Chapecoense y el periodismo no apto para humanos