Nos robaron la corona

Opina - Sociedad

2015-12-21

Nos robaron la corona

No nos robaron. Nos ilusionaron. Nos hicieron creer que sí pero no y este país se siente triste y humillado. Es tal la indignación que hoy amanecimos con el seño fruncido con el estomago revuelto y el apetito escaso. No daré detalles de lo acontecido en Miss Universo porque toda la nación lo sabe y esa es la mayor muestra de nuestra actividad de domingo, ver tele.

Yo veo a mis amigos tan indignados, tan bravos, tan solidarios con el dolor de la Señorita Colombia, que se me alboroto la fe. Se me alboroto la fe por un país unido, más justo, más capaz de ponerse en los pies del otro. Anoche todos fuimos Ariadna, otros Nacional y otros Junior. Pero sí un tipo de 43 años de edad es capaz de meditar lo que puede sentir una chica de 21 años despojada de su corona, este país tiene solución.

Si logramos todos sentir el desconcierto de esa chica y recepcionar su dolor mediante sus gestos, este país tiene salvación. En últimas no somos tan salvajes como la historia actual nos narra.

Necesitamos es sensibilizarnos con lo que el televisor no nos muestra o que el televisor nos muestre esa parte de Colombia con la que debemos sensibilizarnos. Porque lo de Ariadna Gutierrez es un episodio molesto pero putamente trivial comparado con el día a día de muchos de nuestros compatriotas.

Hay reinados que si estamos ganando y que valdría la pena que nos quitaran la corona. Reinamos como el país con más desplazados de Latinoamérica, pero no nos duele porque no nos lo muestran. No es que seamos por naturaleza malos, somos mediáticos.

Imagen cortesía de: eltiempo.com

Imagen cortesía de: eltiempo.com

Somos un país al que el televisor nos pone el tema del día siguiente, en qué pensar y hablar. Que cagada con Ariadna, que bonito que nos unamos en solidaridad a ella, que bueno sería que ese patriotismo nos llevara a otros niveles y que Caracol y RCN nos mostraran las injusticias que se viven en el país del sagrado corazón para indignarnos a diario y gestar soluciones.

El reinado y los odios futboleros me han importado un rabo pero me tiene sorprendido la capacidad del colombiano promedio de sentir lo que su reina siente. Una muestra de esperanza para el proceso de paz que el gobierno está por culminar y nosotros los civiles a empezar.

¿Será que sí podemos ponernos en los zapatos de esta chica desconcertada podríamos hacer lo mismo con el reinsertado?, ¿que comprenderemos las luchas campesinas si nos la cuentan en horario triple A?, ¿será que nos seguirán pareciendo absurdos los sindicatos si analizamos números?. Necesitaremos una novela para comprender a nuestra gente, ¿será que los medios de comunicación están sintonizados con la paz?.

Ojala no perdamos nunca la capacidad de indignarnos pero ojala, mejoren o se diversifiquen las causas. Emputarnos en colectivo también es unión. Nos robaron la corona pero nos regalaron un rato de solidaridad nacional que vale muchísimo más que un reinado inoficioso.

Porque hablemos claro, pa’ que  sirve ese  titulo, ¿pa’ qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Germán Gómez
Ibaguereño. Estudiante de Comunicación social y Periodismo.Futbolista aficionado,músico a medias.Ahora ciclista. !Canta el alma de mi raza!