Legalizar la criminalidad en Medellín

La incoherencia de Federico