Profesional universitario o Técnico Profesional: ¿La misma pendejada?

Opina - Educación

2016-06-18

Profesional universitario o Técnico Profesional: ¿La misma pendejada?

¿El Sistema Nacional de Educación Terciaria, SNET, impulsado por el Ministerio de Educación, de Trabajo y el MinTic es una estupidez más del gobierno  ya que graduados universitarios, técnicos y tecnólogos no pueden igualarse en competencias y conocimientos? Pues el debate nacional sobre este tema apenas empieza y la presente columna se suma a la discusión comentando brevemente muchísimas debilidades del SNET y también algunas de sus fortalezas.

La primera debilidad es que puede obligar a las universidades a reestructurar -para mal- sus carreras profesionales, reduciendo los tiempos de capacitación para ser competitivas con los centros educativos técnicos y tecnológicos en detrimento de una educación holística, porque el criterio principal para formar profesionales no será hacerlos buenos líderes de procesos o darles capacidad de decisión y gestión, además de capacidades para la investigación y el desarrollo, sino hacerlos competitivos para la demanda laboral básica. Las universidades no deben hacer ese cambio, no deben entrar a competir –reduciendo calidad educativa- con centros técnicos y tecnológicos en la formación de la demanda laboral básica. Ese no es el objetivo principal de las universidades las cuáles deben ser, antes que nada, centros superiores de investigación y desarrollo. Colombia tiene menos de 10 universidades que se destacan a nivel internacional en investigación y desarrollo, razón por la cual estamos mal ubicados en los rankings de universidades mundiales.

Si nuestras universidades siguen el camino de formar mano de obra básica calificada y descuidan aún más la investigación, nunca saldremos del subdesarrollo.

¿Y por qué todo tiene que estar orientado a las necesidades del mercado laboral? El mercado laboral colombiano poco incentiva las carreras de humanidades o las artísticas. Tener un país con mano de obra básica altamente calificada, pero sin historiadores, sociólogos, filósofos, músicos, actores y literatos es el triunfo absoluto del capitalismo salvaje sobre los ideales de la revolución francesa, es la barbarie del materialismo como centro del mundo y la entrega de nuestro patrimonio inmaterial y cultural al olvido.

Otra debilidad es que los salarios de graduados universitarios, técnicos y tecnólogos se van a nivelar por lo bajo, disminuyendo la capacidad adquisitiva, la calidad de vida y el ascenso social de los profesionales universitarios. Incluso los técnicos y tecnólogos pueden salir más perjudicados que los profesionales universitarios pues si para un empresario cuesta lo mismo contratar a un graduado universitario que a un técnico, quizás prefiera contratar al universitario.

Imagen cortesia de voanoticias.com

Imagen cortesia de voanoticias.com

¿Y la esperada bonanza de nuevos empleos que el SNET va a generar? Resulta que esa bonanza puede fracasar si el gobierno no incentiva a los empresarios a crear empleo rebajándoles los impuestos que pagan por tener empleados. Sin embargo, crear más empleo pero solo bajo modalidades como el contrato por prestación de servicios o las cooperativas de trabajo asociado es mentirle al país diciéndole que todos se benefician de los cambios producidos en el SNET, cuando son los empresarios y no los trabajadores los que más se favorecen.

Otra debilidad del SNET es que la formación actual de los técnicos los hace tener conocimientos técnicos y competencias en áreas específicas de los sectores de producción, pero no los educa para tener capacidad de dirección, decisión y gestión, por lo cual están en desventaja frente a los graduados universitarios. Muchos tampoco estarían capacitados para hacer cambios constantes en los procesos en los cuales laboran, aunque esas habilidades se pueden aprender y desarrollar en el desempeño profesional cuando hay inteligencia y orientación al logro.

Entre las fortalezas del SNET destaca que gracias a la conexión directa entre centros educativos y el sector productivo los bachilleres podrán escoger con mayor certeza carreras que tengan buenas perspectivas laborales, minimizando el riesgo de graduarse y salir a un mercado agresivo a competir por un puesto de trabajo que para ellos no existe.

Otra fortaleza es que los técnicos y tecnólogos podrán ascender laboralmente y tener una mayor y más rápida movilidad social gracias a que con el acceso a especializaciones y maestrías aumentarán sus competencias y conocimientos.

También es positivo que el gobierno se preocupe por construir politécnicos públicos que harán más fácil el acceso de todos los bachilleres a la educación superior (muy apropiado para la reinserción social de los guerrilleros menores de edad y adultos jóvenes que dejen las armas). El problema es que esa inversión seguramente implica reducir los recursos de la universidad pública, la cual en Colombia debería ser gratuita, y no lo es.

Otro punto a favor es la certificación a los profesionales empíricos (que los hay muchos y muy buenos) por sus capacidades y conocimientos. Igualmente es de resaltar el fuerte énfasis que el gobierno realiza, con subsidios incluidos, para que los colombianos jóvenes estudien carreras o programas del área de Tecnología en Información.

Por último, si creemos que la competencia favorece al consumidor o en este caso a los estudiantes, es posible que las nuevas reglas en la competencia de todos contra todos a nivel de centros educativos incremente el nivel académico de las instituciones no universitarias formando profesionales técnicos y tecnológicos altamente capacitados, los cuales aprovecharán a corto y mediano plazo las ventajas que el SNET les brinda.

Publicada el: 18 Jun de 2016

( 4 ) Comentarios

  1. Pues esto es una claridad al proceso de meritocracia instaurado por uribe velez. Pues un tecnico tambien podra ser presidente. Quien dijo que el que manda manda aunque mande mal. Pues los más corruptos son profesionales. Y los humanistas terminan vendiendo su etica por un sueldo. Vamos que desfachates. Que van a hacer cuando la educacion sea gratuita. Se acsbe el negocio socio. Y los amotrices niños estrato 6 tengan que pensar en trabajar y ensuciarse las uñas.

  2. En Colombia por desgracia la universidad no es generadora de conocimiento e investigación como debe ser. La mayoría de universidades venden programas profesionales pero en realidad son técnicos. No cuentan con áreas de investigación y menos aun invierten en investigación. Solo se limitan a repetir lo que crean o investigan en otros países, ni siquiera existe critica en esos procesos, prefieren replicarlos porque vienen de fuera.

    Por eso mismo no es descabellado lo que se propone, es más bien llamarlo como debe ser llamado.

    En Colombia no existe la universidad como tal. Pero cobran como si existieran y como si fueran universidades gringas.

  3. Tres cosas:
    1. Las humanidades están siendo relegadas, no es solo es Colombia en todo el mundo esta sucediendo ese mismo fenómeno. Eso es terrible ya que sin las humanidades no hay avance como civilización.

    2. Los sucesivos gobiernos de Colombia han destrozado el aparato económico y el emprendimiento no existe aquí solo hay tenderos por ello el punto 3.

    3.La educación superior tiene sentido en los campos estratégicos de un país. Los colombianos deben ser técnicos para valerse por sí mismos. Ojalá el MEN tome la normatividad internacional que deja bien diferenciado el College de University, puesto que a la Universidad no va cualquiera y no cualquier sitio que tenga en el letrero “Universidad” necesariamente es una.

    Algo mas, menos opinión y más argumentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Eduardo Posada Hurtado
Comunicador social-periodista graduado de la Universidad del Valle, escritor de microcuentos, cinéfilo apasionado, amante de los cómics y admirador de las personas que han errado su camino y deciden enmendarlo buscando redención.