#Río2016 y el simbolismo

Opina - Deporte

2016-08-10

#Río2016 y el simbolismo

La inauguración de los Juegos Olímpicos fue ideada con ese simbolismo desconcertante. El fuerte mensaje histórico, ecológico y social marcó el escenario. El protagonismo de las Favelas me acongojó el alma y me arrugó el corazón.

Sin embargo, son los países que le apuestan al acceso a la salud, a la educación y al deporte quienes llevan a este evento las delegaciones más grandes, por consiguiente, serán los países que se llevaran el medallero.

Y es que los Juegos Olímpicos son el reconocimiento a la entrega, a la destreza, a la perfección que posee cualquier ser humano si decide desarrollarse en cualquier disciplina deportiva. Pero una no puede cerrar los ojos ante el mundo político que produce desigualdad y es asquerosamente corrupto.

La realidad en nuestros países es muy distinta. Los atletas, literalmente, tienen que dejar de comer bien para tener un poco de efectivo y pagar sus pasajes diarios para poder entrenar. Las carencias absurdas que persisten en las federaciones deportivas son con lo que los deportistas deben lidiar a diario, viáticos más bajos, limitándolos así en todo.

Pero eso sí, los directivos gozan de los mejores viáticos para viajar, de los mejores hoteles para hospedarse, de valijas nuevas; solamente para ocupar un espacio en el palco y aplaudir. Mientras tanto al talento humano -de quienes se pavonean-, sobreviven dándolo absolutamente todo por ellos y por su bandera.

¡Díganme si no indigna tanta desigualdad permitida!

Imagen cortesía de: semana.com

Imagen cortesía de: semana.com

Pero sigamos con el simbolismo de la inauguración. Otro tema fue el calentamiento global, ese mismo que hemos causado y que muchos dirán que es un invento de Naciones Unidas para también lucrar con ello. Lo cierto es que el clima vive sus peores desórdenes y seguro grandes fábricas y empresas han contribuido en dañar al medio ambiente. Y más seguro aún es, que somos sumamente arrogantes y malagradecidos con la madre tierra.

Pero hubo más. El enfoque social en la inauguración poco fue cubierto por los medios de comunicación. Fueron los medios de comunicación independientes quienes reportaron de las manifestaciones en las afueras del Maracaná. Las fotos que circulan en redes sociales, que muestran a niños y jóvenes desde un balcón quebrado, viendo el resplandor de las luces artificiales con mirada de añoranza, de deseo, de frustración, de injusticia son imágenes que estremecen y zarandean la indignación.

Entonces, debo interpretar que el simbolismo presentado en la inauguración de los Juegos Olímpicos fue parte de la era políticamente correcta que vivimos. Fue decirle al mundo entero que esos problemas allí están, que reconocen su existencia pero es mucho más cómodo plantearlo ingeniosamente como algo espectacular.

La verdad es que la clase política mundial se congracia entre sí. ¿Qué piensa que la corrupción, que el cambio climático, que la pobreza; es solo nuestra? No, son problemas latentes de todos. Y la corrupción es uno grave. Erradicarle, tal vez algún día, en algún milenio por venir. Combatirle, el reto de todos los días, en todos los espacios. Prevenirle, solo con educación y más educación política. Denunciarle, simplemente ¡SIEMPRE!

Cierro diciendo que, los Juegos Olímpicos son sin duda, un evento que magnifica al ser humano en toda su gloria y capacidad. Que da tremendo gusto ver atletas con tal talento portando una bandera con tal orgullo, pese a todo. Que por eso vale la pena deleitarse estos días y dejarse asombrar es un gustito que nos podemos dar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gabriela Huertas de la Torre
Social liberal, feminista, pro diversidad sexual, Estado y religión no son vinculantes y sarcástica por naturaleza.