…

  2. Cuando será que en Colombia se den cuenta que Uribe jamás extraditó per sé a los jefes paramilitares sino que fue los Estados Unidos el que le ordenó hacerlo. Y ya estoy cansado de explicarlo. Cuando los Deptos de Estado y de Justicia, se enteraron del chiste que Uribe pensaba darles como “castigo” a sus sanguinarios paramilitares, los gringos pusieron el grito en el cielo, pues ellos no veían paramilitares sino grandes NARCOTRAFICANTES. Porqué será que la gran prensa ignoró los emails (revelados por wikileaks) que se cruzaron entre el Depto de Estado y la Embajada en Bogota, donde le ordenaban al embajador reunirse inmediatamente con Uribe y exigirle la inmediata extradition de sus amigos? Tan perentoria fue la orden, que aún antes de que Uribe se reuniera con el Embajador, ya estaban aterrizando en Palanquero dos aviones de la DEA para llevarse a los paracos. A Uribe le convenían más los jefes paracos en Colombia, que extraditados, pues así los podía manipular….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Germán Ayala
Docente Universitario. Comunicador Social y Politólogo. Cursando Doctorado en Regiones Sostenibles.