Liliana Rendón y la traición del gamonal Uribe

Opina - Política

2015-07-21

Liliana Rendón y la traición del gamonal Uribe

Lo dijo la misma Liliana Rendón: “yo respeto la ley, pero no la palabra de (Álvaro) Uribe, que no vale nada”. ¿Quién cree en Álvaro Uribe Vélez? La plebe. No los políticos. Hay posiciones convenientes que pueden dar réditos políticos, como llegar al Congreso de la República arrastrado por la imagen de quien fue presidente, pero nada más. Ahora esos ‘arrastrados’ se creen gamonalitos, sin tener un solo voto.

El único capital político de Paola Holguín, José Obdulio Gaviria, Alfredo Ramos Maya, Federico Hoyos y Margarita Restrepo es su lengua defensiva de Uribe. La inquina contra Santos y el proceso de paz es lo que hace que Uribe los mantenga de su lado y les respete sus opiniones. Está sometido a ellos mientras le sirven de áulicos.

Los anteriores gamonalitos le hicieron cajón a la candidata Liliana Rendón. ¿Alguna vez se imaginó la ‘mona Rendón’ recibir la puñalada trampera de Uribe? Y el traidor era Santos. ¡Qué bonito!

La disciplina para perros del uribismo funciona mientras se arrodillen y sigan la doctrina.

No he sido el más admirador de Liliana Rendón, pero creo que ella aprobó con buena nota todo tipo de pruebas y triquiñuelas que se inventaron los caciques y el dueño del Centro Democrático. Como dijo ella misma en una entrevista: “me faltó ganarme una carrera de encostalados”. Gana todo y ahora le dicen que hizo trampa. El ladrón juzga por su condición. Y los uribistas sí que saben de trampas y articulitos.

Cambiaron las reglas y le torcieron el cuello a los estatutos del partido para descabezar a Liliana. ¡Qué hermenéutica tan conveniente!

Vale la pena recordar cuántas personas han sido traicionadas por Álvaro Uribe Vélez, el otrora presidente de la Seguridad Democrática durante 8 años, el mismo que salió a defender en su momento a los congresistas parapolíticos para que “votaran las leyes antes de caer a la cárcel”. Después los dejó colgados. Un caso: Mario Uribe Escobar, el primo de Andes (Ant.). El primer amigo traicionado fue Pedro Juan Moreno, quien murió en un accidente aéreo.

He sido testigo de cómo la exsenadora Rendón se ha recorrido el departamento de Antioquia, pueblo por pueblo, con un carisma y un alboroto que es propio de ella, porque aunque no tiene mucha inteligencia tiene simpatía. Y ser simpático da votos. ¿De qué se quejan los gamonalitos? Además es ‘pispa’ y ‘avispada’ para la política.

Cuando estaban en campaña para el Senado y la Cámara los candidatos posaban para la foto con la Rendón, quien aprovechaba para entregar volantes en donde mostraba la campaña “De frente con Liliana Rendón”. Ahora le dicen desdeñada e ignorante. Traidores.

Imagen cortesía de: diarioadn.com

Imagen cortesía de: diarioadn.com

Qué se podrá esperar del cacique Fabio Valencia Cossio, el hermano del exdirector de Fiscalías de Antioquia y condenado por auxiliar a los cabecillas del narcotráfico, Guillermo, quien ahora manda en el Centro Democrático, en donde logró colar a su hijo Santiago Valencia y ha logrado meter en los primeros renglones para la Asamblea y el Concejo de Medellín a sus pupilos. ¡Quién dijo nepotismo! Y el resto mamando. Los candidatos son utilizados para reposicionar viejas prácticas políticas. Reviven a las momias de la política antioqueña.

El mismo intelectual Jaime Jaramillo Panesso le envió un mensaje al ‘salgareño’, como lo llaman algunos columnistas, por haber traicionado a su hijo Juan Fernando Jaramillo: “Doctor Álvaro Uribe Vélez: Ha ganado un concejal para Medellín, pero ha perdido un amigo”.

Quién se iba a imaginar que sería Liliana Rendón, uribista a ultranza, mas no ‘pura sangre’, quien pusiera contra las cuerdas a Álvaro Uribe al notificarle en los medios de la Acción de Tutela que interpondrá contra él y su partido para que le entreguen el aval. Amor rogado para desengañarse más.

Sí es mejor tener una potra con bríos, como le gustan a Uribe, que un club de momias haciendo campaña. Juan Pablo María Gómez Martínez y la godarria de Antioquia no pueden ser la esperanza para gobernar un departamento, que ha avanzado en educación y en visión. Nos negamos a aceptar ser manejados por las maquinarias y la politiquería. Guarden los sarcófagos.

( 4 ) Comentarios

  1. Hay sergio, que desinformado estas.
    Da vergüenza tu falta de conocimiento de la situación.

  2. ReplyJulio César Orozco

    Me hiciste acordar de Alberto Aguirre en el estilo y el tono. Puede uno estar de acuerdo o no, pero lo dicho aquí está bien dicho, bien dicho en el género de opinión, que a pocos les sale o les luce, porque aburren un montón. Gracias por dejarte leer, nuestro primer deber.

  3. Los votos que vamos a depositar en las urnas por el centro democrático dirán quien tiene la razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sergio Mesa
Investigador de la Fundación Paz y Reconciliación (PARES). Ha adelantado estudios de Derecho, Filosofía y de Zootecnia. Ha sido funcionario público en entidades públicas. Ha sido columnista en periódicos regionales y colaborador de Las 2 orillas. Investigador de temas de corrupción, redes clientelistas y política regional.