Me declaro feminista

Opina - Sexualidad

2016-10-19

Me declaro feminista

A propósito de una publicidad causante de conmoción, me ha generado curiosidad de un tiempo para acá, una serie de comportamientos tanto de hombres como de mujeres ante ciertas circunstancias y he quedado perplejo, y ya que últimamente recobró vida el tema del “feminismo” y el “machismo”, voy a hablar de ambos.

La cultura conservadora y reservada en la que se movilizaba antes la sociedad, permitía la primacía de un género sobre el otro, en donde el hombre como cabeza era quien decidía y merecía el respeto de cualquiera que perteneciera al hogar, pero las cosas van cambiando y la sociedad va evolucionando junto con ella; la mujer asumió un papel relevante que se necesitaba desde años atrás, unos roles que ni siquiera el hombre ha llegado a conocer y habilidades en las cuales nosotros nos quedamos atrás.

Necesariamente tenemos que reconocer los hechos sociales que creaban un ambiente hostil para que las mujeres pudieran desarrollar todas las capacidades con las que cuentan; una personalidad subyugada a la decisión de un tercero, no era el mejor camino para que el mundo saliera adelante. Siempre he sido un admirador de lo que las mujeres pueden lograr ¡y es asombroso!, caemos en un cliché cuando decimos que es el sexo débil pero de eso no tienen nada; es más, en situaciones a los hombres nos dejan atrás, y eso hay que aplaudirlo. De todo lo que las cohibieron en el pasado, es en el presente cuando tienen el derecho de aprovecharlo y disfrutarlo al máximo.

Nunca he estado de acuerdo con que los hombres tengan a las mujeres como propiedad privada, y aunque me parece más una muestra de inseguridad por parte del hombre que de docilidad de la mujer, se trata de un pensamiento errado, ¡SÍ! Y es real, somos incompletos sin ellas, pero lo que es de admirar es que ellas son completas sin nosotros. Qué ironía, ¿no? Tuvimos a nuestro complemento sin derechos, sin oportunidades, ni maneras de seguir adelante y es la hora en que aún se ven discriminadas tanto social, laboral y religiosamente.

Es entonces donde nace el feminismo, que busca aceptar a las personas como iguales, empoderar a las mujeres que por años pensaron que no podían tomar sus propias decisiones, llenarlas de valentía para creer en sí mismas,  y con ello, romper el esquema único del machismo. Fue en ese momento también cuando los hombres, sin miedo a estereotipos, quisieron expresar sus sentimientos, donde la imagen del “macho-macho” comenzó a replantearse, ya que no es la única manera de demostrar la hombría.

Por el contrario, el machismo no es más que un comportamiento retrógrado y canalla, que hasta el momento no le ha aportado nada al mundo (me disculparán si los ofendo) y en donde la idea principal es que el hombre es superior a la mujer. De aquí me surge una duda, si no soy machista ¿necesariamente soy feminista?

No, no soy feminista, o quizás sí, siempre y cuando me sea entendido como un hombre que no tolera cualquier inclinación en contra de las mujeres, como un hombre que valora cada paso que dan para seguir adelante y  dejar huella en la sociedad, un hombre que admira y siente un profundo respeto por lo que han logrado históricamente. De no ser entendido así, entonces soy un simple solidario con la causa. Como amante de los derechos,  pienso que se le deben reconocer todos, en lo absoluto; pero también estoy de acuerdo con que las consecuencias de sus actos sean iguales a las de un hombre, cualquier delito, cualquier acto que genere controversia dentro de una sociedad, deber ser resuelto de la misma manera como si lo hubiera hecho su género contrario. Claramente, se le brindan derechos pero también responsabilidades, de alguna u otra manera deben asumirlas y hay mujeres que abusan del papel que están jugando, eso tampoco puede permitirse.

En cuanto a los hombres, debo decir que pueden asumir el rol que la mujer tenía cuando los derechos aún no se le reconocían; ¿y por qué no? ¿Qué se nos quita? La hombría seguirá intacta, aumentaría si eres capaz de reconocer labores equitativamente y de valorar el trabajo que hacían las mujeres a lo largo de la historia, pero no es fácil, lo sé, y menos en una sociedad machista como la nuestra. Estoy pensando qué diría Edilberto “Beto” Barreto, fundador del “Movimiento machista” en Casanare, si llegara a leer esto. Según él, el machismo es su mejor virtud ¿Qué tal? Hay un dicho muy famoso: “Dime de qué presumes y te diré de que careces”, ojalá Don Beto no salga pateando con las dos.

A lo que quiero llegar con todo esto es que, en la actualidad la división entre feminismo y machismo es una categoría más en donde al ser humano le gusta estar. La invitación es a reconocerle a cada quien sus derechos, que el respeto sea la primacía; la igualdad también es el camino para construir un futuro mejor, claro, sin sobrepasar los preceptos establecidos en nuestro territorio.

Publicado el: 19 Oct de 2016

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Félix Valera
Estudiante de derecho oriundo de Valledupar (Cesar), apasionado por la escritura desde un punto de vista personal pero basándose en problemáticas por las que está pasando la sociedad, preocupado por la juventud de hoy en día y el futuro del país, interesado en una política bien hecha y fiel creyente de que todo se puede mejorar.