Señor Maluma: Borre Cassette, por favor

Opina - Sociedad

2016-09-02

Señor Maluma: Borre Cassette, por favor

¿Qué piensa usted, señor lector, si le digo que es válido emborrachar a una mujer para luego tener sexo con ella? ¿Qué pensaría usted si le digo que aprovecharé el estado de inconsciencia de la misma para llevarla a mi casa y accederla carnalmente?, ¿Qué me diría si, en vez de sentirme arrepentido por lo que hice, justifico mi acción en el hecho de que “no paro de pensar en la belleza de esa mujer”? y, para terminar con las preguntas: Si usted fuera esa mujer, ¿Cómo se sentiría si luego la llamo a pedirle que repitamos esa noche? Sorprendentemente, las preguntas hechas resumen perfectamente lo que canta Maluma con su canción: “Borró Cassette”. Sí, la misma que seguramente usted se ha gozado en más de una fiesta.

Esta canción es perversa. Justifica con frialdad una realidad que, contrario a lo que se piensa, azota a muchísimas jóvenes: las violaciones justificadas en el alcohol. La historia no varía demasiado entre las víctimas: Un conocido –Puede ser un amigo, novio, compañero- invita a la mujer a salir, esta acepta; usualmente el sujeto ha hecho con anterioridad propuestas sexuales que han sido rechazadas, pero como el macho de verdad insiste hasta que conquista, se decide a ejecutar su plan maestro: Salen, se divierten, le hace creer que está protegida, la alcoholizan (Los más sádicos modifican las bebidas para dopar), y justo cuando la mujer se encuentra en estado de inconsciencia, un estado en donde las decisiones tomadas no podrían representar de ninguna manera el consentimiento de la persona, el macho cabrío traslada con orgullo a la víctima a su casa, un motel, o cualquier lugar propicio para culminar su escabrosa misión: Poseerla.

Lo tenebroso de esta práctica no acaba allí, resulta que para quienes realizan esta perversidad la culpa del acto es de la mujer. Claro, ¿Quién la mandó a emborracharse? ¿Quién la mandó a salir desprotegida? Y cientos de ¿quién la mandó? que no hacen más que revictimizar. Esta justificación absurda se traslada a la sociedad entera, entonces si la mujer se atreve a contarlo, recibirá de respuesta una acusación similar: “Si aceptaste salir, de seguro querías algo”; “Una mujer no se emborracha”; “Claro, ahora se arrepiente, mientras tanto no”. Todo el engranaje social se constituye para abrazar al agresor, validar sus actos, y atormentar a la víctima con sus culpabilidades. Somos lo suficientemente absurdos para culpar a una mujer de su propia violación. ¿Si se dan cuenta de lo estúpido que es?

Imagen cortesía de: viral4k.info

Imagen cortesía de: viral4k.info

El resultado de esto es que las miles de mujeres que habrán sufrido una situación similar ni siquiera serán capaces de contarlo. Vivirán calladas sintiendo que su dignidad fue magullada, habrán llorado muchas veces al recordarlo y callado por temor a que las etiqueten, a que se les calumnié y se les ponga el dedo en la llaga. No es un caso aislado, es sistemático. Seguramente muchas que hayan llegado hasta aquí podrán recordar una situación parecida. Te digo: No es tu culpa, no es tu responsabilidad, no te sigas dando golpes de pecho. Lastimosamente la sociedad vuelve a lo mismo: La culpa es de la puta. No del violador, no de quien abusa, no de quien daña, no de quien se aprovecha, sino de la puta que se dejó aprovechar.

Hombres, dejemos de una vez por todas de cosificar a la mujer. El “NO” significa NO. No seas estúpido, la mujer no quiere que insistas, no quiere que la emborraches y la desnudes, NO MÁS, POR FAVOR.

Así que, señor Maluma, lamento decirle que –Con intención o sin ella-, su canción sigue instrumentalizando a la mujer y justificando violaciones. Las violaciones más sutiles, las que quedan en la memoria de la mujer porque no pueden ser contadas, pero no por eso menos dolorosas. Maluma, borre cassette y no vuelva a escribir una perversidad de este tipo. Y usted, joven que sigue leyendo, no siga pensando que puede aprovecharse de la inconsciencia de una mujer.

( 1 ) Comentario

  1. Es el mismo mensaje de ” Propuesta Indecente” de Romeo Santos: “Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol, A ver, a ver permíteme apreciar tu desnudes, Relájate, que este Martini calmara tu timidez” . Es triste que las mismas mujeres canten a todo pulmón este tipo de canciones….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reynell Badillo Sarmiento
Internacionalista en formación, UniNorteño.