“La difamación es algo muy propio del sistema uribista”: Daniel Samper Ospina

Infórmate - Medios

2017-07-15

“La difamación es algo muy propio del sistema uribista”: Daniel Samper Ospina

Desde hace unos años, Daniel Samper Ospina se ha convertido en uno de los periodistas más reconocidos en el país. Fue director de la Revista Soho desde 2001 hasta 2014, es columnista de la Revista Semana y tiene su propio canal de Youtube donde se está consolidándose como uno de los Youtubers de mayor prestigio; sin embargo, ser uno de los columnistas más leídos y encabezar el listado de influenciadores en política a nivel nacional también implica no solo responsabilidad sino una lucha constante contra sus críticos más acérrimos que utilizan las redes para atacarlo.

Tal es el caso del ex presidente Álvaro Uribe, quien a través de su cuenta en Twitter lo trató de ‘violador de niños’ al rechazar una de sus últimas columnas en la que se refiere en tono burlesco a la separación de Antioquia de Colombia, lo que provocó fuertes críticas al hoy senador y una avalancha de mensajes de apoyo al periodista, que ha dicho que va a tomar medidas legales por la difamación. (Ver video)

Hace unos días de visita en Medellín, Samper Ospina nos contó cómo hace frente a los mensajes de odio que le llegan a sus redes y nos compartió su experiencia incursionando en los nuevos formatos digitales.

 

Daisy Villalba (DV): ¿En qué momento decide ser Youtuber a los 40 (o a los 42)?

Daniel Samper (DS): Yo tenía la inquietud de saber para dónde iban las comunicaciones desde hacía años, por eso renuncié a la Revista Soho donde fui director 13 años, porque quería salir en la búsqueda de lo que seguía en vez de quedarme en la orilla de los que se quejan. Así monté una productora, junto con Semana y Uri hacía cositas digitales. Luego fue una gran payasada lo que pasó con Germán Garmendia en la Fiesta del Libro, ese día yo tenía una firma de un libro que se estaba pudriendo en las cajas de la editorial y fui testigo de primera mano de todo lo que pasó gracias a él, entonces se me ocurrió hacer una parodia. Le pregunté a mi amigo Diego Santos, que sabe de edición artesanal, que si yo escribía el libreto él me ayudaba a convertir eso en video, y así arranqué.

(DV):  ¿Cómo pasó de ser una parodia de lo sucedido con Garmendia a ser un proyecto de ser un Youtuber como tal, abrir un canal y hacer los videos constantemente?

(DS):  Sí hubo un dilema de si era algo de una sola vez o si era un canal de verdad y había que hacer un segundo video. Algunas personas me decían que ya, que había sido muy divertido pero que hasta ahí quedaba bien hecho el trabajo porque seguir era banalizarme. Pero yo tenía claro que había que transformarse al formato de hoy que es el audiovisual.

(DV): ¿Cómo fue la transición entre escribir una columna de opinión a pasar a escribir para un producto audiovisual que ya implica otro tipo de elementos y consideraciones?

(DS):  La clave ha sido tener a alguien que me ayude a la traducción visual de las ideas. Yo lo que trato de hacer es de escribir unos buenos guiones, es decir, no me he alejado de lo que me gusta hacer que es escribir, pero encontré la manera de traducirlo a un lenguaje audiovisual. Ya no hago columnas sino libretos, pero de todas maneras los hago con la misma sustancia de las columna que es sátira política.

(DV): ¿Cuál es el proceso en la semana para tener los dos productos listos: la columna y el video?

(DS):  El canal no lo saco propiamente cada semana como quisiera, pero cada formato hace que uno elija el tema. La columna es más política, más pegada a la coyuntura; el canal si tiene que tener otros elementos que obligatoriamente hacen que se diferencie de lo que escribo en la columna.

(DV):  ¿Cuáles son esos elementos?

(DS):  Elementos como el tener más 40 años y ser Youtuber, eso marca un eje narrativo, es decir, que siempre hay un pretexto de que estoy tratando de aprender a ser Youtuber, entonces hago un reto o tengo un referente de ellos utilizan en sus videos. Y obviamente la crítica real de fondo y algo de sátira política.

(DV): ¿Cómo aportan estos nuevos formatos al periodismo en Colombia?

(DS):  De una manera plena porque es un terreno poco recorrido pero de necesaria transición por el periodismo. La actitud de muchos medios tradicionales frente a las redes sociales es quejarse de ellas en vez de meterse de fondo en ellas. Y justamente las razones por las que las critican: que abundan las mentiras, porque muchos las manipulan o porque lanzan mentiras como si fueran verdades; son argumentos suficientes para que los periodistas se metan y se transformen a este lenguaje, cada uno a su manera, en búsqueda de decir la verdad. Al periodismo hay que volverlo compatible con los formatos digitales.

(DV): ¿Qué lectura le da al periodismo colombiano actual?

(DS):  Estamos en un momento de transformación muy convulsionado a nivel mundial, pero yo que nunca he sido una persona de espíritu conservador, creo que son oportunidades. Ha comenzado a suceder que los periodistas se vuelven los medios y eso marca sin duda una diferencia. Internet premia la meritocracia, los medios tradicionales no.

(DV):  Respecto al tema de las redes sociales, usted ha tenido varias luchas en redes, hashtags que le crean como #CorruptocomounSamper y trinos y acusaciones desafortunadas de políticos y expresidentes en su contra. ¿Cómo hacer frente a todo este tipo de cosas que le llegan en las redes sociales?

(DS): Entenderlas desde arriba, tener un balcón desde el cual uno se asoma para entender la situación en vez de dejarse afectar. La difamación es algo muy propio del sistema uribista, que siempre buscar el desprestigio de sus críticos, primero busca la negación y luego el desprestigio. No soy el primero ni seré el último, a Daniel Coronell no lo bajaban de compañero de Pastor Perafán, escriben Coronell con una sola L porque creen que le duele; a Félix de Bedout también le han dicho de todo, no saben cómo graduarlo de corrupto.

Buscan el desprestigio cuando ya no tienen más argumentos, pero el uribismo es así y hay mil matices, hay gente muy honorable que cree que esa es la mejor solución para el país y hay otros como los administradores de redes que están muy articulados y buscan siempre desprestigiar a los críticos saliendo en conjunto a posicionar hashtags, esa es una estrategia de comunicación y lo seguirán haciendo.

(DV): Pero también ha habido senadores del Centro Democrático que lo han atacado en redes…

(DS):  El rol de un senador uribista es idéntico siempre: salen furiosos obedeciendo órdenes así les toque suicidarse para cumplirlas, es decir, él los convierte en una cosa mínima impresionante.

(DV): Cambiando de tema, ahora también está incursionando en un nuevo formato con Mi Puta Obra ¿Cómo ha sido esa experiencia?

(DS):  Lo que pude descubrir casi de carambola fue que el periodismo y la sátira política pueden habitar en muchos frascos, uno es una columna, el otro es un canal de Youtube y el otro es una obra de teatro; además muy complementaria con el mundo virtual, porque también a más virtualidad, mas necesidad de tener experiencias físicas reales.

En últimas es enfocarse en hacer algo que uno quiera hacer y en no abandonar la sustancia central de lo que uno hace, que en mi caso es la sátira política, cuando uno entiende eso todo se facilita y el chip de la innovación se vuelve muy sencillo de prender y adecuar a cuantos formatos se te ocurran y aparezcan. Si se ponen de moda los videos de realidad virtual se tendrá que hacer videos de sátira política de esa manera.

(DV):  ¿Cuál ha sido la percepción de la gente con la obra?

(DS): Es muy raro porque yo siempre he escrito y cuando uno escribe humor las risas son mentales, es una actividad muy silenciosa y solitaria, y estar ahí con la gente y oír la risa me ha parecido rarísimo. La obra es una especie de columna en vivo pero funciona y tengo muy buen material de políticos haciendo el ridículo así que la puedo ir actualizando.

(DV): A propósito, ¿cuál es su lectura del panorama político?

(DS): Yo creo que a la política actual la veo con la repugnancia con que muchos la ven. Una polarización insoportable, la estigmatización de un bando y del otro, en especial del bando uribista que no soporta una critica y genera un ambiente muy agresivo en el cual muy poca gente tiene autoridad para hablar.

Yo creo que Santos ha sido un presidente muy mediocre en casi todo, pero al que le debemos el proceso de paz y le debemos haber salido de las Farc. Gracias a eso, el qué hacer con ellas salió del discurso electoral, porque al final los últimos cinco presidentes han subido al poder gracias a las Farc, porque todos prometen acabar con ellas con bala o con procesos de paz, entonces ese cambio de agenda va a ser muy provechoso y el tema central va a ser la corrupción, y ahí hay muy poca gente que tiene autoridad moral, como lo vimos con la marcha anticorrupción de Uribe liderada por Popeye.

(DV): ¿Qué va a definir las próximas elecciones?

(DS): Yo creo que va a ganar el que menos nos divida y el que tenga más credenciales para hablar de corrupción. Todo esto en un país ideal, porque puede que gane Vargas Lleras porque tiene más gamonales y se acabó.

 

 

( 1 ) Comentario

  1. Respaldamos irrestrictamente al Samper ospina ante los ataques aleves y mendaces de un pícaro y hampon del talante del narcoparaco82. Este genocida se da el lujo de difamar, mentir y demás atrevidas afirmaciones en contra de la gente y no pasa nada. Ya es hora de que la justicia actúe y le pierda el miedo a semejante pícaro y hampon!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Daisy Villalba
Periodista || Productora audiovisual || Fundadora y Coordinadora editorial de @ConLaOrejaRoja || Defensora de la libertad de expresión