La voz del pueblo es la voz de Dios

Opina - Sociedad

2017-07-29

La voz del pueblo es la voz de Dios

Hace varios días observó con especial cuidado como medios y periodistas afines al poder, en conjunto con políticos, representantes de empresas petroleras y de la industria extractiva, vienen trabajando en el desprestigio de las Consultas Populares.

¿Por qué les molesta tanto?

Las Consultas Populares han resultado ser efectivas para detener procesos de explotación y extracción de recursos del subsuelo con los que las comunidades no están de acuerdo, y también han permitido canalizar el descontento popular que los numerosos casos de corrupción en las entidades públicas ha generado.

Es interesante ver cómo un instrumento legítimo que tenemos los ciudadanos es capaz de poner freno a iniciativas que terminan favoreciendo en mayor medida los bolsillos de grupos políticos que acompañados de sus empresarios amigos, corrompen y se adueñan de manera fraudulenta de nuestro dinero, sí, leyó bien, nuestro dinero.

Siempre se ha dicho que el dinero público no tiene dolientes, pero eso no es cierto, tiene millones de dolientes a quienes el Estado a través de diferentes mecanismos les mete la mano en el bolsillo para sacarles un importante porcentaje de sus ingresos.

Ha encontrado el pueblo en la Consulta Popular un medio para alzar su voz e imponer sus decisiones, es importante recordarles a los mandatarios de turno, congresistas, diputados, concejales, ediles, empleados públicos con ínfulas de dueños de nuestras empresas y a los empresarios que nuestra opinión es la más importante.

Esta es nuestra tierra, este es nuestro país, nuestros recursos, nuestro dinero y nuestra opinión cuenta, así eso no les guste.

Nosotros elegimos personas para que gerencien nuestro país, departamentos, ciudades y municipios, para que las vuelvan más productivas, solucionen problemas, destinen eficientemente los recursos, entre otros; pero contrario a lo esperado, los resultados son desalentadores, siguen presentándose casos de corrupción, clientelismo y los viejos vicios de la política tradicional se reciclan en jóvenes que crecen viendo el mal ejemplo de sus mayores.

Dicen los políticos que la Consulta Popular está siendo utilizada por intereses oscuros, como medio de chantaje para conseguir contratos con las administraciones o recursos de los inversionistas, esto es cierto en algunas ocasiones, no en todas, lo risible del caso es que son las mismas tácticas que por años ellos han utilizado.

Entiendo, respeto y apoyo a las comunidades que a través de la Consulta Popular han defendido su derecho a no permitir la explotación del subsuelo en su territorio, porque la contaminación de las fuentes hídricas condena el futuro de las poblaciones que se alimentan de ellas. No podemos pedirles a ellos un sacrificio que nosotros no estamos dispuestos a hacer.

Los servidores públicos están al servicio de los ciudadanos, y son empleados con millones de jefes, recuerden siempre que por encima del pueblo sólo está Dios.

 

Adenda: La consulta anticorrupción en poco tiempo recogió más de cuatro millones trescientas mil firmas, demostrando que algo ha cambiado, el pueblo quiere cambios, y los quiere ya. Felicitaciones a los líderes de esta iniciativa.

Eduardo Alighieri
Economista / Analista Social, Económico y Político / Columnista en medios de Estados Unidos, España y América Latina / Miembro de la Asociación Española de Mentoring y Consultoría / Miembro Honorario de la Cámara Internacional de Conferencistas