El peso del carisma en la formación de la opinión colombiana

Política y religión, un cóctel explosivo

¿Lo estamos haciendo bien?