Un problema del feminismo está en su comunicación

Opina - Cultura

2017-03-04

Un problema del feminismo está en su comunicación

Ya se aproxima el día de la mujer trabajadora, centro histórico del feminismo. Un tema que me ha interesado desde hace tiempo y he estudiado de manera asistemática; tal vez por falta de método he encontrado algo que me preocupa. Hay un problema acentuado en los feminismos y quiero expresarlo en estos días previos a la conmemoración del 8 de marzo.

Cuando una palabra se entiende mal en reiteradas ocasiones, en otras causa molestia, y otras tantas es la manzana de la discordia, ahí hay un problema y yo deduzco que es de comunicación. En parte, cualquier movimiento transgresor del statu quo va a tener conflictos para explicar sus ideas, pero en este caso también hay mensajes y personas que generan confusión extra en los demás.

Lo primero a lo que debe acostumbrarse alguien que va en contra de la corriente, es a explicar lo que le parece obvio, incluso OBVIO, porque hay que entender que si bien uno ha entrado en las profundidades de un tema y habla con personas que tienen un dominio al menos básico de las ideas sobre el tema, la mayoría no.

La primera barrera está frente a la pregunta “¿Feminismo no es como discriminación también? Debería ser igualismo” porque la respuesta no debería ser poner los ojos en blanco, aunque me identifico plenamente con ese sentimiento, hay que vencer el impulso de contestar “Ponte a leer, imbécil”, y explicar el núcleo argumental del feminismo.

Así las cosas, hay que hacer un esfuerzo para explicar que el nombre del movimiento responde tanto a la situación histórica de nacimiento del mismo, como al enfoque principal de reparación del detrimento histórico de los derechos de las mujeres, y que no solamente las defiende ellas. Hay que explicar, otra vez, que los derechos de las mujeres han sido violentados sistemáticamente en toda la historia, y que además aún falta mucho por reparar.

Un punto importante, que todos debemos recordar, es que estamos hablando de un movimiento, y como cualquier conjunto de personas agrupadas por un ideal, hay personas que lo representan bien y otras no. En el feminismo, como en cualquier otro grupo humano, los malos ejemplos resaltan mucho; como las personas que privilegian axiomáticamente los valores tradicionalmente femeninos sobre los masculinos. Tal vez lo que más me queda claro, después de un par de años de estar curioseando el tema, es que uno debería hablar de feminismos y no estar imaginando un contingente homogéneo de personas. Si estuviera más claro que hay diferentes representaciones del feminismo, no se pasaría tanto explicando las metidas de pata de otros países o momentos históricos.

Y a pesar de esa identificación de varios tintes en los movimientos, hay un punto que percibo como común, que los feminismos deben alejar de su comunicación. Más allá de que haya razón allí o no, hay que entender la seriedad de la afirmación que se profiere, así como las ideologías con las que se asocia este tipo de declaración. Me refiero al tono “estás conmigo o contra mí” que he visto en diferentes formas y tonos. Un ejemplo de Ani DiFranco “O eres feminista, o sexista/misógino. No hay opción ‘Otro’” *

Imagen cortesía de: Inteligencia Colectiva

Y al parecer, resulta plenamente censurado que alguien se declare “no-feminista”, yo no podría imaginar todas las posibilidades, pero me parece difícil de digerir que sea la única manera de propender por la equidad que tanto nos hace falta. A mí me suena como “Eres musulmán o te vas al infierno” y no creo que sea así. Por ejemplo, podría suponer que las personas que sistemáticamente han sido violentadas en sus derechos son las que no tienen, las desposeídas, que históricamente son aquellas diferentes al hombre blanco; ese principio lógico podría ser otra manera de abordar las inequidades.

Lo que quiero comunicar es que cuando se oyen las demandas, justas de eso no quede duda, de diferentes representantes feministas, sin tener en cuenta su elemento central de actuación, no se ven como una lucha por la equidad entre las personas. En la medida que se comparta el concepto central, sin dar por hecho que se conoce, o que debería ser conocido y compartido, probablemente se llegue más lejos en la dirección correcta.

En este tema siempre estoy dispuesto a aprender un poco más, así que agradezco las ampliaciones que puedan hacer en los comentarios.

*Traducción propia de http://www.azquotes.com/quote/77373

Claudio Mera
Lector asiduo, estudioso de la administración y la gestión, consultor, docente universitario, cocinero y ejecutivo administrativo. Las opiniones pretenden mostrar una postura lógica.