Ley de Tierras: ¿Respuesta a una agenda doble?