El guerrillero raso no es como lo que pinta el uribismo