Todos por el “NO”

Opina - Conflicto

2016-08-29

Todos por el “NO”

El próximo domingo 2 de octubre, todos los colombianos saldremos a votar y haremos lo posible para que nada cambie. Ese día la gente de bien dirá NO a los acuerdos que durante 4 años se negociaron en La Habana y en las calles de nuestras ciudades, se oirá una horda de ciudadanos que preocupados por la aplicación efectiva y radical de la ley, gritaremos que no queremos paz sin impunidad.

Qué importa que muchos no sepan siquiera el significado técnico de la palabra y menos aún, que los que perfectamente conocen su significado actúen como los campeones del cinismo, puesto que se conoce y se cree en aquel aforismo popular que reza que la ley es para los de ruana. Votaremos por el no, porque es una gran mentira que en nuestro país hay un conflicto; porque creemos ciegamente en la concentración de la tierra en pocas manos y porque ese cuento de las víctimas no es otra cosa que un invento de los mamertos izquierdistas de este país, que lo único que van a lograr con su dichoso acuerdo es volver nuestra próspera patria en otra Venezuela, donde el régimen comunista acabó con el país vecino.

Votaremos por el no, porque el acuerdo de 297 páginas, es una literatura que no estamos dispuestos a leer, porque en primer lugar, no nos gusta la lectura y en segundo lugar, eso de discutir con argumentos no es lo nuestro. Nosotros, somos más prácticos y como creemos que el fin justifica los medios, el que no está de acuerdo con nosotros, simplemente lo eliminamos de la discusión.

Nosotros, las ovejas del pastor, no estamos dispuestos a que un grupo de terroristas manejen el país y haremos lo posible para devolverle a nuestro paisa berraco, que por demás está decirlo, el mejor presidente que ha tenido este país, todo su poder; porque él, es el único, el caudillo, el de los pantalones bien puestos, que mandará matar a todo aquel que se atreva a contravenir las leyes del Estado.

Estamos deseosos de que los medios de comunicación nos sigan inyectando mentiras, porque es mejor vivir mal informado, con verdades a medias o con mentiras completas, porque así somos el país más feliz del mundo y se nos es más fácil la existencia.

Votaremos por el no, porque vivimos en las ciudades y eso de la reforma integral agraria ya nos suena a comunismo y acaba con la confianza inversionista. Además, nos parece el colmo, que a estos terroristas se les vaya a pagar dizque por reintegrarse a la vida civil ¡y con la platica de nuestros impuestos! Qué vergüenza con nuestra clase política tan honesta que es, quitarles unos pesitos de sus habituales corruptelas, para destinarlos a que los de la “far”, se reinserten.

No señores. No estamos dispuestos a que los comunistas cooperantes de la guerrilla, hagan campañas por la tolerancia y la reconciliación, porque siempre hemos vivido en guerra y así no entendamos que ésta es muy lucrativa para unos cuantos, nos parece que así vivimos bien, entre fútbol y narco novelas, porque ese es el reflejo de lo que somos.

Votaremos por el no, porque antes de conocer una propuesta nos fijamos quien la hace y si ésta viene del traicionero de farsantos, la descartamos porque ya esto la hace insensata. Solo le creemos a Uribe, nuestro mentor. Aquel que nos permitió volver a la finca, así muchos no tengamos siquiera una mata propia en un rastrojo.

Imagen cortesía de: insightonconflict.org

Imagen cortesía de: insightonconflict.org

Votaremos por el no, porque nos horroriza la idea de pluralidad de pensamiento y porque la única manera de castigar los delitos, es con cárcel y estos terroristas no van a estar ni un solo día bajo arresto. Los promotores del sí, dicen que es una nueva oportunidad para ver el país en paz, pero nosotros, los buenos muchachos, pensamos que para ver el país en paz, hay que hacer una reforma constitucional, donde nuestro mesías sea plenipotenciario para judicializar a quien haga oposición a sus buenas ideas y por supuesto, a quien ose cuestionar la integridad de su maravilloso equipo de trabajo.

En fin. El 2 de octubre, tenemos la invaluable oportunidad de enderezar el rumbo del país, votando por el no en el plebiscito. Pues es la única forma, de conservar la institucionalidad de nuestro Estado y de nuestras Fuerzas Militares que tanto bien le han hecho a nuestro pueblo.

Porque somos viudos del poder, porque nos da rabia que se diga la verdad, porque lo nuestro es una locura colectiva que niega la realidad y no oye argumentos. Por eso y por todo lo demás, digamos que no. No a los acuerdos, no a la paz, no a la verdad, no a ese otro país que está cansado de violencia.
A todo, digamos que no.

( 3 ) Comentarios

  1. De acuerdo. Me encantaría saber que opinan los que nunca han visto algo que se llama comprensión de lectura. Vamos por el si al plebiscito.

  2. Dónde están los argumentos en esta pendejada de escrito sensacionalista? Cómo contribuyen a la verdad unos acuerdos en los que se reescribe la historia a fin de legitimar el terrorismo y el crímen? Le parece que las instituciones estatales y de seguridad van a mejorar porque les vamos a meter unos criminales de la calaña de farc? Como se nota que no ha leído los acuerdos, o definitivamente le falta suspicacia y unas cuantas cosas más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mauricio Ceballos
Mauro Ceballos Montoya (Junnio), es abogado, comunicador social-periodista, amante de la literatura, la música, la radio y los animales. persona sensible, buen amigo, alegre y optimista. le gusta hacer las cosas bien y por eso es algo perfeccionista. no le gustan las injusticias y trata de no quedarse callado, aunque a veces es difícil. tiene la costumbre de malpensar, porque dice que así está más consciente de su realidad. por último, quiere compartir con usted, este pequeño escrito que en mucho o en parte, lo condensa todo: Puro humano. Soy juez y parte, fiscal y defensor, luz y oscuridad, ángel y demonio, egoísta y altruísta, tímido y despierto, soy la duda y la razón, lo ideal y lo absurdo, creyente y necio, trasparente y mentiroso. Soy la contradicción perfecta, humanidad pura.