La avalancha en Mocoa: ¿hecho fortuito o ignorado?