Underwood Martínez: el Fiscal que quiere ser Presidente

Opina - Política

2017-09-27

Underwood Martínez: el Fiscal que quiere ser Presidente

En mí columna pasada hice públicas las intenciones del senador Mauricio Lizcano de desprenderse del Partido de la U en un admirable enroque para gerenciar la campaña de Germán Vargas Lleras. Luego, el Senador le contó al país que apoyaría a su padre, Oscar Tulio Lizcano, para volver a la Cámara de Representantes en donde ya había estado en el periodo 1998-2002, antes de que fuera secuestrado por las FARC. Todo parece indicar que de ninguna forma la casa Lizcano está dispuesta a soltar el poder.

Ahora la historia tiene que ver con el fiscal Néstor Humberto Martínez.

Como bien lo relata la Mesa de Centro del periodista Carlos Cortés, el 21 de mayo de 2015 Néstor Humberto Martínez dijo en entrevista con La W Radio: “Ha sido una leyenda a construir, que mi interés permanente y mi obsesión es llegar a la Fiscalía General de la Nación, cuando realmente yo tengo una estructura profesional distinta y en este momento voy a tomar un barco que va a navegar con un puerto distinto”.

Martínez parecía muy convencido de no tener intenciones de ser fiscal, pero, contra todos sus pronósticos, en julio de 2016 fue electo por la Corte Suprema de Justicia en el cargo que meses atrás había desechado con mucha convicción. Desde entonces, a Martínez Neira le tocó dedicarse a investigar los temas más delicados de la corrupción de Odebrecht, sin que hasta ahora caigan los realmente poderosos y, luego, lo referente a las grabaciones de Alejandro Lyons entregadas por la DEA que terminaron por envolver a varios magistrados de la rama del poder que lo eligió, y a una lista de congresistas que parece que no dejará de crecer pronto.

Pero no para ahí.

Al fiscal también le ha quedado tiempo para crear escándalos y multiplicar las portadas con su fotografía en los diarios y convertirse en el centro de debate de los programas radiales y las emisiones de los noticieros de televisión.

Uno de ellos fue el que tuvo que ver con el inventario de bienes de las Farc. El fiscal estratégicamente aseguró que la guerrilla estaba entregando platos y exprimidores de limones y naranjas, pero, decidió obviar dinero en efectivo, algunos lingotes de oro, y miles de decenas de cabezas de ganado.

Además, hizo un juego con el lenguaje para que la noticia causara todavía más asombro y conmoción y de forma sensacionalista logró que durante días se hablara de una cirugía de pene a uno de los guerrilleros de las FARC que había sido referenciada dentro de los gastos de los subversivos.

Decir que el fiscal no ha hecho una buena tarea sería injusto. Sus actuaciones han sido eficientes y han respondido de forma adecuada ante los escándalos que ha tenido que sortear en los últimos días. Sin embargo, todavía no aclara las preguntas específicas sobre quién le entregó la hoja de vida de Gustavo Moreno que lo llevó a nombrarlo como fiscal anticorrupción.

Otra más tiene que ver con el atentado del 17J en el Centro Comercial Andino. Ante la presión de la sociedad que estaba impaciente por respuestas, la Fiscalía decidió capturar a varios jóvenes que hacen parte de un grupo de violentos de extrema izquierda en la ciudad.

Sin embargo, las pruebas incontrovertibles hasta ahora no han aparecido y la Fiscalía decidió condenar a la picota pública a los sindicados a través de los medios de comunicación, aún sin que estos fueran vencidos en juicio, con la supuesta prueba del video de una cámara de seguridad en un café Internet de un barrio lejano al Centro Comercial en el que se mostraba a dos mujeres entrando y saliendo y, supuestamente, indagando en un computador por los alrededores del lugar de la explosión fatal.

Ante la mirada de los incautos, de nuevo el fiscal volvió a figurar como un gran gestor de la justicia.

Martínez Neira es cofundador de Cambio Radical y cercano de Germán Vargas Lleras. Además, es amigo de varios periodistas influyentes que se encargan de volver plausible y afable cualquier actuación suya en el cargo. Es decir, lo halagan incondicionalmente por hacer lo que tiene que hacer.

Pero eso no es lo grave.

Fuentes aseguraron que el fiscal estaría pactando una alianza desde ya con Cambio Radical para ser el candidato de ese partido a las elecciones de la Presidencia en el 2022. El fiscal, de ser así, tiene todo el derecho de tener aspiraciones en la política. Lo que hay que revisar, es si está utilizando su cargo para ir alistando el terreno de acuerdo a sus proyecciones del mediano plazo.

Seguramente el puerto final de Néstor Humberto Martínez no era la Fiscalía, sino solo un pequeño trampolín para soltar ancla en la Casa de Nariño.

Una más: En 2016 el Partido Conservador tuvo como precandidato a la Presidencia al exmagistrado Francisco Ricaurte, acusado de cohecho y concierto para delinquir y hoy detenido en la cárcel La Picota. Parece al menos extraño que también esté siendo investigado el congresista Hernán Andrade, de la misma colectividad, y el Partido pose con sus actuales precandidatos, de defensor de la transparencia, la ética y las  buenas costumbres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Santiago Ángel
Amante de la lectura y el café. Apasionado por Dios y por el periodismo que le sirve a la democracia. Libertario.