La tercera L de Lleras es Lizcano

Opina - Política

2017-09-14

La tercera L de Lleras es Lizcano

El senador Mauricio Lizcano, según confirmaron fuentes que no revelo para proteger su identidad, sería el nuevo gerente de campaña de Germán Vargas Lleras.

El pasado nueve de julio el expresidente del Senado le comentó al diario El Tiempo sobre la posibilidad de darle vía libre al polémico movimiento del transfuguismo que se avizoraba para la reforma política, que le parecía que los congresistas debían estar en donde mejor se sentían. “Soy amigo de que haya una posibilidad de crear nuevos partidos con la unión de varios congresistas y de la opción de que los legisladores estén en los partidos en que se sientan más cómodos”

Pues bien, finalmente el tema ni se votó ni se discutió en la Comisión Primera que aprobó la reforma luego de un debate inusitado y acalorado por la oposición de algunos miembros de Cambio Radical y el Centro Democrático, pero varios congresistas, no solo Lizcano, revelaron su opinión afable sobre la posibilidad de brincar a otro partido ante los huracanes que terminaron por inundar las bases del La U con un congresista en la cárcel y otro que declaró pagar un millonario soborno para que se archivara un proceso en su contra.

Según conoció esta columna, Lizcano se habría reunido esta semana con altos directivos de Cambio Radical para concretar la que sería su gerencia en la campaña del candidato Vargas Lleras. Lizcano Arango sabe bien que estaría incurriendo en doble militancia si hace campaña para otro partido teniendo una curul con La U, pero los planes del congresista serían no lanzarse de nuevo al Senado en las elecciones del próximo año. Se dedicaría por completo a impulsar la llegada de Vargas al Palacio de Nariño.

Lo que sí olvida el senador, es que en los tiempos legislativos, su cargo en el Congreso va hasta el 2018 y debe cumplir estrictamente con sus funciones que son llamar al control político, reformar la Constitución y presentar proyectos de Ley, pero de alguna forma sobrenatural Lizcano pretende tener el tiempo para dedicarse a dirigir una campaña.

Y, ¿a cambio de eso qué? ¿quiere el senador Lizcano apuntarle a un Ministerio?

El joven antioqueño que tiene una carrera prominente parece estar haciendo las jugadas de ajedrez necesarias para avanzar en el turbulento mundo de la política, pero no debe olvidar que por andar pensando en escalar, varios de sus copartidarios están ahora metidos en gravísimos escándalos de corrupción que llegaron a ensuciar a la más alta corte de la justicia colombiana.

La jugada es ciertamente admirable. El candidato exvicepresidente decide lanzarse por firmas para alejarse de la pestilencia de los escándalos de su partido y ahora pretende reunir a los políticos jóvenes para darle una imagen de renovación y de frescura a su candidatura. Pero la verdad es que le será difícil desprenderse de la imagen de maquinaria y politiquería tradicional que significa su colectivo.

Además, hacer campaña para otro partido siendo congresista de la República podría conllevar serias sanciones disciplinarias, pero para no fallar, todo está arreglado en medio del secretismo y la oscuridad.

Lizcano con sus movimientos estratégicos está contribuyendo a que el Partido mayoritario del Congreso termine ahogándose en su propia arena movediza. Sin cimientos, sin votos, sin ideales, y ahora, sin candidatos.

 

____

saangelrod@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Santiago Ángel
Amante de la lectura y el café. Apasionado por Dios y por el periodismo que le sirve a la democracia. Libertario.