Las apuestas de Timoleón Jiménez

Opina - Política

2017-04-26

Las apuestas de Timoleón Jiménez

El respaldo que la dirigencia fariana ofreció recientemente al régimen de Nicolás Maduro Moros y a la revolución bolivariana, definirá, sin duda, el futuro político del partido que nacerá y recogerá las banderas de las Farc una vez se consolide su desmovilización y la dejación de las armas.

En reciente columna[1] llamaba la atención tanto a las Farc, como al resto de los sectores de la variopinta y fragmentada Izquierda colombiana, en el sentido en que lo que viene aconteciendo en Venezuela debería discutirse en el país dada la coyuntura preelectoral que se vive y el cercano escenario electoral de 2018.

Discusión que debería de tener como objetivo central enfrentar el fantasma del “castrochavismo” que la Derecha colombiana creó y con el que lograron el apretado triunfo en el plebiscito del 2 de octubre de 2016. Es apenas evidente que ese mismo espectro o duende, será utilizado en las elecciones de 2018 para que sectores de la Derecha no afectos al proceso de paz con las Farc, busquen alcanzar el poder y de esta manera atacar el proceso de implementación del Acuerdo Final (II).

Sin demora alguna, las Farc expresaron su opinión sobre lo que viene aconteciendo en Venezuela: “En medio de semejante confusión creada desde las alturas del gran capital y la tierra, las FARC no podemos guardar silencio en aras de ganar simpatías. Respaldamos a Nicolás Maduro Moros y la revolución bolivariana, denunciamos la embestida criminal de que son víctimas, llamamos al pueblo colombiano a no dejarse engañar. Urge buscar otras alternativas para informarse. Ninguna obra humana es perfecta y seguramente que pueden haberse cometido errores, que pueden repararse y superarse. Pero no son la corrupta oligarquía colombiana ni sus aparatos de opresión los llamados a dar lecciones de democracia y decencia, cuando han generado en nuestro país un caos mucho mayor y lo dominan mediante un baño de sangre popular permanente.”[2]

El sentido de lo expresado por las Farc puede leerse desde dos perspectivas: la primera, que dicho respaldo al régimen de Maduro Moros indica que hay una total coincidencia ideológica y política entre el proyecto político[3] fariano y la llamada revolución bolivariana que auspició el entonces Coronel, Hugo Rafael Chávez Frías[4], la misma que Maduro intenta mantener a flote con muchas dificultades, en especial, por su reducido carisma. Y la segunda, que el espaldarazo al actual Gobierno venezolano es un claro indicador de que a las Farc no les preocupa el poder intimidante que el fantasma del “castrochavismo” demostró en el plebiscito del 2 de octubre.

Aunque las Farc reconocen que en la instauración del socialismo en Venezuela se hayan cometido errores reparables, el tono del texto con el que respaldan a Maduro en la difícil coyuntura que enfrenta, da muestra de unas Farc convencidas de que podrán cambiar el modelo económico y político en Colombia en el mediano plazo, a través del triunfo electoral en específicas regiones del país, para luego extenderlo por otras regiones, hasta llegar a la Casa de Nariño.

No se trata de ganar simpatías como lo señala Timoleón Jiménez en su texto. De lo que se trata es de examinar a fondo la viabilidad de un modelo político y económico que no está garantizando el bienestar y la felicidad de todos los venezolanos. Es un enorme error político pretender gobernar para los sectores históricamente marginados por la vieja oligarquía “blanca” de Venezuela, en contravía de los intereses, deseos y aspiraciones de las otras capas sociales.

Está probado que si la producción económica decae, el sostenimiento de las políticas de bienestar social (respaldadas en subsidios y con un espíritu asistencialista) terminarán reventando fiscalmente al Estado. Fundar y mantener las políticas sociales con los recursos económicos cosechados por la venta del petróleo, es una decisión de política económica que  hace vulnerable e incluso inviable el proyecto social y político que encarna lo que se conoce como el socialismo del siglo XXI.

Insisto en que las Farc deberían de atender las críticas y recomendaciones que en particular hizo Pepe Mujica, sobre lo que el ex presidente uruguayo considera como estatismo y que en Venezuela insisten en llamar socialismo.

Imagen tomada de Youtube

Es un equívoco montar un régimen político y cambiar el modelo económico para suscitar el abandono masivo de sectores poblacionales que en esas nuevas circunstancias, no encuentran cómo anclar sus aspiraciones y proyectos de vida. No es sobre la estampida de cientos de miles de ciudadanos abocados a dejar su país, como se reconstruye lo que el capitalismo salvaje y el recetario neoliberal degradaron, afectaron o dañaron en Venezuela.

Alcanzar el poder político para perseguir, estigmatizar, golpear, apresar y asesinar tal y como históricamente lo ha hecho la Derecha tanto en  Venezuela como en Colombia, confirma el perverso espíritu libertario que aún anima a sectores de la Izquierda, afines con el pensamiento de las Farc.

Craso error el que comete Timoléon Jiménez al respaldar al régimen venezolano sin advertir y evidenciar los errores y por qué no, los crímenes cometidos por quienes están convencidos de defender a dentelladas el gobierno de Nicolás Maduro.

Eso sí, no se puede desconocer que sobre Venezuela recaen y sobrevuelan disímiles intereses corporativos internacionales asociados a los intereses de una vieja y corrupta oligarquía que fue derrotada por el proyecto populista y de reivindicación étnica de Chávez Frías. Como tampoco se puede negar que desde Colombia, a través de los noticieros RCN y Caracol, esos intereses han logrado promover la confusión y la desinformación. Pero no se puede negar que subsisten problemas en la consolidación de un proyecto socialista que parece seguir el camino trazado por el viejo modelo socialista de la extinta URSS. Si es así, la implosión del modelo venezolano estaría cerca.

 

 

[1] Véase: http://viva.org.co/cajavirtual/svc0536/articulo03.html

[2] Tomado de: http://www.farc-ep.co/desbrozando-ideas/respaldamos-a-nicolas-maduro-y-la-revolucion-bolivariana.html

[3] Véase: http://laotratribuna1.blogspot.com.co/2015/10/el-proyecto-politico-de-las-farc.html

[4] Véase: http://laotratribuna1.blogspot.com.co/2013/03/se-murio-chavez.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Germán Ayala
Docente Universitario. Comunicador Social y Politólogo. Cursando Doctorado en Regiones Sostenibles.