Los errores de Bogotá que no debe cometer Cali

Opina - Política

2016-06-01

Los errores de Bogotá que no debe cometer Cali

Del Cartucho o del Bronx en Bogotá al Calvario en Cali no hay ninguna diferencia, y de allí la importancia que el alcalde Maurice Armitage no termine pareciéndose a Enrique Peñalosa.

Lo sucedido en Bogotá en 1990 durante la primera alcaldía de Peñalosa, se repite ahora con su segundo mandato, con la muy conocida “calle del Bronx”.  El alcalde de Cali debe revisar la historia para que el proyecto Sucre, San Pascual y el Calvario, con Ciudad Paraíso no terminen como el parque del Tercer Milenio en Bogotá.

Revisemos pues la historia: Peñalosa en 1990 decidió recuperar la Calle del “Cartucho”, llamada así por la flor del Cartucho que florecía en las casas del Barrio Santa Inés durante las épocas de invierno. Sucre, San Pascual y el Calvario en Cali también fueron sectores residenciales que sufrieron un paulatino deterioro, tal cual Santa Inés en Bogotá.  Las familias se mudaron a otros barrios de la capital de la república, como de la capital del Valle.

El Cartucho en Bogotá y el Calvario en Cali empezaron a ser ocupados por familias en situación de desplazamiento, comunidades indígenas también desplazadas por el conflicto armado en sus territorios, personas en situación de calle, prostitutas y sus pequeños hijos.  En Bogotá tras la demolición de las casas del “Cartucho” que dieron paso al parque del Tercer Milenio, el resultado ha sido evidente: no hubo tal recuperación porque el problema solo se desplazó hacia el lugar intervenido por Peñalosa en su segundo mandato, el Bronx.

El Parque del Tercer Milenio tampoco se convirtió en un espacio para el disfrute ciudadano, también se los tomaron las bandas de delincuentes y habitantes en situación de calle que con sus excrementos intimidan incluso a las autoridades cuando éstas pretenden hacer cumplir la ley.  Virales son los videos que circulan en las redes sociales sobre la forma como actúan los criminales que despojan de sus accesorios a los vehículos que circulan por el sector.  Los problemas del “Cartucho” se desplazaron al Barrio San Bernardo, contiguo al Parque del Tercer Milenio, y al Bronx.

La ausencia de una política social para quienes en el “Cartucho” residían, trajo como resultado solo el desplazamiento del problema.  El “Bronx” se convirtió en un territorio inexpugnable, mucho más complejo que el demolido “Cartucho”, donde la explotación sexual de menores de edad no era un secreto para nadie.  Drogas y sexo se comerciaban sin que a las autoridades pareciera importarles lo que sucedía ahí cerca de la casa de “Nari”.

El rescate de más de 300 niños y niñas de las fauces de la bestia que los esclavizó sexualmente a cambio de drogas, es sin duda una decisión que todos aplaudimos, pero… ¿solo dos capturados? En todo ese engranaje de delito y maldad, ¿sólo dos capturados?  Y qué decir de las hordas de personas en situación de calle que atacaron centros comerciales y ocasionaron una revuelta en la Plaza España.

Peñalosa volvió a atacar el problema sin tocar la raíz del mismo y el resultado fue el mismo que más de dos décadas atrás.

"El Calvario" en Cali. Imagen cortesía de: eltiempo.com

“El Calvario” en Cali. Imagen cortesía de: eltiempo.com

En Cali también están buscando solucionar el problema del “Calvario”, sector deprimido, donde reinan los mismos males enumerados atrás, también están demoliendo y desplazando personas en situación de calle que se toman otros espacios.  En el Calvario se levantará Ciudad Paraíso, un proyecto dejado por el anterior alcalde Rodrigo Guerrero, que interviene el centro de la ciudad en los barrios San Pascual, Sucre y el Calvario, entre carreras 10 y 15, con calles 12 y 17.  Este proyecto tampoco contempla un plan social para quienes habitan en el sector en cuestión.  Un veedor ciudadano dijo que de seguir las cosas como van, ya Cali no tendrá un “Calvario” sino cien.

La solución demanda más que el pago de unos meses de arriendo en el caso de los inquilinos, o la asignación de viviendas de interés social a los propietarios.  También debería contemplarse la forma como hoy se ganan la vida unos y otros.  El alcalde Maurice Armitage tiene una gran oportunidad para redensificar y hacer renovación urbana con rostro humano, ojalá y no la desperdicie, porque de otra forma, las imágenes de lo sucedido en Bogotá, se repetirán en Cali.

El gobierno de Peñalosa en su primera etapa nos dejó el Trasmilenio allá y el MIO acá, y ello no sería malo de no ser por la incapacidad caleña de ver los errores del sistema bogotano para evitar cometerlos en el MIO. ¿Será que Armitage sí podrá aprender de estos errores para no cometerlos aquí?  Está a tiempo señor alcalde, no peque de terco, la ciudadanía caleña espera todo de usted.

 

( 1 ) Comentario

  1. Alicia, estas mezclando peras con manzanas, una cosa son los habitantes de una parte del calvario y sucre que llegan allí por pobreza o desplazamiento, como los Emberas que vivian allí, y otra cosa los habitantes de calle que viven allí por ser drogodependientes. Los segundos se pueden comparar con la población del Bronx, los primeros no, porque hasta ahora nadie ha reportado entre la población del Bronx personas que vivieran allí en pobreza extrema o desplazamiento, lo que se reporta es un ejército de drogodependientes al servicio de los nuevos mafiosos del microtrafico. Son dos problemas distintos, para pobres y desplazados si a los subsidios de vivienda, para los drogodependientes tratamiento de su problema como una enfermedad que és y problema de salud pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alicia Sarmiento
Periodista, abogada de la Universidad Santiago de Cali y libre pensadora.