Las protestas importantes nadie las ve

Opina - Ambiente

2016-11-10

Las protestas importantes nadie las ve

En San Martín, Cesar, la población cumplió ocho meses en protesta oficial. Han salido a las calles enardecidos, han debatido y han hecho un llamado al resto del país para que apoye su iniciativa. Los líderes de esta campaña han sido amenazados de muerte y el ESMAD los ha reprimido duramente. ¿Podrías adivinar cuál es la razón de la protesta? Si pensaste en las FARC, en Uribe, en el Sí, en el No, o en la comunidad LGBTI, pues fallaste. En San Martín se está protestando contra el fracking.

La empresa ConocoPhillips suscribió un contrato con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) que les permite hacer la exploración y extracción de petróleo y gas mediante el fracking en esta región. Esto, groso modo, consiste en cavar grandes cantidades de pozos e inyectarlos posteriormente con millones de litros de agua cargados de químicos [1]. El proceso, además de consumir gigantescas cantidades de agua, y de tener consecuencias nefastas sobre el medio ambiente (algunas aún no probadas), acarrea el grave riesgo de contaminar las fuentes de agua. Esta es la razón primordial para que en San Martín, la gente esté tan renuente a aceptar dicha práctica.

En otras palabras: Hay un pueblo en el departamento del César que sale a protestar para mantener sus fuentes de agua. Esto, a mi modo de ver, es un logro fenomenal para el país. No solamente porque las personas se estén sensibilizando con el medio ambiente ─un tema tan crucial en estos tiempos que normalmente olvidamos por otros problemas─, sino porque durante ocho meses estos lobos solitarios han ejercido presión, han entorpecido la consecución de la licencia ambiental a la empresa, y se han mantenido firmes a pesar de los disturbios, las intimidaciones y la represión estatal.

Estamos frente a unos luchadores que se han arriesgado sin maquinaria política, sin color de partido, sin iglesias que les hagan eco, sin el cubrimiento mediático, y frente a una multinacional gigante, a enfrentar una situación que a largo plazo les empaña la vida. Estamos frente a un pueblo verdaderamente libre, con sentido de pertenencia y con objetividad. Estamos, mis queridos lectores, frente a la Colombia que deberíamos ver en el futuro. En ese futuro en el que nuestras discusiones van más allá del presidente de turno, de la corrupción, y de las FARC y el ELN (todas cuestiones importantes, pero que debimos haber superado hace mucho); estamos frente a la Colombia que protesta por el medio ambiente, que protesta sobre argumentos y no sobre mitos, frente a la Colombia que se autodetermina. En San Martín está naciendo el nuevo país y nadie los está viendo con esos ojos.

Tal parece que en el país del sagrado corazón, las protestas importantes nadie las ve.

Referencias

[1] Greenpeace, «Fractura hidráulica para extraer gas natural (fracking),» Greenpeace, Ámsterdam, 2015.

Reynell Badillo Sarmiento
Internacionalista en formación, UniNorteño.