Porque votaré por el SI

Opina - Conflicto

2016-09-25

Porque votaré por el SI

Nací el 6 de diciembre de 1990, año en el que el estado colombiano hacía grandes esfuerzos para lograr un acuerdo político con la guerrilla del M19 y al mismo tiempo combatía la inclemencia de Pablo Escobar y los extraditables. El negocio del narcotráfico en aquel entonces financiaba las balas y ponía la mayoría de muertos en el país. Una nueva generación nacía en tiempos de guerra.

Las FARC quienes habían realizado intentos de diálogos con los gobiernos de Julio Cesar Turbay y Belisario Betancourt, no participaron en la Constituyente firmada en 1991, debido a un ataque realizado al Ministro de Defensa de la época, a lo que el gobierno de Cesar Gaviria respondió bombardeando “Casa verde” un complejo de cabañas ubicado en La Uribe-Meta y dotado de agua, luz y teléfono y en donde residían integrantes del secretariado.

Ese mismo año y mientras algunos seguían haciendo la guerra, quienes buscaban la paz fueron asesinados, entre ellos Bernardo Jaramillo Ossa y Carlos Pizarro, candidato presidencial de la Unión Patriótica. Ambos líderes de izquierda y víctimas del paramilitarismo en Colombia que ya cobraba fuerzas en manos de los hermanos Castaño y apoyados por miembros del aparato estatal. El exterminio de la UP en Colombia corroboraba la tesis de que pensar diferente y ser de izquierda representaba firmar el epitafio.

A finales de los 90, Pablo Escobar y el grupo de los extraditables seguían con su afán de poner en jaque a Colombia. Secuestros y bombas en las ciudades eran el pan diario en Colombia. En 1993 el bloque de búsqueda dio con el paradero de Escobar y su muerte fue inminente. Sin embargo con ello no se acabó el narcotráfico.

Por su parte, las FARC cada vez más fortalecidos se enfrentaban con todas sus energías al estado colombiano. Su lucha armada se alejaba cada vez más del discurso que hoy representan. Ni hablar de los ataques y las masacres que vinieron después. La Chinita, Río Manso, Bojayá, los secuestros masivos, el asesinato de los diputados del Valle, el ataque al Club El Nogal, entre otros tantos.

En 1998, Andrés Pastrana al llegar a la presidencia iniciaba un nuevo proceso de diálogos, con las FARC, quizás el más recordado en Colombia. Los 40.000 KM2 que ofreció como zona de distensión en El Caguán, sirvieron para que la guerrilla pudiera fortalecerse militarmente e incrementar sus cultivos de coca. El episodio de la silla vacía y el secuestro de un avión de Aires, marcaron el fracaso y fin del proceso. Hoy en pleno 2016, ad portas de la firma del acuerdo final de paz, no se explica posición negativa de Pastrana. Que injusto ha sido con él mismo y con el país que confió en sus anhelos de paz.

Imagen cortesía de: eltelegrafo.com.ec

Imagen cortesía de: eltelegrafo.com.ec

Un año después, otro hombre que había trabajado en pro de la reconciliación y el fin de la lucha armada en Colombia, era asesinado vilmente a manos del paramilitarismo que había permeado las fuerzas del estado y el congreso. El 13 de agosto de 1999 apagaron la vida de Jaime Garzón, la orden vino del DAS en alianza con los paramilitares.

Hoy más de 25 años después de mi nacimiento, Colombia no ha vivido un solo día de paz. Mi generación nació entre la guerra, entre el sonar de los fusiles, el desplazamiento forzado y el derramamiento de sangre. A Dios gracias nunca me tocó vivirlo directamente, pero a los que sí les ha tocado, merecen vivir en paz.

El próximo 2 de octubre Colombia tiene una oportunidad valiosa de apoyar el fin del conflicto. No alcanzaremos la paz, porque el fin de la guerra no signifique que llegue la paz, pero sin ninguna duda es el punto de partida para buscar la paz. Por todo lo anterior y por más votaré sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Juan Manuel Díaz
Comunicador Social-Periodista graduado de la Universidad del Tolima. Se ha desempeñado como asesor de comunicación estratégica, organizacional y marketing político. Es columnista y redactor de contenidos para diferentes portales web y medios de comunicación digital en Colombia.