Menos Venezuela y más Colombia

Opina - Medios

2017-05-22

Menos Venezuela y más Colombia

El gobierno está atacando a los manifestantes que, pacíficamente, salen a exigir sus derechos. Están pasando hambre y penurias, y el Estado sólo hace presencia para realizar represión a la sociedad. No hablo de Venezuela, sino de Colombia.

En estos últimas semanas, con la crisis que se vive en Venezuela, los medios hegemónicos como Caracol y RCN se han encargado de informarnos sobre lo que sucede en el país vecino, pero descuidando hechos importantes en nuestro país, como los paros en Buenaventura y Quibdó.

Promulgar el odio hacia Venezuela, parece ser la línea editorial que siguen los noticieros nacionales, en especial Noticias RCN, que nos llena de informaciones sobre la “valiente” y “heroica” oposición venezolana, mientras tachan de “terroristas” a los opositores en Colombia.

No tiene nada de malo informar sobre el país vecino, es una noticia importante. Pero darle un trato preferencial a la crisis de un país vecino cuando tenemos crisis similares en nuestra propia tierra, es tapar la realidad colombiana con los problemas de otros.

El periodismo está en crisis, su imparcialidad parece tambalear. Los noticieros informan sobre la oposición venezolana de una forma sesgada, generando el odio hacia Maduro, cuando solo deberían hacerle comprender a la población receptora la situación en Venezuela.

No solo es el trato diferenciado entre la oposición colombiana y la venezolana, la segunda llevada a un nivel más elevado o correcto. Sino, la falta de solidaridad con los hechos ocurridos en Colombia. En Venezuela están reprimiendo los derechos de las personas con la violencia ejercida por la policía antidisturbios, como lo está haciendo el ESMAD en Buenaventura o en Quibdó, debido a las protestas por la escasez de recursos básicos en estas regiones olvidadas por el Estado colombiano.

¿Por qué los medios no informan de manera diferente la represión violenta que se vive en Buenaventura y Quibdó, con respecto a la hecha en Venezuela? Las dos cuentan, en Colombia y en Venezuela se usa la violencia para callar a los que, pacíficamente, salen a hacer valer sus derechos. Pero, al parecer, en Colombia son “vándalos” y en Venezuela “heroes”.

Imagen cortesía de: teleSUR

El caso de Venezuela es particular, y es que no es una oposición organizada, se encuentran grupos pacíficos, otros violentos y unos vándalos, que aprovechan el caos para beneficio propio. Eso tampoco lo muestran los noticieros. No hay sólo una cara de la realidad, siempre hay algo más que la simple imagen, siempre existe algo más allá, y eso es lo que debería buscar el periodismo. Informar con criterio, dando una visión imparcial de los hechos, algo que en Colombia no ocurre.

Generar el odio hacia Venezuela parece ser la clave de los noticieros del país. Cuando se odia al extranjero, se cohesiona la sociedad. Donald Trump ya lo reflejó en su campaña presidencial, quiso unificar al pueblo estadounidense bajo el lema ‘Make America Great Again’, promovió políticas contra los musulmanes y los latinoamericanos, y ganó. Parece que eso quieren los medios en Colombia, infundir el odio y el miedo al otro.

El periodismo colombiano debería reflejar la crisis que viven muchas ciudades del país con la misma dedicación con la que informan sobre Venezuela.

Sin embargo, deben mostrar que los colombianos están siendo violentados, es verdad que hay ciertas personas que se aprovechan del caos y generan vandalismo, pero las marchas pacíficas están siendo acalladas por la fuerza pública, justo como en Venezuela.

La responsabilidad periodística en Colombia parece desaparecer con los años. No se puede ser ciento por ciento objetivo, eso es un hecho, pero los medios tiene que mostrar una realidad lo más objetiva posible, sin sesgos, sin parcialidad, sin odio. Informar y hacerle comprender la realidad a la población, no es tan dificil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nicolás
Periodista y politólogo en formación. Alejémonos de los radicales.