No sea cívico, sea gente

Opina - Sociedad

2015-12-18

No sea cívico, sea gente

Estamos en el mes mas esperado por la mayoría de los colombianos, el mes en que renace el amor en nuestros corazones, el mes en que se dan mejores  propinas porque tenemos un bono o una prima de navidad (no aplica para los contratistas, OPS).

Estamos en ese mes que somos las mejores personas porque compramos nuestra ropa nueva (cambiamos el walk in closet) o en su defecto, al menos compramos dos mudas nuevas, la del 24 y la del 31 de diciembre. Desde nuestra lógica somos mejores personas porque estrenamos y porque le regalamos nuestra ropa vieja a alguien de escasos recursos, pero ¿y si le regaláramos la ropa nueva a ese colombiano que sigue en la pobreza extrema que de seguro la necesita mucho más que nosotros, qué pasaría? ¿Y si le regaláramos una oportunidad laboral, una amistad o una ayuda desinteresada?

Usted que se queja tanto por las injusticias, usted que pasa por una invasión y exclama “¡pobre gente!”, usted que tiene tan buen corazón, usted que se queja de los abusos del gobierno, usted que es un ciudadano de bien, usted que imparte valores, ¿por qué no lo hace? agresiones_diciembre

Diciembre no es un mes para sentirse bien dando lo que le sobra, ni enero, ni abril. Usted puede dar también de lo que carece, así se libera de egoísmos, tendrá un equipaje más ligero y le aseguro que se sentirá más feliz que si estrena un 24 de diciembre pues esto solo es un costumbre consumista, una felicidad efímera y mundana.

Diciembre es ese mes en que somos mejores personas porque le vamos a dar el regalo de navidad que pidió nuestro hijo (que además lo tiene merecido), ese regalo que para obtenerlo, se debe atravesar la ciudad y usted, lo hace con orgullo, pavoneándose, sintiéndose buen padre y también buen ser humano.

Lo hace sin parar de pitar durante todo el trayecto y vociferando unos cuantos madrazos en cada semáforo, incluso llegando a empujones o golpes con alguien porque al igual que usted está buscando la edición especial de ese juguete y ya no quedan más unidades. Pero no importa es diciembre.

Usted está feliz porque no piensa en sus actuaciones y cree ser un buen ser humano, y mi opinión  es “¡ah, ok!” En ese caso y en su contexto lo entiendo usted es como cualquier otro colombiano más de los que no hace el pare, de los que le quita el turno en la EPS a la señora de tercera edad porque usted tuvo un día largo, usted es de los que da dinero en su iglesia pero pide que le den vueltos, usted es de los que le dan más dinero devueltos y siente que estuvo de buenas y se queda con él.

Usted es de los que arroja basura porque igual hay barrenderos por ahí, usted es de los que tiene esa malicia indígena, de los que si montan un puesto de arepas usted monta otro más grande al lado para hacerle competencia porque le ha ido bien a la vecina y no piensa ni remotamente en crear algo que los ayude a los dos (como montar el puesto de jugos que complemente esa microempresa).

Lo entiendo, usted es un colombiano como muchos otros. Solo le pido que aproveche estas fechas, no para ser mejor persona como usted cree, no para darle una monedita que le sobra al mendigo, no para complacer a su hijo cueste lo que cueste, aprovéchelas no para ser cívico, pero si al menos para ser gente.

Mi regalo para ustedes es esta invitación,  para que juntos contagiemos a Colombia de valores.

Feliz Navidad y feliz año nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Paola Celis
Administradora turística y hotelera, especialista en Derechos Humanos, Magister en Dirección y Administración de Empresas, Auditora en gestión de calidad, Auditora en gestión Ambiental. Actual estudiante de Maestría en Paz y resolución de Conflictos. Empresaria. Creadora de la seccional de la Mesa de Salud en Santander. Activista social.