¿Qué impide los diálogos con el ELN?

Opina - Conflicto

2017-06-01

¿Qué impide los diálogos con el ELN?

No existe un lugar sobre la faz de la tierra donde las negociaciones no tengan como fin, generar beneficios. Éstas se dan a través de interacciones que permitan la solución del conflicto, de manera rápida, sencilla y económica, en donde ambas partes en principio deben ceder.

Por eso se dice que el éxito de cualquier negociación está primero en el animus de hacerla posible, mediante el diálogo, separando a las personas del problema y segundo, en las garantías y compromisos, que les permitan obtener resultados que sirvan a sus intereses mutuos. Todo acuerdo es imperfecto, pero la tarea es hacerlo lo más perfecto posible, tal como el que se firmó el pasado 26 de septiembre en Cartagena.

Sin embargo, la forma en que se ha venido dando cumplimiento al acuerdo no ha sido la esperada.

Las zonas no están siendo entregadas en condiciones dignas que puedan llegar a satisfacer las necesidades básicas de los nuevos miembros. Las Farc no pueden simplemente arreglárselas como puedan, las concesiones en un Estado decente deben darse y respetarse entre ambas partes.

Como nadie desconoce Rodrigo Londoño, alias Timochenko líder máximo de las Farc, de manera reiterada trina al Gobierno Nacional exigiendo todas las acciones pertinentes para que se dé cumplimiento a lo pactado. No se les están otorgando medidas protección: Líderes sociales asesinados, familias de guerrilleros en Antioquia y Chocó masacradas. Los materiales de construcción de las zonas llegan retrasados, los víveres son insuficientes para los militantes, el gas no llega en cantidad y frecuencia acordada, falta medicina, ropa y no llegan alimentos para niños y niñas en la ZVTN Mariana Páez, en Meta.

Éste es solo uno de los motivos por los cuales las Farc no han terminado el proceso de desarme, a pesar de que están convencidos y lo han hecho público de manera reiterada que no retroceden en su firme propósito de alcanzar la paz. Son conscientes de que hay deficiencias, que el gobierno ha sido paquidérmico, en que algunos casos no están mostrando voluntad de cumplir lo acordado, pero se mantienen firmes asumiendo su postura, el proceso es irreversible.

A estos factores debemos sumarle, algo que no podemos desconocer, lo que han podido lograr aquellos que quieren la guerra, y con esto me refiero las acciones instauradas que permitieron que la Corte Constitucional declarara inexequibles el literal H y J del artículo primero del acto legislativo que avala la aceleración de los trámites en el Congreso para implementar el acuerdo de paz.

Aparejado a ello las intenciones de un amplio sector, las de los 39 congresistas del Centro Democrático, en donde el director del partido Fernando Londoño, ha expresado públicamente que lo que amerita atención prioritaria en Colombia con miras a las próximas elecciones es “Hacer trizas el proceso de paz”, y no es para reírse, esto no es un chiste, yo si me tomo en serio estas palabras, preocupémonos. Esta gente no da puntada sin dedal.

En tal sentido es importante que el próximo Congreso y el próximo Presidente sean garantes de la continuidad y consolidación del proceso, que tanto nos ha costado.

Aspirábamos que el proceso de diálogo con las Farc facilitará y fuera referente para avanzar en los diálogos con los otros grupos alzados en armas en particular con el ELN, pero no.

Reconocemos que los inconvenientes y dificultades que vive hoy el proceso de paz despiertan desconfianza e incertidumbre en el ELN que no permite avanzar con fluidez el proceso de diálogo. Los intentos y ejercicios que se han hecho para la formalización, están estancados y podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que la situación presentada en el reciente acuerdo es una causa.

De todos modos, la mayoría de los colombianos sabemos lo que significa un país libre, que está en busca de la paz, la convivencia pacífica, que posibilite y facilite el progreso, el bienestar social, pero sobre todo que recuperaremos nuestra imagen a nivel internacional.

 

( 2 ) Comentarios

  1. Es difícil, pero no imposible, de todas formas hay que entender que el ELN no funciona como las FARC, tiene una rara mescolanza ideológica de marxismo-leninismo con tendencia al maoísmo, procubano y con basamentos católicos (!!!). De todas maneras se sabe que el gobierno muestra lentitud en estos procesos y el ELN no ha mostrado la misma voluntad que tuvo las FARC.

  2. Buen análisis que informa una realidad opacada por los medios con más audiencia en Colombia, que ha sido el gobierno quien no ha cumplido lo pactado con las Farc comenzando por la adecuación de las zonas que habitarán los desmovilizados, y si vamos más allá, desde el punto de vista de la “guerrilla” las Farc pactaron con un estado que debe actuar en armonía con sus ramas de poder a fin de consolidar el fin del conflicto. Hay que buscar labores sustitutas a los industriales de armas sus para ejércitos y brazos políticos bajo fachada de centro democrático y así ya con un nuevo modo de ganarse la vida dejen de apuntarle a la muerte y de oponerse a la paz quienes viven de la guerra. Recuerdo el primer pacto de caballeros entre estado y Farc que ‘nada está acordado hasta que todo esté acordado’ entonces ejecutivo cortes y congreso como estado unísono a cumplir con lo pactado y comenzar a construir la paz que requiere Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Andrés Mauricio López Sánchez
Guadalupano. Defensor de los Derechos Humanos- Abogado, Universidad Sergio Arboleda.