Una evocación sobre Estanislao Zuleta

Hablemos de nuestra estupidez

Zapatero a tus zapatos