Marcados por la radio

Narra - Medios

2017-07-08

Marcados por la radio

El miércoles 4 de julio de 1984 en la ciudad de Medellín, sale al aire la emisora Veracruz estéreo en los 98.9 del dial en la frecuencia modulada. Fue una gran apuesta que algunos empresarios hicieron únicamente con la idea de regalarles una emisora a los jóvenes de la ciudad.

Carlos Alberto Ríos uno de los 4 fantásticos que comenzó en el proyecto, recuerda que fue a él a quien le tocaba iniciar pues tenía por costumbre madrugar: “Llegué a las 5 y media de la mañana de ese lunes. Era nuestro sueño hecho realidad, pues pasábamos al FM. Pero la verdad, empecé a revolver algunos discos, pues la música que había la llevamos nosotros mismos, pues allí íbamos a empezar de cero. Y recuerdo que no tenía ni idea que poner a las 6 que me entregaban el turno. Hasta que así, como de la nada, salió the logical song”.

La música tranquila que hasta ese momento se radiaba en dicha frecuencia, de pronto y sin previo aviso, se vio interrumpida por un sonido nuevo, joven y para rematar en otro idioma. (Escuche aquí el lanzamiento de Veracruz el 4 de julio del 84)

Los 4 conquistadores del FM fueron Donnie Miranda, Tito López, Carlos Alberto Ríos y Jhon Jairo Muñoz; quienes a partir de ese día, inundaron la ciudad con “el lenguaje de la nueva gente”. Ellos ya hacían radio pero en AM. Su escuela fue la Voz del Vine, donde particularmente Tito y Donni venían desde finales de los años 70.

Carlos recuerda que “ese primer día, los teléfonos se dispararon y nosotros no entendíamos la rapidez del público pues cuando estábamos en AM, no podíamos anunciar ningún cambio, ni mucho menos que nos íbamos para la competencia”.

Cuenta que el empresario Alberto Vásquez, quien fue el que les dio la oportunidad en Veracruz, les había dado un plazo inicial de 3 meses y “si la cosa no funcionaba, pues simplemente nos íbamos. Y los 3 meses se convirtieron en un proyecto de vida, que duró alrededor de 20 años”.

Despiértese con Veracruz
“Una de las ideas que nos surgió, fue el hacer un programa de la mañana. Un espacio en el que uno se despertara, prendiera el radio y le conversaran de temas bacanos, le pusieran música y no le hablaran de noticias que siempre eran malas”.

El formato inicialmente contó con notas pregrabadas de música o cine, pero después de estudiar los show de la mañana de las emisoras norteamericanas, se atrevieron a realizar el programa en vivo y de incorporar en su equipo a humoristas que hicieran del rato mucho más agradable.

En 1985, Tito viajó a Nueva York y comenzó a oír de cerca la radio norteamericana en especial el Morning Zoo de Scott Shannon en Z-100, que sirvió para la creación del primer programa de la mañana juvenil en Colombia y uno de los primeros en Latinoamérica.

La página de los viernes
“A nosotros nos llegaba mucha información musical. Queríamos compartirla con los oyentes pero en algo distinto a la radio; fue así como se nos ocurrió proponerle al periódico El Colombiano, una sección los viernes para compartir las cosas de la emisora con los oyentes lectores. En dicho periódico se escandalizaron con la mera idea de que un grupo de locutores peludos invadiesen las páginas de un diario conservador. Nos fuimos para el periódico El Mundo y allí nos acogieron con los brazos abiertos”. Para muchos fue el primer contacto con el idioma inglés, pues en dicha página, aparecía la letra de alguna canción del momento en inglés y en español.

“Era algo muy especial porque la gente recortaba la letra para coleccionarla. Mucho tiempo después, fueron ya los del Colombiano quienes nos invitaron a formar parte de las páginas de circulación de los viernes”, cuenta Carlos.

La televisión
Veracruz estéreo se convirtió en un fenómeno social y fue tanto su alcance, que muy pronto y gracias a la mente abierta del gerente incursionaron en la tele: “Teleantioquia ya llevaba más o menos un año al aire. Algún día le propusimos a nuestro jefe que gestionará un espacio en televisión, pues nosotros podíamos conseguir el material audiovisual. Y así fue como llegamos a tener un programa de videos de lunes a viernes en el canal regional”.

Dice Carlos Alberto, que la televisión les permitió cambiar el imaginario que la gente tenía de los rockeros. Quienes eran considerados “marihuaneros, peludos y que no se bañaban”. “Al principio fue muy duro enfrentarse a la cámara y que la gente se acostumbrara a que esa voz que oían en el radio, tenía un cuerpo y una imagen”.

Embajada Británica
En 1986 y tras la salida de Jhon Jairo Muñoz del equipo, ingresa a la emisora Mauricio Pérez quien le daría vida a un programa que quería radiar la música y los nuevos sonidos venidos directamente de Reino Unido.

Mauricio recuerda que: “ese programa me lo inventé yo, a raíz de mi fanatismo por la música de Inglaterra, con la cual me identificaba y aún lo sigo haciendo. A nosotros semanalmente nos llegaban 15 o 20 trabajos discográficos directamente de Gran Bretaña; y entonces yo con toda la música ahí, pedí permiso para hacerlo. Recuerdo que era los domingos de 3 a 5 de la tarde. Mucho tiempo después ya en la emisora virtual la clásica, grabé muchos programas de Embajada británica y hasta hace muy poco todavía, se podían escuchar directamente ahí en la página de la emisora”.

El lenguaje de la nueva gente
Mauricio explica que el fenómeno sociocultural llamado Veracruz estéreo, “se debía a que nosotros le hablábamos a los jóvenes de una manera descomplicada. Les decíamos lo que querían oír, tratábamos los temas que le interesaban a la juventud y obviamente, todo esto combinado con buena música”.

“Llegamos a tener mucho poder. Pero nunca quisimos utilizarlo para manipular. Éramos auténticos y eso se traducía en la más alta sintonía en la ciudad”, y añade “Es que todo se confabuló porque teníamos todas las armas. El periódico los viernes era nuestro, porque la gente corría a comprarlo para ver los chismes de farándula, consultar los listados de la música de la emisora y por supuesto, la canción de la semana. Teníamos programas de videos y era una forma de penetrarle al público por todas partes y por eso fuimos un fenómeno que no se ha vuelto a ver en la ciudad”.

Ambos djs coinciden en que el éxito de la emisora se dio porque eran un gran equipo de trabajo, donde unos eran los humoristas, otros los investigadores, otros se dedicaban a lo técnico de la radio y así salía al aire un buen producto.

Pioneros en la tecnología
En 1988 y con todo el éxito de la emisora, Veracruz incursionó en la forma de hacer radio en la ciudad, al adquirir un software que simplificaba la tarea de programar y emitir los contenidos. Se trataba del musical Selector, un programa que conocieron Tito y Donnie en una visita que realizaron a varias emisoras del sur de la Florida, adquiriendo así la primera licencia para Latinoamérica.

El rock en español
Comenzó como un fenómeno de bares. Se fue metiendo en la ciudad y la gente cantaba las canciones, a pesar de que los djs eran renuentes a aceptarlo dentro de sus programaciones. “Hasta que llegó el momento en el que dijimos. Gústenos o no, es un fenómeno que se está tomando las calles. En ese instante nos dimos cuenta de que debíamos incorporar al equipo a las dos personas que más sabían en el momento del boom del rock en español. ‘Vicky tru y Carlos Alberto Acosta, llegaron a la emisora para refrescar la movida y radiar los nuevos sonidos en español”

A finales del 89, llega al programa de la mañana Juan Machado, quien empezaría a imprimirle el toque de humor que los caracterizaría durante la siguiente década. Su personaje chepita, nace porque alguna vez les dio por distorsionarle la voz a Juan, quien quedó hablando como una mujer un tanto robótica.

“De ahí vinieron más personajes como Pochito que lo hacía Mauricio, las imitaciones de Andrés Tamayo, los personajes de Diego Briceño etc.”. Recuerda Carlos Alberto.

El principio de un final esperado

La llegada de la nueva década, le dio a la emisora un aire más dance pop. Era una apuesta comercial para arrebatarle terreno a la naciente Radioactiva. Al equipo llegó Diego Ramírez, con ideas revolucionarias que equilibraron un poco la programación discotequera de los fines de semana, con elementos de nuevo rock.

A finales de los años 90, la emisora comienza a decaer. Bajo la dirección aún de Donnie Miranda, muchos procesos se empezaron a debilitar. Recuerda Carlos Alberto que Donnie ya se la pasaba viajando, muchas cosas las delegaba y se hallaba metido en otros proyectos que le quitaban más tiempo de lo habitual. “La radio es para dedicarle todo el tiempo que uno tenga porque si no, empieza a ceder terreno que aprovecha la competencia. Y eso fue lo que nos pasó. Descuidamos los oyentes y se fueron la gran mayoría para Radioactiva o la Superestación que ya había vuelto. Donnie se volvió empresario de discoteca y ya las cosas no se hacían por la pasión, sino que había un interés muy personal”

Con el nuevo siglo, las cosas terminan de empeorar; se renueva el equipo, cambia la gerencia y empieza a desvirtuarse el proyecto llamado Veracruz. El 13 de agosto de 2002, entran a hacer parte de la emisora, los ‘Zape Pelele’, provenientes de Radioactiva, cambian el que por años había sido el programa insigne de Veracruz, por el llamado ‘Huevo Matutino‘. Llegaron junto a Santiago Rendón con una propuesta donde se quería dar prevalencia al rock actual, con algunos elementos de pop.

Dice Carlos Alberto que con la llegada de los zapes, quienes a propósito lo hicieron en una de sus vacaciones, “la cosa si se terminó de fregar pues fueron ellos quienes se encargaron de enterrar a Veracruz. Sumado a esto, la cadena Caracol se interesó en la compra de la emisora y ahí sí, apague y vámonos”.

El primero de enero de 2005, Caracol Radio de propiedad de los españoles Prisa, entran como dueños de Veracruz. Empiezan por modificarle el nombre y desde ese momento va a llamarse Veracruz Cuarenta Principales, para darle entrada a la cadena juvenil internacional de emisoras de éxitos.

Las alarmas se prendieron en Medellín, pues en los últimos 2 años habían desaparecido dos de las emisoras juveniles más fuertes: Radioactiva y la Superestación. En el Festival Altavoz de 2005, se vio una pancarta que agradecía a Veracruz por haber sido referente de la radio juvenil en Antioquia. Y a pesar de que desde Caracol minimizaron el hecho diciendo que los “pelaos” eran muy empeliculados, algo quedó en el ambiente.

El domingo 26 de noviembre del año 2006, fue el último día al aire de la emisora Veracruz estéreo. Para quienes en ese momento la escuchaban, se les hizo extraño que justo ese día, solo se escuchara música, sin ningún tipo de publicidad y sobre todo, a micrófono cerrado.

Algo andaba mal y los chismes de radio pasillo indicaban que ahora sí, Caracol acabaría con la gran institución de la radio juvenil en Antioquia. Al día siguiente en la misma frecuencia en la que 22 años atrás sonaría por primera vez la banda Supertramp, un reggaeton envolvió el aire.

La nostalgia se apoderó de los no tan jóvenes que veían como los recuerdos se arrastraban como hojas secas en el tiempo y una música suave se iba llevando las letras de ese nombre que jamás se volvería a escuchar en el dial.

Adiós a una generación que le gustaban las cosas bien hechas. Adiós a música para soñar despiertos, despiértese con Veracruz, gente 98.9, las maratones de música, las tardes de éxitos y adiós a esa identificación radial que por siempre se recordará y que aún se escucha en los corazones de sus miles de oyentes:  “Veracruz estéreo FM. HJBJ, 98.9 megahercio Medellín”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mauricio Ceballos
Mauro Ceballos Montoya (Junnio), es abogado, comunicador social-periodista, amante de la literatura, la música, la radio y los animales. persona sensible, buen amigo, alegre y optimista. le gusta hacer las cosas bien y por eso es algo perfeccionista. no le gustan las injusticias y trata de no quedarse callado, aunque a veces es difícil. tiene la costumbre de malpensar, porque dice que así está más consciente de su realidad. por último, quiere compartir con usted, este pequeño escrito que en mucho o en parte, lo condensa todo: Puro humano. Soy juez y parte, fiscal y defensor, luz y oscuridad, ángel y demonio, egoísta y altruísta, tímido y despierto, soy la duda y la razón, lo ideal y lo absurdo, creyente y necio, trasparente y mentiroso. Soy la contradicción perfecta, humanidad pura.