Una revocatoria que refleja la inmadurez ciudadana

A respetar al ciudadano

Peñalosa no es culpable, pero sí responsable

Enrique el pedante