Pedaleando

Opina - Deporte

2017-04-27

Pedaleando

Como lo expresé en la columna anterior Libreto cansado, en Colombia nos vamos acostumbrando a quedarnos en las discusiones menos trascendentales. Nos quedamos en la emoción que genera un post en las redes sociales y con verdades a medias. Parecemos pedaleando en una bicicleta estática, que sabemos no nos llevará a ninguna parte, pero nos hacemos la idea de que sí lo hará, que nos llevará un poco más adelante.

El turno de esta semana fue para Nairo y Mariana, ambos personajes importantísimos, quienes han dejado el nombre de nuestro país, enlodado hasta la saciedad por el narcotráfico, la guerra y la corrupción, en lo más alto posible. Hemos sufrido y gozado con ellos gracias a sus triunfos copiosos.

Nairo, con todo derecho declaró sus desacuerdos con la Federación, Mariana, por su parte, declaró su acuerdo con esta misma entidad. Lejos de que su papá sea o no parte del comité directivo, de que Nairo sea de cuna humilde, ambos tiene el derecho a dar opiniones frente a temas.

Lo desastroso es que en lugar de discutir con argumentos, con pruebas; nos hemos acostumbrado a lapidar a quienes piensan diferente a nosotros: por ejemplo, la senadora Morales, a quién le pagamos con nuestros impuestos, pretende imponernos vía referendo que las parejas del mismo sexo no puedan adoptar, con un “argumento”: el pecado.

Nos hemos acostumbrado a trivializar las discusiones centrándonos en señalar a buenos y malos, dejando pasar por  alto el fondo, la razón de las discusiones y denuncias.

Nairo dice: “hay una dirigencia que lleva más de 20 años y creo que es el momento que se vaya. No mandan todos los deportistas a los diferentes eventos, no presentan balance financiero, no acompaña a las ligas al desarrollo de las carreras, no les brindan apoyo. Pero las mismas ligas los eligen, entonces no se pueden quejar”. Ese era el grueso de la discusión, ese es el tema central, pero nos quedamos en la discusión de si Mariana sale con “Popeye” en una foto, o si Nairo iba en bici a estudiar.

El apoyo de la federación es mínimo, como lo deja ver esta comunicación del 2012:

 

Periodistas deportivos o no, ciudadanos y deportistas (no solo ciclistas) debemos hacer seguimiento a estos apoyos, y preguntarnos: ¿son suficientes y dignos para unas personas que se esfuerza en representar a un país?.

Estoy seguro de que James o Falcao no tiene que buscar otros apoyos para viajar a las eliminatorias, no tiene que tramitar apoyos del Inder o de los papás para tiquetes y hospedaje, como invita la carta a nuestros ciclistas, igual de importantes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Óscar Marín Garcés
Hablo, enseño, hago política. Detesto la corrupción, el clientelismo, desconocer al otro y a los mesías políticos. Quod scripsi, scripsi.