Palabras de Bob Dylan sobre la paz de Colombia (I)

Opina - Sociedad

2016-11-30

Palabras de Bob Dylan sobre la paz de Colombia (I)

A Hard Rain’s A-Gonna Fall

El 29 de octubre, Dylan había dicho que se sentía muy complacido con el Nobel de Literatura: “Es increíble… ¿quién iba a soñar con algo así?”. Cuando le preguntaron si asistiría a la ceremonia de entrega en Estocolmo, respondió: “Por supuesto, si es que puedo”. Mientras Dylan se decidía, me preguntaba qué pasaría si se encontraba allí con Juan Manuel Santos y se vieran obligados a cruzar unas palabras. Me resultaba imposible pasar por alto la coincidencia de dos premios tan singulares, no solo por las categorías en cuestión (Literatura y Paz), sino por tratarse nada menos que de Bob Dylan y de la paz de Colombia, dos temas que me han obsesionado desde hace años. Me pareció inevitable preguntarme qué podría pensar Dylan sobre el proceso de paz que estamos viviendo en Colombia. Sin embargo, el miércoles 16 de noviembre anunció que definitivamente no acudiría, pues tenía “otros compromisos previos”. Ese es Dylan.

En Colombia, por su parte, se anunció un nuevo acuerdo de paz. El miércoles 16 recibimos la triste noticia de un incidente entre el Ejército y las Farc –como en los viejos tiempos– que terminó con la muerte de dos guerrilleros. Esa es Colombia, solo que tal vez ya se nos olvidó. Finalmente, el pasado jueves se firmó el nuevo acuerdo, sin el aval de los promotores del “No”. Aunque se trataba de un momento histórico, el evento pasó prácticamente desapercibido.

Un extraño documento de Dylan para Colombia

Para mi gran sorpresa, el pasado martes 22 de noviembre llegó a mi correo un misterioso documento firmado por Robert Allen Zimmerman (el verdadero nombre de Dylan) con el siguiente asunto: “Colombian peace. The times, are they a-changin’?”. Abrí el correo y simplemente decía:

To be translated into Spanish and made public in Colombia. R.A.Z.

El correo traía un archivo adjunto, con algunos fragmentos de las letras de cinco de sus primeras canciones, sin ningún comentario o indicación adicional: “A Hard Rain’s A-Gonna Fall”, “Masters of War” y “Blowin’ in the Wind”, del álbum The Freewheelin’ Bob Dylan, de 1963, y “With God on Our Side” y “The Times They Are A-Changin’”, de The Times They Are A-Changin’, de 1964. En esta primera entrega traduzco los fragmentos de “A Hard Rain’s A-Gonna Fall” tal como aparecen en el documento que recibí, y hago algunos comentarios sobre el álbum al que pertenece y las circunstancias en las que probablemente fue escrita.

The Freewheelin’ Bob Dylan, lanzado en mayo de 1963

Se trata del segundo álbum de Dylan, y de uno de sus discos más memorables. Su primera canción es nada menos que “Blowin’ in the wind”, que junto con “Masters of War” y “A Hard Rain’s A-Gonna Fall”, captaron el espíritu de un momento. El álbum tiene también dos canciones de amor muy bellas: “Girl from the north country” y “Don’t think twice, it’s all right”. La icónica portada muestra a Dylan caminando del brazo de su novia Suze Rotolo en una calle helada de Greenwhich Village, NY.

dylan-i-copia

 

A Hard Rain’s A-Gonna Fall

Dylan la estrenó en septiembre del 62, un mes antes de que Kennedy anunciara el descubrimiento de misiles soviéticos en Cuba. Como lo explica Dylan en sus Crónicas, este clima de terror no era nuevo para él:

“En 1951 yo iba a la escuela primaria. Una de las cosas que nos enseñaban era a escondernos y buscar refugio bajo nuestros pupitres cuando sonaban las alarmas antiaéreas porque los rusos podían bombardearnos (…) Eran los mismos rusos en cuyo bando habían luchado mis tíos pocos años antes. Ahora se habían convertido en monstruos que iban a degollarnos y a quemarnos vivos. Resultaba curioso. Un ambiente de temor constante acaba por arrebatarte el espíritu infantil a quien se cría en él. Una cosa es asustarse cuando a uno lo apuntan con una pistola, y otra muy distinta temer algo que no es del todo real. Sin embargo, mucha gente se tomaba en serio la amenaza, y al final uno se contagiaba. Era fácil caer víctima de su extravagante fantasía (…) La amenaza de aniquilación era algo aterrador. No sabíamos qué les habíamos hecho para que se enfadaran tanto. Nos aseguraban que los rojos, sedientos de sangre, rondaban por todas partes. ¿Dónde estaban mis tíos, los defensores del país? Pues ocupados tratando de salir adelante, trabajando, ganando todo el dinero que podían y esforzándose por estirarlo. ¿Cómo iban a saber lo que sucedía en las escuelas, el miedo que se inculcaba a los alumnos?” (Dylan, 2005, p. 37)

Sin embargo, en 1963, ya Dylan había aclarado que la canción no se refería realmente a la lluvia atómica sino simplemente a “lluvia fuerte”, y dijo que cada verso es como una canción entera que simplemente no tuvo tiempo de escribir ante la amenaza de la aniquilación. Se trata de un canto antiguo, el que tenga oídos para oír que oiga:

Oh, what did you see, my blue eyed son? / And what did you see, my darling young one? / I saw a newborn baby with wild wolves all around it / I saw a highway of diamonds with nobody on it / I saw a black branch with blood that kept drippin’ / I saw a room full of men with their hammers a-bleedin’ / I saw a white ladder all covered with water / I saw ten thousand talkers whose tongues were all broken / I saw guns and sharp swords in the hands of young children / And it’s a hard, it’s a hard, it’s a hard, and it’s a hard / It’s a hard rain’s a-gonna fall.

¿Qué viste, hijo de ojos azules? / ¿Qué viste, mi joven y amado hijo? / Vi un recién nacido con lobos feroces a su alrededor / Vi una carretera de diamantes que nadie transitaba / Vi una rama negra que chorreaba y chorreaba sangre / Vi un cuarto lleno de hombres con sus martillos untados de sangre / Vi una escalera blanca cubierta de agua / Vi diez mil oradores con sus lenguas quebradas / Vi pistolas y espadas afiladas en manos de niños / Y va a ser una fuerte…  / Y va a ser una fuerte lluvia la que va a caer. 

And what did you hear, my blue-eyed son? / And what did you hear, my darling young one? / I heard the sound of a thunder that roared out a warnin’ / I heard the roar of a wave that could drown the whole world / I heard one hundred drummers whose hands were a-blazin’ / I heard ten thousand whisperin’ and nobody listenin’ / I heard one person starve, I heard many people laughin’ / Heard the song of a poet who died in the gutter / Heard the sound of a clown who cried in the alley / And it’s a hard…. / And it’s a hard rain’s a-gonna fall. 

¿Qué oíste, hijo de ojos azules? / ¿Qué oíste, mi joven y amado hijo? / Oí el rugido de un trueno con una advertencia / Oí el estruendo de una ola capaz de anegar el mundo entero / Oí a cien bateristas con sus manos en llamas / Oí a cien mil personas susurrando y a nadie escuchando / Oí la canción de un poeta que murió en la alcantarilla / Oí el sonido de un payaso que lloraba en el callejón / Y va a ser una fuerte…  / Y va a ser una fuerte lluvia la que va a caer. 

Oh, what did you meet my blue-eyed son? / Who did you meet, my darling young one? / I met a young child beside a dead pony / I met a white man who walked a black dog / I met a young woman whose body was burning / I met a young girl, she gave me a rainbow / I met one man who was wounded in love / I met another man who was wounded in hatred / And it’s a hard…./ And it’s a hard rain’s a-gonna fall.

¿Qué encontraste, hijo de ojos azules? / ¿A quiénes encontraste, mi joven y amado hijo? / Encontré a un pequeño niño junto a un poni muerto / Encontré a un hombre blanco que paseaba un perro negro / Encontré a una joven con el cuerpo en llamas / Encontré a una niña, me dio un arcoiris / Encontré a un hombre herido por el amor / Encontré a otro hombre herido por el odio / Y va a ser una fuerte… / Y va a ser una fuerte lluvia la que va a caer.

PD: Obviamente Dylan no me envió ningún correo, pero me pareció que nos vendría bien escuchar estas viejas canciones en este momento en Colombia, mientras tratamos de terminar una guerra.

REFERENCIAS

  • Cott, Jonathan (Editor) (2008). Dylan sobre Dylan. 31 Entrevistas Memorables. Global Rhythm press, Barcelona.
  • Dylan, Bob (2005). Crónicas. Vol. 1.  Global Rhythm Press, Barcelona.
  • Rolling Stone Magazine (2015). Special Collectors Edition. Bob Dylan. The Complete Album Guide.

Publicado el: 30 Nov de 2016

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Eduardo Cárdenas
Ingeniero Mecánico, con estudios en Antropología, Maestría en Ciencias de la Administración, Diplomado en Periodismo Literario. Director de Investigación de Etnológica. Profesor en Eafit y UPB. Traductor de Inglés. Aficionado a la literatura, el cine, el fútbol, la bici y la música de Bob Dylan.