¿Por qué Robledo y no Petro?

Opina - Política

2016-11-28

¿Por qué Robledo y no Petro?

Si alguien dice que vota por Petro y no por Robledo porque este último solo sirve para criticar, seguramente no sigue al primero en su cuenta de Twitter.

A Robledo se le critica por sectario, ya que vota negativo a todas las propuestas del gobierno en el congreso y no acepta alianzas con sectores que piensan diferente a él, mientras que a Petro se le aplaude más por sus buenas intenciones y su crítica que por sus resultados. Si bien es cierto que durante su mandato en Bogotá, en materia social los números anduvieron bien, también es verdad que no llenó las expectativas siquiera de sus propios seguidores.

Toda comparación es odiosa, mucho más si se trata de dos personas que se han destacado por la excelente labor que han llevado en el Congreso de la República, pero decir que Petro es más que Robledo porque el uno hace y el otro solo critica, es una total desproporción por el solo hecho de que Robledo no ha estado en cargos de la rama administrativa; cualquier cosa que se diga sobre lo que pueda hacer no deja de ser más que una mera especulación.

Es más fácil criticar que hacer, y eso Petro y sus seguidores lo saben de sobra, pero si lo que se le reprocha a Robledo es el no presentar proyectos de ley en el Senado, entonces no se le debe juzgar el ser un criticón sino el no ser un iluso que le falta tener fe a que las 8 curules de su partido en el congreso puedan aprobar una ley que él proponga, más aún sabiendo que no va a ser aceptada por el lobby del gobierno y el del uribismo.

Ahora, la segunda crítica va encaminada al supuesto sectarismo que le impide incluso alianzas con gente de su propio espectro, como por ejemplo, el futuro movimiento de las FARC. Ante todo, cabe decir que al ser una persona autónoma, es libre de decidir con quién hace coaliciones y con quién no, pero por qué se le critica el descartar la alianza con un sector cuyos aliados más íntimos como el Partido Comunista y la Unión Patriótica, hace mucho decidieron desligársele, por lo menos ante luz pública. Ahora bien, vale la pena preguntarse si con miras a unas elecciones, una alianza con dicho movimiento le favorecería o perjudicaría.

Entonces ¿de que se le acusa a Robledo? De ser sectario por no dar su brazo a torcer y votar a favor de Alejandro Ordóñez a la Procuraduría como lo hizo Petro; de no aceptar, como lo expresó en su carta de cara a las elecciones de 2010, una convergencia con César Gaviria, introductor del neoliberalismo, del que dice Petro que lucha a toda costa; de no apoyar el TLC con Estados Unidos, como lo hizo Petro; de no hacer parte de la unión entre progresistas y Partido Verde que creó la Alianza Verde con Peñalosa (hoy su enemigo férreo) como candidato presidencial, o de no apoyar a Juan Manuel Santos en segunda vuelta en 2014 bajo el pretexto de la paz, como sí lo hicieron Petro y Clara López; o de no aplaudir por lo menos, que a Clara le dieran un ministerio en el gobierno que ella misma denunció que estaba haciendo la compra de votos más grande de la historia. Si se le cuestiona su rechazo a todo eso, y si lo convierte en un sectario, valdría la pena preguntarse si ser sectario es bueno o malo en este país.

Publicado el: 28 Nov de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Moises Anaya Villadiego
Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas - Universidad De Cartagena