La infernal María Fernanda Cabal

Opina - Política

2016-12-07

La infernal María Fernanda Cabal

Debe dársele las gracias al Dios en el que tal vez crea la representante a la cámara María Fernanda Cabal porque nadie la conoce fuera de este país.

Daría vergüenza explicarle a alguien proveniente del extranjero no solo cómo es posible que personas como ella ocupen cargos tan altos (esto, dicho sea de paso, desdice del Congreso de la república como institución) sino, además, cómo llegaron a esas dignidades por insólita elección popular. Es increíble que alguien cuerdo quiera elegir a una dirigente de tan anómalas características. Pero sucede. Y por los descalabros de sus seguidores esa señora está donde está, lanzando observaciones propias de libreto para clowns cada vez que le acercan un micrófono o se le ocurre escribir en Twitter.

El espacio de esta columna queda pequeño si se quiere enumerar la sarta de necedades que profiere María Fernanda Cabal, sin control ni medida, casi cada semana. Hasta el delirium tremens. Y no es una exageración.
Ha promovido la ingenua idea de que Juan Manuel Santos es un dictador comunista; está convencida de que las negociaciones con las FARC nos convertirán en Venezuela. Esto, desde luego, es lo menos. En su afectada labor de enemiga de Santos llegó incluso a dibujar un mapa de Colombia como una inmensa finca de las FARC (acompañada de citas del Chavo del Ocho y prejuiciosos apodos que solo una mente infantil puede endilgar). No es un infundio. A quien le pueda interesar – y no le incomoden los excesos de torpeza – lo encuentra aún en el espacio de Twitter de la representante Cabal.

Sus más recientes intervenciones y desmadres verbales han sido muy comentados y la dejan muy mal parada en cuanto a lo que debiera decir, sentir y pensar un congresista en cualquier parte del planeta. Como se recordará, del ejército dijo que su función es “entrar a matar”. O, en otras palabras, que el gobierno le da pleno permiso a las fuerzas militares para asesinar sin ton ni son.

A García Márquez y a Fidel Castro – personajes que para ella son verdaderas obsesiones pues los odia con gran saña – les ha decretado el Infierno como destino. En este punto habría que detenerse un poco. María Fernanda Cabal cree que el Infierno es un lugar físico, algo a lo que ningún cristiano serio da crédito. Tal vez por influencia de la dantesca iconografía católica romana más tradicional, la representante imagina calderos y pailas hirviendo a donde van a parar los comunistas (es decir, todos aquellos que no siguen a Álvaro Uribe como salvador). Asume el sitio de las Tinieblas no como lo haría la teología calificada (para la cual el Cielo y el Infierno son “estados del alma”) sino el fanatismo compulsivo que en el fondo la representante lleva adentro y que parece guiar absolutamente cualquier cosa que dice o hace. Porque los fanáticos escupen sus dictámenes con inquina. O si no, no serían fanáticos. Y se sirven de la exclusión y de la ceguera histórica para reforzar su flaco discurso.

Es por lo menos desconcertante que una profesional en Ciencias Políticas se sirva de criterios dogmáticos, incluso devocionales, a la hora de brindar opiniones de corte político.

Tal actitud la desautoriza de modo automático: es imposible entablar debates equilibrados con alguien que interpone el rasero de su fe (en Uribe, en Dios o en el Infierno) a la posibilidad de una discusión racional.

Foto: Colprensa

Todo el asunto sería nada más un puñado de frases divertidas y baladíes para comentar en una sobremesa si esta señora no se ganara el sueldo que se gana en el Congreso, pues estamos pagándole la remuneración a una persona que dice memeces a diestra y siniestra, sin dar cuenta jamás de su trabajo como servidora pública. Todo esto sería una broma pasajera si Cabal no representara una de las alas más escabrosas del mismo Congreso, el Centro Democrático, que desde hace mucho tiempo cuenta con prófugos de la justicia y delincuentes de diversas clases. Hay un momento en que de la risa se cruza al miedo. María Fernanda Cabal es graciosa, sí. Pero todo lo que es y representa resulta macabro.

( 7 ) Comentarios

  1. ReplyGuillermo castro roca

    PSICÓPATA BIPOLAR

  2. Señor Dario Rodriguez, el dibujo qué ud. le hace a esta nefasta Congresista, es una Verdad de a puño, qué vayan al Senado o Congreso analfabetas, sectarios, asesinos o cómplices, corruptos, pero qué una Persona con una alta Educación y ser tan extremadamente falaz y perversa, es insólito y más en un Ente donde se legislan las Leyes Colombianas.

  3. Faltó mencionar que es la esposa del gerente de Fedegan. Y creo que desde ahí sus “infantilismos” no son otra cosa que un caricatura para tapar las cochinas que han hecho y que, por supuesto, quieren seguir haciendo.

  4. Lástima que no existe revocatoria para congresistas (¿o si?); habría que adoptarla. Y no olviden que llegó al congreso en una lista cerrada… es decir, la gente que votó por Uribe, no se dio cuenta de que en su lista iban este tipo de espécimenes, porque a nadie le importaba… mientras Uribe los hubiera elegido; porque él en su sabiduría, él, el infalible, los llevó al congreso, sin que tuvieran que ganar un solo voto por cuenta propia, como le ocurre a los que no están en una lista cerrada sino que van con voto preferente.

  5. Ésta señora no representa a los católicos, gracias.

  6. Corrección: si la deben conocer en el exterior. Recuerde que anteriormente fue Directora de Asuntos Internacionales de la Fiscalía. Dependencia encargada de los trámites de cooperación judicial internaciobal, incluidas solicitudes de extradición, etc, así como representar al Fiscal en foros internacionales o asesorarle en su participación en estos. La meritocacia macondiana en su máxima expresión!

  7. ReplyManuel Fernando Muñoz

    Sencillamente es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Darío Rodríguez
Ese es el problema.