¿Qué ganamos con desear la muerte?