Orgullo ¿de qué?

Opina - Sexualidad

2017-06-15

Orgullo ¿de qué?

Cada 28 de junio se conmemora en el mundo del Día del Orgullo. Hay marchas cada vez más multitudinarias, miles de personas salen a decir “aquí estamos” y reivindican llamarse lesbianas o gays o bisexuales o trans o, que sin nombrarse de ninguna manera, reivindican su existencia alejada de lo que se supone es obligatorio:  la heterosexualidad.

¿El origen de este evento? 1969 en Nueva York. ¿La gota que rebasó el vaso? Una redada policial. ¿El lugar? Un bar: Stonewall. ¿Los protagonistas?  Principalmente trans y lesbianas, pero la historia oficial la dejó registrada para la memoria por muchos años como solo el orgullo gay.

Cada año desde 1970 se conmemora el día del orgullo. La gente sale a marchar y reivindica derechos, reivindica que a pesar de todo y de todos, seguimos siendo una oleada que recorre el mundo en la búsqueda de conseguir la igualdad.

No falta quien se pregunta, ¿pero orgullo de qué? ¿De qué se puede sentir tan orgullosa esta gente LGBT como para salir a la calle y marchar y protestar y hacer fiesta y reivindicar?

Creo que fundamentalmente se trata del orgullo de seguir siendo a pesar de todo. Entre 2013 y 2014 fueron asesinadas 164 personas LGBT según el reporte de la organización Colombia Diversa. Seguramente en este número no están incluidos muchos homicidios en los que las familias decidieron no hacer evidentes las circunstancias de los hechos, para no afrontar el que ese miembro de su familia que fue asesinado era homosexual y que su orientación sexual tuvo que ver en la forma y las razones por las cuales lo mataron.

Cada semana conocemos – por lo menos –  un caso de gente a la que expulsan de sus casas o de sus empleos;  o de gente a la que agreden sus propias familias; o de niños y niñas que son maltratados en sus escuelas y colegios; o de gente a la que sus pastores quieren “curar”; o gente a la que el sistema de salud no atiende; o gente a la que psicólogos inescrupulosos y poco profesionales les ofrecen “curas” milagrosas que prometen ayudarles a no ser lo que ya son. La discriminación sigue siendo una realidad cotidiana para las personas LGBT.

Con demasiada frecuencia escuchamos las declaraciones de funcionarios o personas públicas que encubren su homofobia con la frase: “yo no soy homofóbico, PERO…es mejor que los homosexuales no tengan derecho a adoptar, porque pueden correr riesgos los niños” un sinsentido que sostienen a pesar de que las estadísticas de Medicina Legal demostrarían que -sí de riesgos se trata- serían los heterosexuales los que deberían mantenerse alejados de los niños.

Imagen cortesía de: Boston Herald

O “yo no soy homofóbico, pero eso del matrimonio es solo para un hombre y una mujer”; porque no han podido entender la diferencia entre el sacramento del matrimonio, que cada religión resuelve como quiere, y el contrato civil de matrimonio regulado por el Estado y al que deben tener acceso todas y todos los ciudadanos.

Así que la respuesta a la pregunta ¿orgullo de qué? Es bastante simple, pero muy poderosa: Orgullo de seguir cada día defendiendo la igualdad, orgullo de hacer nuestra vida, de construir nuestras familias, de amar a nuestros hijos, orgullo de sabernos en el lado correcto de la historia.

Salir a la calle a marchar es un acto público de resistencia. Es un llamado de atención a quienes nos escuchan a medias, a quienes no quieren escucharnos y a quienes fingen que no nos escuchan, aunque se esmeran en oponerse a todo lo que proponemos.

Las marchas también son un grito de apoyo para quienes no se atreven a marchar. Para quienes están en el clóset. Para quienes afrontan la discriminación en solitario y no saben a quién acudir para buscar ayuda. Marchamos por los que no tienen voz, también marchamos por los que no se atreven.

Por eso mismo, salimos a la calle con todo lo que somos. Con nuestros cuerpos desnudos o vestidos para la fiesta. Con nuestros gritos de rabia o de alegría. Con nuestros ritmos de rumba o de protesta. Salimos a la calle exactamente como somos: coloridos, diversos y muy fuertes. Y cada vez se unen más voces, gente que cree en la igualdad y apoya desde su realidad, aunque no sea parte de este gremio.}

Saldremos a marchar en varias ciudades del país y lo harán en muchos países del mundo. Maricas, areperas, travestis, raros del mundo, nos tomaremos las calles para decir: a pesar de la discriminación, a pesar de la violencia, a pesar de los falsos moralistas, aquí estamos y nuestra revolución del arco iris no se detendrá por nada.

Feliz Día del Orgullo gente valiente, feliz día.

 

( 15 ) Comentarios

  1. De acuerdo en lo sustancial, sin embargo hago dos observaciones: continuar planteando “salir o estar en el closeth” es perpetuar una expresión que refiere ocultamiento, vergüenza y que surge de la tradición heterosexual a manera de discriminación y por tanto nobes afirmativo de la condición LGBTI, creó más conveniente plantear “reconocerse o asumirse como” lo que lleva a definir una postura incluso política. De otra parte la homofonía es una actitud más allá con el desacuerdo en temas concretos como los que expone, se puede estar parcialmente de acuerdo o tener diferencias con, pero eso no me hace homofóbico.

    • La homofobia, en la gran mayoría de los casos, es producto de la ignorancia, de no saber.
      Por eso es tan importante hacernos visibles y salir del clóset, mostrar que somos tan cotidianos como cualquiera, que no hay ninguna rareza en nosotros y nosotras.
      La expresión “salir del clóset” tiene una tradición importante, aunque puede ser interesante plantearse otras expresiones, considero que vale la pena usar las que – al fin – se van entendiendo de manera más generalizada.

  2. Olvide incluir que debe sumarse a la nominación de la marcha el concepto de !!!dignidad!! Marcha del orgullo y dignidad.

  3. Muy bueno tu analisis pero tambien le agregaria aparte de la descriminacion social el stigma del vih/sida del cual es objeto nuestra comunidad y donde se le ha etiquetado a los Glbt como focos de contagios de las enfermedades de transmiciones sexuales ETS por tener sexo homosexual y sin proteccion (Bareback o A pelo) me pregunto el mundo heterosexual no tiene sexo sin proteccion o Apelo eso tambien se llama Bareback , los Glbt hemos sido desde entonces raiz de las enfermedades sexuales stigamtizados y lo peor estamos sufriendo un genocidio silencioso donde la sociedad es indolente , ante el vih/sida debemos dejar de culparnos nosotros mismo porque nadie es culpable de un virus creado o modificado genticamente el cual fue inoculado en la poblacion Glbt para su exterminio y donde crece un negocio farmaceutico con la complicidad de las organizaciones mundiales de la salud donde esta retenida la cura ante el vih/sida y otras enfermedades . entonces las falta de derechos , leyes que nos defiendan , oportunidades laborales , la falta de educacion , las enfermedades ETS y la intromision de la religion han ocasionado miedo por la comunidad GLBT y donde muchos con sus argumentos y fundaciones se han beneficiado de nosotros ORGULLO ¿ de que ?

  4. La resignificación de los términos no es un asunto en si mismo, debe situarse en el conjunto de circunstancias y factores en donde se gestan los acontecimientos con las que cambian las relaciones entre los seres humanos, las estructuras, costumbres, creencias, maneras de conocer o de nombrar todo lo que humanamente se puede llegar a representar y con lo que modestamente intentamos explicarnos como seres humanos nuestra estancia en el planeta y que responde a condicionamientos históricos determinados que expresan los intereses del momento, cuyos significados podemos compartir o no e incluso buscar nuevas formas interpretativas. En lo personal no veo claro que se proclame la igualdad a la par que se discrimina, si lo que se quiere decir es que la marcha es iguales entre iguales queda claro que no hay resignificación y esto deja en condiciones de peligro a quienes libremente decidimos reconocer, respetar y vivir en la diferencia, recrudece de manera inquisitiva que todo hetero si no es “converso” es un enemigo y en nuestro país eso es muy grave, la exclusión es el pan de cada día y acarrea con la intolerancia y las prácticas violatorias de todo derecho incluyendo el primer derecho fundamental. Yo la invito a que aunemos esfuerzos para transformar los factores que han originado la intolerancia en nuestro país.

  5. Elizabeth yo creo firmemente que cada persona es libre y debe luchar por hacer respetar esa libertad, entiendo que cada quien lucha con lo que tiene y con lo que cree que le puede servir, pero en ese sentido también comprendo que muchos se escudan en esa premisa para “defender”, no siempre de manera acertada, las cosas en las que cree; un ejemplo claro lo tenemos en nuestros más de 50 años de conflicto armado. Un tema que casi siempre viene impreso en cada lucha es el de la polarización, el defender algo trae intrínseco el hecho de que algunos van a querer lo contrario, por ende yo creo que un camino que todos podríamos explorar es el que nos permita analizar estadísticas como las que Ud menciona tomando en cuenta que estas cifras se multiplican si son mujeres, y casi se triplican si son niños, entonces, si los términos cambiaran a igualdad, respeto, responsabilidad tal vez se polarizaría menos y se lograría más. A mi modo de ver lo que un ser humano haga con su sexualidad, entendiendo claro que no involucre situaciones con seres indefensos, no debería ser un motivo ni de orgullo ni de humillación es simplemente una parte de su personalidad que le corresponde a el o a ella, que quiera o no manifestarlo públicamente también es un derecho que he visto vulnerado, el punto es que las luchas no deberían ser de la cintura para abajo, a nadie le deberían otorgar o negar un trabajo porque este casado o soltero, tenga hijos o no o negarle o aprobarle su participación en ningún tipo de actividad por razones que sean diferentes a su preparación, capacidad o deseo de hacerlo. Lamentablemente en el afán de defender un punto terminamos resaltando más los estereotipos que generan el rechazo contra el cual estamos luchando, la historia se construye a través de las palabras. Mil gracias

  6. “No están todos los que son pero si son todos los que están”
    Quizás pueda parecer esta reivindicación contra la homofobia y celebrando el orgullo gay frívola, culto al cuerpo , superficial y no todos los homosexuales se sientan representados por ella, ni el orgullo gay les represente, es normal la diversidad entre los homosexuales es muy variada y lo hay de toda condición intelectual, espiritual, deportiva, política, religiosa, artistas, con más valores con menos valores con más sensibilidad con menos y en todos los extractos de la sociedad y manera de ser, sentir y actual, aunque todos tienen el mismo dominador común su orientación homosexual de atracción hacia su mismo sexo en todos los planos físico y sentimental. Pero debemos reconocer y agradecer que gracias a los del orgullo gay a esa parte de la gran diversidad homosexual con su forma de ser sentir y actuar con sus más o menos plumas, afemina miento, frivolidad, superficialidad, culto al cuerpo etc, ellos como hombres en todo el sentido de la palabra han dado la cara por el resto de homosexuales que no han sido capaz o sencilla mente se han mantenido al margen por reivindicar los derechos de los homosexuales al ser reconocidos como ciudadanos de 1 clase, donde se le han permitido los derechos como cualquier persona a casarse, adopta hijos, y no considerar lo como la ciencia ha demostrado que ser homosexual no es ninguna enfermedad ni se elige solo entra en la diversidad sexual lo mismo que existen en el reino animal y forman parte de la misma creación por lo tanto no es algo antinatural que vaya en contra de la naturaleza. por eso desde aquí mis más respeto, admiración y valoración por estos hombres gay que han dado la cara y luchado por los demás gay- homosexuales por una sociedad más justa e igualitaria.

  7. “Hay que desmitificar la figura del gay, ya mucho tiempo ha estado encajonado en una serie de patrones” Habiendo multitud de diversidad entre los homosexuales, en su forma de pensar, sentir, expresarse, vivir la vida, solo teniendo en común entre ellos su orientación sexual de tener atracción sexual, afectiva y sentimental hacia personas de su mismo sexo, en lo demás puede y de hecho hay tanta diferencia como del día a la noche del blanco al negro, siendo muy respetables todas ellas, pero cada cual es un mundo muy diverso.

  8. No soy homosexual, o por lo menos, no por ahora, tengo muchos amigos gay, algunos los adoro mas que a mi propia familia, otros los aborrezco mas no por su condición homosexual, sino por su condición humana, la misma que odio de la mayoría de heterosexuales que hay “en la normalidad” sin embargo, junto con mis amigos gay, analizamos en ocasiones esas marchas y nos da pena ajena, pues la exhibición innecesaria de lentejuela, coreografías provocadoras y faltas de ética, lenguaje deplorable y otras características que, por lo menos en Medellín, se vieron este año, hacen que incluso muchos homosexuales se hayan sentido avergonzados y poco identificados, representados y reivindicados. La homosexualidad es un asunto de sentimientos, es un asunto intangible, es tan normal o tan innecesaria su exposición como cualquier otro deseo interno de cada persona. El homosexual cuenta con todas las oportunidades de ser profesionalmente hablando tenido en cuenta y respetado en todo ámbito, en mi empresa todos son queridos y tranquilos, no tienen que estar “Echándole los perros” a otros hombres (o mujeres) por el hecho de que asuman son gays, no, todos tienen su proceso de cortejo y construcción de relaciones como cualquier otra persona. El gran problema lo he visto con aquellos personajes que no respetan el entorno, que se exhiben a si mismos como si fueran unos payasos en fiesta de halloween, que, diciéndolo de manera coloquial, “van por la calle botando plumas” haciendo comentarios y provocando a la sociedad (Aun inmadura y poco tolerante) con su ademán de diva… estoy seguro que si una mujer, heterosexual, segura de si misma, sale caminando en corsé, con ligueros, maquillada, con caminar provocativo y pronunciando a cada paso un rosario de vulgaridades, también será tachada de puta, y será molestada y apartada de lo que se considera una buena costumbre. No estoy en contra del desfile, estoy en contra del innecesario despliegue de estereotipos que promueven ese día, avergonzándose a si mismos en ocasiones, y en otras, adheriéndose a un movimiento que los hace sentir aceptados, pero que no necesariamente manifiesta su necesidad de expresión, por que muchos homosexuales se expresan sin necesidad de ser públicos, ya que los derechos que yo rescato y exijo para cada amigo homosexual es su innato derecho a ser ignorados o tenidos en cuenta como cualquier heterosexual.

  9. A LA vida hay que hacerle frente como es, no como uno desearía que fuera. Muchos homosexuales desearían que el mundo los aceptara tal como son —simplemente como personas— sin tener en cuenta el que escojan a varones o mujeres como compañeros de alcoba. Pero la pura verdad es que, por lo general, el mundo no acepta plenamente a una persona de la que se sabe que es homosexual.
    Los homosexuales quizás consideren esto injusto o discriminatorio. Pero la mayoría de las personas no se sienten atraídas al modo de vivir homosexual. Si cualquiera está implicado o está comenzando a implicarse en ese modo de vivir, ése es un punto necesario que debe tener presente. El punto de vista que la mayoría de la gente tiene acerca de la homosexualidad creará problemas reales para este individuo.
    El punto de vista bíblico… ¿es severo?
    Todos hallan hoy día que les es difícil conseguir felicidad y un grado de seguridad. Pero, según lo muestran los relatos de la vida de tantos homosexuales, el derrotero de ellos es aun más incierto y, de hecho, contraproducente. Compare las confesiones de ellos mismos con las declaraciones que hizo el apóstol Pablo concerniente a la homosexualidad: “Dios los ha abandonado a pasiones degradantes . . . y [están] experimentando en sus propias personas la pena inevitable de lo que han hecho.” (Rom. 1:26, 27, An American Translation) ¿No manifiestan las confesiones de los que realmente han sido homosexuales por mucho tiempo y los resultados que se ven en su propio derrotero de vida la veracidad de estas palabras de la Biblia? ¿No conduce dicho proceder a una “pena inevitable” de frustración y desesperanza? Sí… según los homosexuales.
    Por lo tanto, no es sorprendente que la Biblia diga que la homosexualidad es ‘degradante’ y “que los que practican tales cosas son merecedores de muerte.” (Rom. 1:32) Por supuesto, depende de Dios y de su Hijo glorificado el llevar a cabo cualquier pena de muerte al tiempo debido.—2 Tes. 1:6-10.
    “Pero, ¿no es esto severo de parte de Dios?” preguntan algunas personas. Después de todo, si una persona es homosexual no tiene más remedio, ¿verdad? Es cierto que muchos opinan que un cambio es casi imposible y por eso quizás concluyan que Dios es demasiado rígido con los homosexuales. Quizás argumenten que una persona “nace homosexual” y afirmen que hay una inclinación genética hacia esa práctica. Pero si ése fuera el caso, ¿por qué es que algunos individuos son homosexuales solo parte de su vida, quizás en su años postreros? Si la homosexualidad fuera heredada, ¿no sería evidente durante toda la vida y seguiría con ellos? Eso parece lógico. Así es que algo aparte de la herencia tendría que figurar como la causa de sus acciones homosexuales.
    Un estudio sugiere que los hombres homosexuales tienden a tener menos de la hormona masculina testosterona en su sangre y menos esperma que los hombres heterosexuales. Sin embargo, aun si esto fuera cierto, es válido el punto que se presenta en The New England Journal of Medicine: ¿Son homosexuales los hombres debido a la falta de la testosterona? ¿O pierden los hombres la testosterona una vez que se convierten en homosexuales? Eso no se puede determinar positivamente.
    Algunos defensores de la homosexualidad argumentan que hay que considerar normal la práctica puesto que, según dicen ellos, se encuentra hasta en el mundo animal. Por ejemplo, se ha observado a monos machos montando a otros monos machos. Por supuesto, el solo hecho de que los animales participen de ciertas prácticas no significa que los seres humanos deberían usar eso como una excusa para imitarlos, ¿verdad? Pero, ¿realmente indica la abundancia de la evidencia reunida que los animales son homosexuales? No. La edición de 1974 de la Encyclopædia Britannica dice: “Sin embargo, esta gran cantidad de información no puede resolver el punto en cuestión en cuanto a si cualquiera de estos animales es un homosexual. No se conoce de animales adultos aparte de los seres humanos que prefieran tener cópula orgásmica con regularidad con su propio sexo.”
    Otros han dicho que la falta de un padre fuerte que guíe a la familia contribuye a la homosexualidad. No se puede negar que idealmente un niño debería tener un ejemplo varonil del cual modelar su vida. (Efe. 6:1-4) Sin embargo, si hubiera varios niños en una familia que no tuvieran padre, ¿no deberían convertirse todos en homosexuales si ésa fuera la única causa del problema? Sin embargo, eso raramente sucede. Muchos muchachos han sido criados con falta de estrecha dirección paterna y sin embargo no se entregaron a la homosexualidad.
    Virtualmente hay acuerdo entre los expertos sobre este punto: se desconoce la causa exacta de la homosexualidad. Sin duda es una combinación de factores que hace que una persona se vuelva de las normales relaciones heterosexuales y las homosexuales. Sin embargo, en el último análisis hay otro hecho que se debe tener en mente: Los homosexuales han escogido su modo de vivir. Darrel Johnson, un director de la revista Gay-Vue indica que éste es el caso:
    “Evidentemente la persona tiene el potencial de amoldarse a cualquiera o a todas las varias modalidades sexuales. Siendo esto cierto, a la larga finalmente la persona se decide por una preferencia.”
    Warren Blumenfeld, coordinador del Centro nacional de Estudiantes ‘Gay,’ hasta compara la elección entre “modalidades sexuales” a comprar un automóvil; él dice: ‘A una persona le gusta un Cadillac y a otra le gusta un auto deportivo.’
    Las personas son “gay,” entonces, porque eso es lo que quieren. Como dice la Biblia, está “en conformidad con los deseos de sus corazones.” Por lo tanto, la condenación bíblica de esta práctica está justificada cuando dice que los homosexuales, tanto los varones como las mujeres, reciben “en sí mismos la recompensa completa, que se les debía por su error”; ellos “no herederán el reino de Dios.”—Rom. 1:24-27; 1 Cor. 6:9, 10.
    Por lógica se desprende que los homosexuales pueden cambiar si verdaderamente quieren hacerlo, ¿no es así? La Biblia tiene razón cuando se refiere a algunos que participaron en esas prácticas durante el primer siglo y dice: “Eso es lo que algunos de ustedes eran. Mas ustedes han sido lavados.”—1 Cor. 6:11.
    Encuentre la vida verdadera
    ¿Es usted un miembro de la comunidad homosexual? ¿Puede decir usted honradamente que ha hallado satisfacción y realización en ese modo de vivir? Miles de homosexuales han aprendido a las duras que la “vida ‘gay’” no es “alegre.” Su derrotero, dice el homosexual William Carroll, “puede conducir al cinismo, a la desesperación y hasta al suicidio.” ¿Por qué permitir que eso le suceda a usted? ¿Por qué no cambia su modo de proceder como lo hicieron los homosexuales del primer siglo y verdaderamente disfruta de la vida?
    A todo individuo que verdaderamente esté deseoso de poner su vida moralmente en armonía con la voluntad de Dios y que quiera hallar felicidad verdadera, los publicadores de esta revista lo invitan a ponerse en comunicación con los testigos de Jehová. Ellos quieren ayudarlo a aprender cómo usted puede ‘tener vida y tenerla en abundancia.’—Juan 10:10.

  10. cada quien vive su vida como quiera, uds ya escogieron como vivirla, es lamentable que los hombres o los que dejaron de serlo mejor como homosexuales no den la cara como si lo hacen las mujeres como la que escribe este articulo y pone su foto, asi mismo sin hacer defensa de nada, las congresistas y pareja en la vida privada claudia lopez y angelica lozano frentean su condicion pero los homosexuales “hombres” del congreso aun no salen del closet y respaldan toda iniciativa en la sombra, deberian sertirse orgullosos de esto???? QUE ORGULLO !!!!
    AHORA desearia saber o conocer su punto de vista; por que se siente ud en el lado correcto de la historia??? osea que yo como heterosexual y como la mayoria de la poblacion mundial no lo estamos, ahora los raros somos nosotros????? osea que uds tienen la razon y la real verdad???? el mundo les pertenece y esta parte de la historia tambien??? gracias espero su respuesta o aclaracion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elizabeth Castillo
Mujer. Lesbiana. Mamá. Abogada. Activista. Feminista.