Bauman, redes sociales y la nostalgia del poder

Latinoamérica, el dulce del mundo I