Trabajo social: una profesión de diferentes escenarios

Opina - Educación

2016-11-21

Trabajo social: una profesión de diferentes escenarios

“El trabajador social busca promover el cambio social, la resolución de problemas en el contexto de las relaciones humanas y la capacidad de liberación de las personas con el fin de mejorar el bienestar general. Gracias a la utilización de las teorías del comportamiento y de los sistemas sociales, el trabajo social interviene en el punto de encuentro entre las personas y su entorno. Los principios de los derechos del hombre y de la justicia social, son fundamentales para la profesión”. Federación Internacional del Trabajo Social.

La profesión del Trabajo Social, tiene sus orígenes en las ciencias sociales y humanas. A través de su intervención, los trabajadores sociales buscan el desarrollo de las potencialidades de la población objeto, el abordaje y el reconocimiento de las problemáticas individuales, familiares y sociales que impiden la calidad de vida de los individuos y sus respectivas pistas de solución. El Trabajador Social, realiza una labor de co-construcción con los individuos, las familias y las comunidades, con el objetivo de crear estrategias conjuntas para la resolución de sus problemas y conflictos.

Bastante descontento y malestar ha creado entre los estudiantes y
profesionales de Trabajo Social, la reorganización de la estructura de la Comisión Nacional Intersectorial de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior –CONACES– en la cual, la profesión ha sido desplazada de la Sala de Evaluación de Humanidades y Ciencias Sociales a la Sala de Salud y Bienestar. (Ver documento aquí: http://www.mineducacion.gov.co/sistemasdeinformacion/1735/articles-355651_circular.pdf)

En diferentes redes sociales, se ha venido realizando una protesta
pacífica con la que los estudiantes y egresados de la profesión, buscan que esta no sea cambiada de área. En días pasados por ejemplo, mediante el « hashtag » #TrabajoSocialEsCienciaSociales, Trabajadores Sociales de todo el país, explicaron por qué es necesario que la profesión continúe en el área de Humanidades y Ciencias Sociales.

Pero, ¿qué es de verdad lo que preocupa a los estudiantes y profesionales del Trabajo Social con este cambio de área? En primer lugar, con estos nuevos lineamientos, la intervención profesional del Trabajo Social será relegada al área de la salud, olvidando con esto las bases teóricas, pragmáticas y metodológicas de la profesión.
Horror.

Limitar una profesión que tiene entre sus fundamentos teóricos la sociología, la psicología, la economía y la antropología al área de la Salud y el Bienestar, tendrá efectos negativos en la sociedad. En los contextos comunitarios, culturales, educativos, gubernamentales, de la justicia, entre otros, no se contará con la visión y la opinión crítica de los trabajadores sociales, trayendo consigo una posibilidad reducida de un real cambio de la población objeto.

En segundo lugar, el cambio al área de Salud y Bienestar, limitaría
la intervención y el abordaje de la profesión, dejándola solo en el nivel básico y asistencial de la misma. Salud y Bienestar es una de las diversas áreas de intervención del Trabajo Social, por lo tanto, no es exclusiva de esta. Realizar dicha limitación acarrearía de igual manera el exterminio paulatino de la profesión, situación que dejaría en riesgo no solo a las poblaciones beneficiarias de la misma. Al no haber suficientes áreas de intervención, los profesionales que la ejercen tendrían también una precariedad relacionada al empleo.

En tercer lugar, esta resolución desconoce los valores humanistas,
democráticos, los ligados a los derechos humanos y los profesionales del Trabajo Social propuestos por Brodeur y Berteau (2007). Por medio de los valores humanistas, el Trabajo Social busca el bienestar de las personas y el desarrollo de sus potencialidades. Estos valores son considerados como los valores “madres” de la profesión. Entre los humanistas se encuentran principalmente: la autodeterminación, la autonomía, la compasión, la confianza en el ser humano, la creencia en las capacidades y en el potencial, el respeto y la dignidad del individuo, la responsabilidad y la tolerancia.

Los valores democráticos, están asociados a todos los tipos de intervención, pero notablemente esa que hace referencia a la intervención de las colectividades. Ellos son: la cohesión social, la justicia social, la participación, la solidaridad, entre otros.

Referente a los valores ligados a los derechos humanos, el Trabajo Social busca asegurar la igualdad de los individuos. La ausencia de discriminación, la libertad de asociación, de expresión, de opinión y de conciencia y la seguridad, son los valores principales de esta categoría.

Finalmente, los valores ligados al profesionalismo, son asociados a  la necesidad de asegurar la credibilidad y la legitimidad del Trabajo Social en la sociedad. Entre ellos se encuentran la coherencia, la competencia, la confidencialidad, la integridad y el rigor.

Con todo lo expuesto anteriormente, se hace necesario que el Ministerio de Educación Nacional dé una revisión a la Circular 79 del 28 de diciembre de 2015 y a la Resolución 16460 de 2 de octubre del mismo año. Nuestras intervenciones, nuestros abordajes y nuestras acciones no pueden estar limitadas solo al área técnica y asistencialista del sector de la salud.

Es esencial que las universidades del país que cuentan con facultades o escuelas de Trabajo Social, hagan pronunciamientos adecuados hacia el Ministerio de Educación Nacional. Una actitud pasiva de parte de las universidades, no es lo más recomendable ni lo deseable en esta situación coyuntural por la cual está atravesando la profesión.

Publicado el: 22 Nov de 2016

Natalia Arango
Inmigrante. Leer, escribir y contemplar la naturaleza en sus diversas expresiones son mis pasiones. Tengo un DESS en Administración Social y soy estudiante de maestría en Trabajo Social. Montréal, Canadá.