Universidad de Antioquia, víctima material del conflicto