Luis Pérez, ¿qué es poesía urbana? 

Opina - Sociedad

2017-04-15

Luis Pérez, ¿qué es poesía urbana? 

Manuel Mejía Vallejo, Epifanio Mejía, Gonzalo Arango, Porfirio Barba Jacob, solo por mencionar algunos poetas antioqueños, deben estar revolcándose en sus tumbas por la decisión del Gobernador Luis Pérez de otorgarle el escudo de Oro a Juan Luis Londoño Arias, más conocido como Maluma. Y no es para menos, en el auditorio donde se dio el reconocimiento, nuestro gobernador dijo públicamente que este cantante es un “Poeta urbano”.

Preguntas surgen: ¿qué lee el gobernador?, ¿acaso unas pocas líneas con un sonsonete pobre en donde el sexo, casi la pornografía, aparece como un hachazo a la estética, son poesía para él?, ¿cuál era la verdadera intención de ese premio?, ¿no le dio vergüenza condecorar este esperpento de música?

El gobernador aquí posó de ser un conocedor aciago de la estética, pero se descachó. Su “Poeta urbano” cantó en la ceremonia una canción copiosa y hasta en relación con el barroquismo (es tanta su complejidad): “Cuatro babys”; y ahí mostró su lírica, su estética y su amor por el cultivo del lenguaje, tan perseguido por la poesía.

Una bella canción, sí, que no se compara con las letras de Joaquín Sabina o de Lucho Bermúdez. ¡Y ni qué decir de la métrica y rima!, son envidiables. ¡Ya quisiera Federico García Lorca, haber conocido a este “Poeta urbano” para aprender tan exquisitas argucias narrativas y creativas!, se moriría de la rabia por tan bellos versos.

Aquí una estrofa de la canción:

La tercera me quita el estrés
Polvos corridos, siempre echamos tres
A la cuenta de una le bajo la luna
Pero ella quiere con Maluma y conmigo a la vez

Aquí una estrofa del poema Canción de vida profunda de Porfirio Barba Jacob:

Y hay días en que somos tan plácidos, tan plácidos…
(¡Niñez en el crepúsculo! ¡Lagunas de zafir!)
Que un verso, un trino, un monte, un pájaro que cruza,
Y hasta las propias penas nos hacen sonreír.

La comparación no es solo copiosa, sino abrumadora. Mientras que en la canción sobresalen los versos libres con alusiones zafias y descuidadas, carente de figuras literarias y de ennoblecer el cuerpo y el amor; en el poema surge una preocupación por el lenguaje y el de sugerir imágenes cuantiosas y diversas mediante sinécdoques y pasajes bucólicos, que hacen que de la lectura una experiencia estética que alegra el alma.

Por otra parte, es de resaltar que nuestros dirigentes siempre han condecorado a muchos de los mejores artistas de nuestro territorio, que no solo han mostrado un amor por el lenguaje, también un compromiso por el cambio y transformación de una sociedad. Por esa razón, las premiaciones han sido estudiadas, analizadas y puestas a consideración de críticos y de la aceptación de círculos sociales; cosa que no es evidente en esta premiación, que surge más de una motivación política y de mostrar un consentimiento con el mensaje simbólico evidente en este tipo de género musical, que de evidenciar un talento creativo y original.

Luis Pérez, quiso mostrarse en sintonía con las nuevas generaciones. Mostrar que los años no son sinónimo de exclusión o de “los tiempos pasados fueron mejor”; sin embargo, dio pie a que una decisión política opacara la lucha que ha mantenido la poesía por mantenerse en un mundo cada vez más básico.

Su decisión le dijo a las nuevas generaciones que leer a nuestros grandes poetas, y dentro de ellos el creador del himno antioqueño, es una perdedera de tiempo, un acto en desuso que no va en relación con las alegorías hechas por el “poeta urbano”. El mensaje es claro: es mejor escuchar las letras de las canciones de Maluma porque eso sí alimenta el alma y nos brinda regocijo. Esos versos nos inspiran cuando vemos las nubes contaminadas de Medellín, ese… ese ritmo es invaluable e irrepetible. ¡Lástima da esta premiación!

Imagen cortesía de: pulzo.com

Claro que dentro de este homenaje hay ganadores. Y el primero es el Gobernador, quien acaparó la atención de los medios y redes sociales, y se adjudicó unos puntos más en esa imagen favorable que le dan las encuestas. También Maluma, que incendió más la discusión cantando en su premiación su tan afamada y despreciada canción y con eso se dio a conocer como provocador. Pero también hay perdedores. La mujer, puesto que el dirigente confirmó que más que un ser humano aportante es un objeto sexual incompleto sin el yugo del hombre; la poesía, que poco a poco está pasando de ser la musa de la estética de la palabra a la ser la esclava de lo grotesco.

Luis Pérez supo la lección. Supo que crear polémica le da popularidad y le sube unos punticos más en la encuestas. Supo que es la mejor manera para opacar los pocos logros que ha tenido su administración. Poner una pantalla enorme para que nadie vea la nada que hay al otro lado. Por esta razón, también decidió anunciar que le dará una condecoración a JBalvin, otro reguetonero que en muchas de sus canciones, instrumentaliza del cuerpo femenino, simplifica el amor y simplifica la poesía.

Aquí es necesario recordar un verso del poeta santafereño Jorge Robledo Ortiz “Siquiera se murieron nuestros abuelos”, y no vieron la desventura en la que hemos convertido esta ciudad, llena de  motos y de carros que asfixian la vida, llena de edificios que opacaron el paisaje de nuestras montañas, llena de gente idiota que le dice “poesía urbana” a una montón de sandeces metafóricas que denigran a la mujer y la inteligencia. ¡Eh! “siquiera se murieron los abuelos”.

( 1 ) Comentario

  1. ReplyJuan David Castaño Roldán

    Pienso que está dándosele demasiada importancia a un hecho, que por su misma naturaleza, ha de olvidarse o apenas recordarse dentro de poco.

    ¿Por qué rasgarse tanto las vestiduras por algo tan vacío como es un premio que no representa realmente a nadie?

    Generalmente, como seres humanos, nos molestamos cuando se impulsa o da visibilidad a algo con lo que no estamos de acuerdo… sólo porque no hace parte de nosotros.

    Bienvenidos a la sociedad donde nos hemos despachado a machete y pólvora por no tener la capacidad de reconocer al otro como un igual, a la hora de expresarse, y como diferente a la hora de pensar…

    Como decía alguien por ahí: “Estoy completamente en desacuerdo con lo que dices y moriré si es necesario para que conserves tu derecho a decirlo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esteban Gómez Correa
Licenciado en Humanidades, Lengua Castellana de la UdeA. Soy docente del Tecnológico Católico de Occidente -Tecoc-, además de esto ganador de la beca de creación arte y cultura CDCM 2009 con el cuento "El fuego del destino". Apasionado y amante de la controversia.