Peñalosa no es culpable, pero sí responsable

Teletón, un reflejo de nosotros mismos