Tenemos que ganar la Presidencia sin pagarle un peso a nadie por votarnos: Fajardo

Opina - Política

2016-07-09

Tenemos que ganar la Presidencia sin pagarle un peso a nadie por votarnos: Fajardo

Sergio Fajardo Valderrama es un dirigente político de peso en Colombia, nadie lo puede negar. Los amores y odios que suscita su nombre en diversos sectores de la geografía nacional, hablan de que es una figura política que por su fisonomía, biotipo, estilo, su forma de relatar la realidad, la claridad como se ha construido a sí mismo un storytelling desde el rol del maestro y muchos otros factores, lo han permitido marcar diferencia perceptual con la clase política tradicional colombiana.

Seis meses después de dejar su cargo como Gobernador de Antioquia, quise dialogar con Sergio Fajardo. Me recibió en una sencilla oficina ubicada en el segundo piso de una residencia que ocupa con sus colaboradores inmediatos en el barrio Belén, occidente de Medellín y donde claramente ya se respira campaña presidencial.

El discurso de Fajardo no ha cambiado, quizá hay elementos de su relato que se ven matizados por la nueva realidad social, política y jurídica que vive la Colombia del post acuerdo con las Farc y además esta Antioquia, donde este precandidato se jugará buena parte de ese sueño de llegar a la Casa de Nariño, si sabe contrarrestar la ofensiva de ciertos sectores que cuestionan su reciente gestión como mandatario seccionar.

Doctor Fajardo ¿Qué se siente regresar a las aulas? Ahora en México

Fotografía: deracamandaca.com

Fotografía: deracamandaca.com

Soy un profesor. Soy un matemático, soy un científico y mi vida, mi proyecto de vida ha sido construido a través de la educación, entonces me da alegría, esta es una experiencia particular, interesante, porque no estoy de profesor de matemáticas, ya no puedo ser el profesor de matemáticas que yo era, como científico, como investigador, con temas de frontera en el conocimiento científico, pero he preparado un Seminario que recoge mi visión sobre lo que hemos hecho nosotros en los últimos 16 años.

Va frecuentemente a México pero también lo vemos recorriendo el país. ¿Cómo siente el termómetro Fajardista en Colombia?

(Risas) Pues, siempre me alegra poder visitar sitios donde ya hemos estado, donde hemos interactuado desde la perspectiva de la política y ver que nosotros sembramos una semilla muy profunda. Estoy hablando, después de haber sido alcalde de Medellín, terminar en el 2007, a partir del 2008 hasta el año 2010 que fue la campaña electoral para la Presidencia de la República en ese 2010, que terminó conmigo como candidato a la vicepresidencia acompañando Antanas Mockus, nuestro candidato presidencial, yo tuve la oportunidad de recorrer muchas partes de Colombia y fue una forma muy emocionante de acercarse a personas por todo el país. Yo estuve físicamente por todas las capitales de Colombia y en muchos lugares, no capitales, acercándome con personas en cada lugar, reconociendo que hay muchas personas con quienes compartimos ideales, sueños, preocupaciones. Entonces ese trabajo fue muy enriquecedor.

¿La gente si está sintonizada con lo que usted propone?

Ahora que he tenido la oportunidad de recorrer algunos lugares, con algunas personas, pues descubro o redescubro la profundidad de lo que nosotros hicimos, sentir la necesidad de una expresión política de todas esas inquietudes, miradas a nuestra soiedad y ahora en la condición que estamos en Colombia que es la construcción de un proceso de paz o la firma de un proceso de paz,  – que es la negociación en La Habana- , y la construcción de la paz en nuestros territorios, y que hay muchas personas que necesitan y necesitamos una institución política que recoja esas inquietudes y que se formalice. Entonces yo veo un terreno muy abonado en ese sentido.

 ¿He leído que está buscando “Facundos” en Colombia?

Hay un sitio que yo en Colombia adoro, que es en el departamento de Sucre, en el municipio de San Onofre,  un sitio allá que se llama sobre el mar,  que se llama Rincón del mar y yo he ido a Rincón del Mar por muchos años a pasar vacaciones, al lado del mar, es un sitio lindísimo, para mí es un espacio en ese encontrarse con el mar, en esa belleza que es una belleza en unas condiciones pues que a mí siempre me limpian el espíritu, me recargan de energía y me alegran la vida.

Fotografía: acordantioquia.com

Fotografía: acordantioquia.com

En 2009, salí a montar en bicicleta y fui a San Onofre, llegando en la bicicleta, paré en una esquina y le pregunte a una persona y le dije – sin decirle nada especial, sin identificarme y nada – y le dije: mire señora, si yo le pregunto a usted dígame alguien aquí en San Onofre que usted considere que representa lo mejor de esta comunidad, que una persona que sea admirable, que tiene esa autoridad de la decencia, de la seriedad, del compromiso con su comunidad. ¿A quién me mencionaría usted?  Y me dijo: Pues a Don Facundo Blanco. ¿Y quien es Don Facundo Blanco? Y me explicó un poquitico acerca de él y yo seguí montando la bicicleta. Poco más adelante, ahora le voy a preguntarle a otra persona, la misma pregunta y vuelven y me dicen Facundo Blanco, ¿Dónde vive Facundo Blanco? Entonces me señalaron, pues es muy fácil ubicar la casa. Yo quiero conocer a Facundo Blanco, fui a la casa de Don Facundo Blanco, lo encontré, estuvimos hablando y hasta el día de hoy somos amigos nosotros con Facundo.

Y la expresión yo la utilicé para decirle a muchas personas amigas, que en todos los pueblos, que en todos los rincones de Colombia hay Facundos. En el sentido que son personas notables, que expresan lo mejor de cada comunidad y que nosotros tenemos que acercarnos a esas personas porque son muy importantes, para escucharlas, para conocerlas, para admirarlas, aprender de ellas. Entonces Colombia está llena de “Facundos”, en ese sentido.

El pasado 19 de junio, Sergio Fajardo cumplió 60 años, sin embargo sigue siendo percibido  como una figura más joven, en fisonomía, en discurso y desde la percepción colectiva. ¿A qué atribuye esa percepción?

Pues, la forma como nosotros hemos hecho la política. Siempre es una forma fresca, una forma social con principios, con ideales,  con sueños, con una convicción muy profunda acerca de quien nosotros somos capaces de transformar esta sociedad. El grupo, las personas que nos hemos unido, la forma como hemos gobernado, la pasión por lo público, la transparencia en relacionarnos con las personas, con la comunidad, creer profundamente en la dignidad del espíritu humano.

Entonces pues esa es una identidad, que está asociada con una convicción muy profunda y cuando usted tiene una convicción profunda y la transforma en su expresión política, en tu actuación política, eso es potente, porque se construye una relación única, entonces es siempre después de estar en el poder, después de pasar todos estos años tramitando nuestra vida en lo público de manera abierta, transparente, gobernando, pero siempre fresco, siempre con el mismo gusto desde hace 17 años cuando teníamos 0%.

Usted habla de grandes transformaciones para Clombia, ¿Sueña con hacerlas realidad desde la Casa de Nariño?

Mi proyecto de vida nunca fue ni ser alcalde, ni ser gobernador, ni ser presidente. Ya hemos venido recorriendo desde que entramos, hemos construido confianza, hemos sido coherentes, consistentes, con todas las dificultades que tiene este mundo de lo público, aprendiendo muchísimo, yo siempre resalto la palabra aprender, porque quienes somos científicos, quienes estamos en el mundo de la educación, somos capaces de explicar, de enseñar, pero para poder enseñarlo uno tiene que tener desarrollada la capacidad de aprender. Personas de diferentes organizaciones, partidos, han sido muy importantes en ir recogiendo todo esto.

Ya participamos en el tema presidencial en el 2010 y ese equipaje pues cada día es más grande. Haber sido gobernador de Antioquia, haber pasado de alcalde de Medellín a la gobernación de Antioquia, conociendo el país, es una riqueza política, yo no tengo la menor duda. Y hoy la riqueza política nos pone al frente el reto político más grande que nosotros tenemos o podamos imaginar como sociedad, que es la construcción de la paz. Y en eso nosotros vamos a estar, porque desde la primera vez que yo escribí una columna, que empecé a ser parte pública de nuestra sociedad, la puesta ha sido por construir la paz para darnos una oportunidad para vivir de una manera diferente. Yo voy a estar participando en nombre del compromiso ciudadano, de todas estas personas. Sin duda que vamos a estar participando allí, ¿qué forma toma? No soy capaz de decirlo en este momento, es natural pensar en una candidatura presidencial.

Qué pase conmigo como candidato presidencial o presidente, está por verse, pero estamos construyendo y sabemos bastante, en particular de lo que nosotros hemos hecho y hemos aprendido.

Es claro que usted respalda al Presidente Juan Manuel Santos, sin embargo, sorprendió un poco al país su molestia con ciertas formas empleadas por el mandatario en días previos al cese al fuego…

Sí, nosotros apostamos por la paz, yo soy reiterativo en esto. Sin ser del gobierno nacional, nosotros no hacemos parte de la unidad nacional, ni estamos afiliados con ningún grupo en particular.

Vamos por la paz, vamos a romper con la polarización, a tender puentes y ser capaces de juntarnos para un período que va a ser complejo, necesariamente complejo de irnos transformando, donde vamos a tener que tener la  sabiduría de construir en Colombia.

Yo he señalado en alguna oportunidad lo que considero que ha sido una deficiencia del gobierno nacional de hacer esa pedagogía, que hemos caído en la polarización y muchas acciones que han sido precisamente fomentar la polarización en contraposición a ser una pedagogía que permita ser la unión. Esa es la razón y hay que decirlo explícitamente y yo lo he señalado en momentos en que considero que  el Presidente no ha tenido la capacidad, porque él es la persona que lidera todo esto.

Y eso requiere de una pedagogía especial, porque no es tan sencillo como estoy a favor o en contra, que es saber entender los sentimientos de las personas, si uno no entiende donde hay miedo, rabias, temores, dificultades y descalifica eso, entonces no va a poder construir. Entenderlos para transformar y eso requiere pedagogía, pedagogía en el sentido de explicar las bondades de las cosas que pueden ocurrir si nosotros le apostamos por la paz, señalar las dificultades que habrá necesariamente para construir esa paz, pero nosotros tenemos que ir avanzando hacia unirnos,  en un país que no está unido.

Y en este contexto político donde hay tantas discusiones, donde vamos para un plebiscito, donde tenemos que discutir, tenemos que ser capaces de presentar unas voces que dicen que ese no es el problema de Santos u otras personas que se oponen. Sino una posibilidad para nosotros como sociedad, ese es el terreno.

Avanzamos en 180 días hacia la configuración de las zonas de concentración. ¿Usted confía que se cumpla ese plazo en medio de tantas dilaciones y el acuerdo de dejación y destrucción de armas por parte de las FARC?  

Fotografía: fotosdemedellin.com

Fotografía: fotosdemedellin.com

Yo sí confío. Yo creo que este proceso, con todo lo que ha significado, es sólido. Esa es la impresión que yo tengo. Yo no he estado en la Habana, yo no he conversado con nadie que tenga esa influencia directa allá. Conozco algunas personas del equipo de negociación, pero ni he sido llamado, ni se nos ha consultado para nada. Yo creo que se va a cumplir, hay un apoyo internacional muy grande, que es necesario que esté presente en todo esto y ese es el reto. No es sencillo, pero yo sí creo que esto se va a cumplir y cada paso que vamos dando, vamos construyendo confianza. Es que se parte de una desconfianza total, un malestar muy grande y superarlo es muy difícil, pero yo siento y creo que se está avanzando de manera seria y que estos pasos son sólidos y tenemos que utilizarlo para lo que viene. Entender lo que está pasando allí, entender las inquietudes que tiene la gente para poder presentar una propuesta que permita avanzar. Yo sí creo.

 ¿Es estratégico en este momento oponerse a la paz en Colombia?

Yo estoy por la paz. Yo la creo profundamente, nosotros los que hemos construido esta propuesta política y tantas personas con las que hemos interactuado, creemos en la construcción de la paz.

Entonces el reto que nosotros tenemos es, explicar porque esa paz, porque tiene sentido, porque es muy importante para nosotros como sociedad y esa es la tarea. Yo entiendo que haya personas que se puedan oponer, que lo vean de una manera muy distinta que yo no comparto. Pero el reto es como presentamos unos mejores argumentos y damos una visión. Entonces estoy en desacuerdo con quienes tienen una visión asociada con la paz negativa o de otra manera, pero no paso a convertirlos de amigos en enemigos, ni convertirlo en un problema personal sino un reto para decir por qué nosotros tenemos que apostarle.

 En este contexto a 2 años de las elecciones ¿Cómo debe ser el próximo presidente de Colombia?

Tiene que ser un pedagogo de la paz, porque tiene que tener la capacidad de ir construyendo en el territorio, llegar con el  Estado a espacio donde no ha llegado el estado colombiano o de alguna manera muy frágil o muy débil. Nosotros tenemos una crisis institucional en muchos espacios. Las dificultades que hay en ese territorio son grandes, entonces para poder llevar todo un país y Colombia está cerca de 50 millones de habitantes, Colombia es un país muy grande en términos territoriales, tiene mucha población, tiene una diversidad en el territorio, que no alcanzamos a imaginarnos porque en Colombia pues cerca al 80% ya está viviendo en centros urbanos, pero entender esa necesidad y mirar la paz como una oportunidad de corregir, de llegar a espacios donde no hemos llegado, es una oportunidad y esto requiere siempre explicarle a la gente, porque la paz no solamente será con unos guerrilleros que se van a reintegrar en unas zonas particulares sino todos nosotros como vamos en esto y eso es política lo que tenemos que ser ahí.

¿Cuál es el sentimiento de Sergio Fajardo en relación con el manejo que se ha dado en el primer semestre de este año a los Parques Educativos?

Yo siempre le digo a la gente, estamos en política. Y cada uno de nosotros responde de la forma como actuamos en política, y lo que yo he dicho con respecto a lo que han hecho es una forma de política mezquina, asociada con una forma engañosa del mundo de la política y de lo público y la comunidad va descubriendo que es lo que va pasando dentro de todo esto, destruir los parques educativos porque están asociados conmigo, con nuestro trabajo, parques educativos que se ganó la comunidad, porque esto no eran regalos míos, que fueron construidos con cuidado. Que se han venido avanzando en todo lo que fueron las políticas públicas, discutidas de manera abierta en todos los espacios, entonces esto es una forma para ser muy generosos en los términos, mezquina y dañina de la política y de lo público.

¿Y frente al tema del túnel del Toyo?

El Túnel del Toyo viene desde que era presidente Álvaro Uribe y ministro Andrés Uriel Gallego, cuando el presidente Uribe y ellos con ISA, hicieron una formulación de las llamadas en ese momento Autopistas de la Montaña. Los estudios fueron diseñados por las personas que saben diseñar las cosas, que no soy yo, porque yo soy un matemático, no soy un ingeniero civil, ni estoy diseñando túneles, ni vías, sino a las personas que le corresponde. Todo eso viene de ese proceso, y la manera como lo fuimos llevando, que fue cuando llegó el presidente Santos, como consiguieron los recursos para poder hacer esas autopistas, que son del país pero que pasan por Antioquia y sin duda tienen una gran riqueza para nuestro departamento, en cabeza de Federico Restrepo, tremendo ingeniero, que sabe de proyectos, acompañando el  proyecto de Autopistas para la Prosperidad, que es el nombre que le dio la administración del Presidente Santos con una gran cantidad de recursos, que es una inversión muy grande de Colombia que pasa por nuestros territorios, entonces todo eso viene de allá, e interactuamos con el gobierno nacional, con la agencia nacional de infraestructura ANI, con la Alcaldía de Medellín. Eran compromisos que empezaron desde que estaban en esas Autopistas de la Montaña. Entonces esto no es una arbitrariedad, ni es un deseo particular, sino una construcción que se ha venido afianzando y siempre de manera transparente.

¿Entonces a qué atribuye los cuestionamientos jurídicos hechos por el actual gobierno departamental?

Se trata de cortinas de humo, formas de atacar, formas de agredir, que ponen la política en ese terreno de la mezquindad para calificarla generosamente, mezquindad, pero el calificativo es muy generoso, entonces pues vamos viendo cuales son las resoluciones, como se arman los escándalos, que es lo que se pretende con estos escándalos, pero las cortinas de humo van desapareciendo y la realidad va quedando, y eso es lo que va a quedar.

El túnel del Toyo es una necesidad para el país, porque muchas veces se olvida de esto, están pasando por Antioquia, que pasen por Antioquia estas autopistas es una riqueza para todo Colombia, por supuesto para Antioquia tienen un gran sentido.

¿Con qué objetivo hacen esto?

Fotografía: elespectador.com

Fotografía: elespectador.com

Quieren hacer daño,  pretenden sacar unas ganancias, pero esas son unas cortinas de humo y detrás de las cortinas de humo pasan muchas cosas. El mundo de la oscuridad es uno, el mundo de la transparencia es otro y la vida va continuando y es en ese contexto político donde se van viendo.

Yo siempre digo: muchos ojos, muchos ojos a las cosas que pasan y ya veremos, pero es una riqueza para Colombia, es una gran riqueza para Antioquia,  es una gran necesidad y se ha hecho de manera juiciosa, participando con todos los componentes que tienen que participar dentro de todo esto y yo digo una frase “la verdad y la decencia siempre salen adelante” aunque a veces se demoren. Esa es mi convicción profunda.

¿Qué opina de lo que está ocurriendo con el Metro de Medellín?

Se quieren apropiar del Metro de Medellín, y lo público se convierte en un botín, botín que puede tener de muchas formas, el Metro de Medellín es una riqueza de esta sociedad y es una riqueza construida con todas las dificultades. No se nos olvide que el Metro tiene un origen donde la corrupción hizo parte de ese origen, todas las dificultades, todo lo que se demoró, todo el costo para nuestra sociedad, dentro de la deuda que tiene Medellín y Antioquia, para pagar ese metro que se está pagando. Pero ha sido también una gran riqueza para Antioquia, para Medellín por supuesto en particular y el área metropolitana, las riquezas hay que cuidarlas en términos institucionales, y cuidar una empresa en términos institucionales es que sea transparente, que las decisiones sean claras, que sean capaces de quienes se encuentran allí, de encontrarse para cuidarla, para seguirla multiplicando como riqueza, como un símbolo poderoso de esta sociedad nuestra.

Entonces cuando se enfrenta, desde esa perspectiva, cuando desde la política entrecomillas se crean los problemas, se arman los caos para que pasen otras cosas, es una alerta muy grande para nuestra sociedad, muchos ojos y lo puse en el Twitter, a las Empresas Públicas de Medellín, -lo que pasa es que la memoria es corta- pero las EPM, estoy hablando del año 2003  y 2002 lo que pasó  y que tuvieron 3 gerentes en un año, todo lo que se suscito alrededor de EPM, gran riqueza de toda esta sociedad, construida por muchos años, las empresas públicas van a cumplir 60 años, también estuvieron en peligro, porque cuando esa política entra, para quedarse con las cosas, para apropiarse de lo público, entonces los daños los paga ¿Quién? La sociedad.

El metro de Medellín, el túnel del Toyo, EPM, son expresiones de lo que dije, Ojo Antioquia, ojo que esto no es jugando, esto no es charlando y hay que tener mucho cuidado, allí es donde está el reto político.

A propósito de esto. Usted habla de que la corrupción es la empresa criminal más grande, alguien podría decir que es el narcotráfico, el mercado negro de armas, o algunas mafias con el tr. ¿Por qué tilda a la corrupción de esa manera?

Porque la corrupción es una forma de apropiarse del Estado y de lo público escondida detrás de marcos aparentes de la legalidad, que interactúa con todos estos medios y que son una fachada diseñada perfectamente para quedarse con lo público. Es más dificl porque se mueve dentro de la legalidad, usted está persiguiendo a las cabezas de las bandas criminales y usted tiene por ejemplo como tiene el país hoy, 1200 policías siguiendo hace más de un año al líder del Clan Gaitanista y saben dónde están y por quien van  y están buscándolo, pero en el caso de la corrupción, usted no sabe bien dónde se está enfrentando, cómo se enfrenta, dónde permea, al que tiene precios se lo encuentran, cómo se voltean las cosas, cómo se distrae la atención, entonces es mucho más difícil y el daño es mucho más profundo porque se están quedando con las oportunidades de los más humildes, pero además es un robo muy grande, pero es un robo que no se ve, porque la comunidad no sabe que es lo que se está quedando, entonces ven unas personas, que están muy articuladas en diferentes frentes, instancias de todo tipo y se quedan con los recursos públicos, es más difícil de combatir, mucho más difícil y es una empresa sofisticada, eso no es unos locos que van y se llevan la plata para la casa en unas cajas,  es una cosa diseñada, ¿donde está la cortina de este humo? ¿dónde está el testaferro? Hay una cantidad de plata, pero el país no los ha seguido, no los ha seguido, ha tenido una concentración, en esas bandas criminales o todo lo que ha sido la expresión del narcotráfico, la lucha contra la guerrilla y eso ha sido precisamente un espacio donde la trama de ilegalidad crece y esa es la peor expresión de la política, de lo público, es la injusticia más grande que nosotros tenemos en nuestra sociedad.

En el 2010 varias cosas no funcionaron en la carrera por la Presidencia. ¿Hicieron falta alianzas con nuevos dirigentes y partidos políticos que compartieran sus pensamientos?

Yo entiendo. Y todo esto ha sido un aprendizaje, recuerden  que nosotros empezamos en Medellín en enero del 2000, repartiendo unos volantes en la calle, bajo una estrategia, Miguel, y usted que trabaja y piensa y vive en función de su trabajo profesional, acerca del mercadeo, del tema de la política y como se hace la política. Nosotros empezamos en el 2000 con 0% y nuestra estrategia fue muy elemental. Nosotros nos íbamos a enfrentar a una estructura política tradicional establecida, con todo el poder y vamos a ir directamente a las personas. Nuestra estrategia de mercadeo fue muy sencilla, la gente de la casa sale, por caminar no cobran y nosotros nos vamos a acercar directamente a las personas caminando, tomamos agua y tinto, así decíamos en ese momento. Construimos un volante y que era la expresión de todo nuestro trabajo, de diferentes organizaciones que nos encontramos para hacer política y nos mantuvimos en ese camino y recorrimos, caminamos, lo que caminamos y lo que yo caminé por esta ciudad, por todas partes y así ha sido después por Colombia, yo he repartido volantes en Tumaco, en Buenaventura, en San Juan del Cesár, en Vichada, en Mitú, que es un símbolo de decir, vamos por las personas. Nosotros íbamos directamente a las personas a decir, se puede transformar esta sociedad, entonces todo esto ha sido un aprendizaje.

Muchas personas hoy en el país dicen que usted tiene una alta probabilidad, si permite que partidos y dirigentes de otros sectores  compartan con usted los reflectores

Nosotros tenemos que romper con el clientelismo, lo digo de la forma más corta posible, nosotros tenemos que ganar una campaña presidencial, los que nos encontremos donde no se le pague un peso a una persona en este país para que vote por nosotros. Ahí dices, pues esto no es posible, pues esa es la Colombia que nosotros necesitamos, que no se le pague ningún peso a nadie, a ninguna persona para que ponga su voto, porque nadie tiene precio y ese es el reto grande. Porque yo creo profundamente por la forma como uno llega al poder, así se gobierna. Y los que pagan para ganar, llegan a robar en muchas formas posibles, porque eso no es gratuito, esa plata que va para esos votos, esa manera oscura como se llega al poder, se convierte en una forma de gobernar y nosotros la tenemos que romper y allí está, gran parte de la lucha contra la corrupción, en esa forma como se llega al poder.

¿Entonces qué pasó en 2010?

Fotografía: periodismosinfronteras.org

Fotografía: periodismosinfronteras.org

Nosotros no fuimos capaces de ganar la presidencia en ese momento, yo estoy hablando ya de la ola verde y lo que hicimos nosotros y como fuimos caminando, como fuimos construyendo y hay muchas lecciones aprendidas, errores cometimos, en particular teníamos una gran emoción, pero no había una organización que permitiera recoger toda esa información, para convertirla en la expresión electoral potente, que pudo haber sido y no fue en ese momento. No es para amargarse, es para aprender y yo sí creo, nosotros vamos para otra etapa y no es ni más ni menos que la de la paz, que es la que nos obliga a estar juntos, entonces nosotros tenemos que trabajar con muchas personas.

Han pasado 6 años desde ese primer intento por llegar a la presidencia. 17 desde ese primer intento por la Alcaldía, 12 desde el triunfo a la Alcaldía de Medellín, 5 desde que ganó la Gobernación de Antioquia ¿Qué lecciones que le hayan dejado el sabor del triunfo?

El triunfo, es muy emocionante ver como lo que nosotros originalmente pensamos, se ve materializado. Que fue lo que originalmente pensamos, cuando nos encontramos unas personas dijimos, bueno venimos de diferentes sectores de la sociedad y llegamos desde la perspectiva del mundo académico, que ha sido mi vida y será mi vida. Otros de las organizaciones sociales, ONG, de la cultura, empresarios y nos juntamos y dijimos, nosotros cada uno en su espacio trate de hacer ésta una sociedad mejor, siempre estábamos preocupados por la sociedad, pero después de todo y haciendo  muchos esfuerzos, la mayoría de nuestras expresiones terminaba en la expresión: “hay que hacer esto”.

A mí no me gustan la gran mayoría de las cosas de la política, pero hemos descubierto cosas maravillosas alrededor de la política. Entonces cuando estábamos ahí, nosotros éramos indignados, esa palabra no existía entre comillas en esa época.  Pues no vamos a decir más hay que, si no vamos a la política, vamos a llegar al poder y vamos a transformar. Entonces positivo, las cosas se pueden hacer, se puede soñar, nos podemos atrever, no estamos sometidos a tener que vivir bajo  las  condiciones que nos pongan, con respecto a lo que es la política, ni  los violentos, ni los ilegales, ni los corruptos, entonces las cosas se pueden hacer, eso es extraordinario. Y ver que la gente se transforma, es una convicción muy profunda acerca del espíritu humano, entonces eso es maravilloso.

¿Qué lecciones le han dejado las derrotas?

Nosotros hemos tenido derrotas. De diferente tamaño y de diferentes formas. Desde la primera vez que participamos en la alcaldía desde el año 2000,  pues que arranque yo de candidato a la alcaldía y fuimos construyendo este grupo y no ganamos, pero ahí si cabe la célebre frase del profesor Maturana, que ha sido muy conocida, “que perder es ganar un poco”, realmente nosotros perdimos pero ganamos mucho, porque nos dimos cuenta que podíamos. Entonces así fuera una derrota en el sentido en que no ganamos la Alcaldía, lo que nosotros ganamos fue extraordinario. Y fuimos capaces de seguir, porque esta es una parte importante de esto.

Después, en el tema presidencial, también fue una derrota, pero fue un tremendo aprendizaje. Yo tengo una visión optimista de la vida, sino fuera optimista no estaba en esto. Pues estaba en otra parte donde mi proyecto de vida estaría con mis estudiantes dirigiendo tesis de doctorado y matemáticas, construyendo, aportando a la política de ciencia y tecnología aportando en nuestro país, pero perdimos y ganamos mucho, en sentido en que las cosas se pueden hacer, conocimos mucha gente.

Yo creo pues que ha valido la pena, y yo creo profundamente en eso y por eso es que yo todos los días me paro para tragarme el mundo.

A propósito en ese  2010, tuvo un fuerte accidente en su cadera haciendo deporte, ¿Sigue usted montando en bicicleta? ¿Y cuál es el próximo reto?

Pues mire, yo me caí de la bicicleta en el 2010 en mayo, las elecciones fueron un mes después maso menos y me quebré la cadera, me quebré la cadera pues en pedazos, me quebré esa cadera, yo estuve un año y medio caminando con bastón, de hecho la campaña de la Gobernación era con bastón y eso me ha hecho entre otras cosas, aprender mucho, acerca de mi como persona, quien esta con usted, en que momento, todo eso hace parte de la vida de cada uno de nosotros, nuestras contradicciones, todos tenemos contradicción o casi todos tenemos, contradicciones, miedos, todo eso, se me puso ahí en la vida y me sirvió también mucho como ser humano, aparte de la política y de todas estas cosas, yo aprendí bastante allí.

Y fue para mí muy impresionante, impactante, poder recorrer, saber lo que era el dolor permanente, porque yo tenía dolor siempre, siempre tenía dolor. Yo llegaba a la casa con ese bastón, habiendo caminado, en la medida en que podía caminar, en ese carro por todas partes, yendo por tierra, porque nosotros no tenemos recursos para hacer una campaña con helicópteros, aviones y todo ese tipo de cosas, pero al mismo tiempo yo creo que me sirvió a mí como ser humano, todavía me falta camino por recorrer, pero fue muy importante, después me hicieron una prótesis, que me funciona bastante bien, lo mismo, de todas maneras aquí yo tengo en mi cadera una parte que no es natural, que está allí, pero pues comparado con lo que yo sentí cuando no la tenía y cuando camine con todo esto, pues es ínfimo.

Fotografía: Blog Plaza Publica, El Colombiano

Fotografía: Blog Plaza Publica, El Colombiano

Yo creo que me ha hecho mejor persona, igualmente por ejemplo cuando paso por los aeropuertos, levanta las manos y suena un timbre, un pito, entonces no tengo nada en los bolsillos, entonces me mira y le digo yo tengo una prótesis aquí, también me toco ir en sillas de ruedas, por los aeropuertos, todo eso, fue muy importante para mí en la vida, así pasan las cosas yo hubiera preferido no tenerla pero dado que paso, me sirve también como persona, dentro de todo esto, sigo montando en bicicleta o monté en bicicleta está mañana, monte 30 minutos. Siempre que me he montado en una bicicleta, ahora más que todo lo hago en simulador, estoy feliz, yo disfruto, esto es una cosa que me alivia el espíritu y que me da energía y ese es un componente muy importante de mi vida.

Publicada el: 9 Jul de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Miguel Jaramillo Luján
Consultor y asesor en comunicación política y de gobierno. Candidato magister en Gobierno de la U. EAFIT, Especialista Comunicación-Conflictos Armados U. Complutense España y Comunicador de la Universidad Pontificia Bolivariana. En varios países de Hispanoamérica ha laborado como asesor en comunicaciones y mercadeo. Ha prestado sus servicios a varias empresas, campañas, medios de comunicación y gobiernos. Director de la Consultora Marketing Político y Gobierno, miembro de la Asociación Iberoamericana de Consultores Políticos AICOP; Conferencista permanente de la Cumbre Mundial de Comunicación Política, El Encuentro Latinoamericano de Consultores Políticos que se realiza en México y del Congreso Internacional de Marketing Político.