La decadencia de la opinión

Opina - Sociedad

2017-04-16

La decadencia de la opinión

No soy fanático del vallenato. A duras penas canto una que otra canción. La muerte de Martín Elías me sorprendió no solo por su temprana edad, sino también porque a raíz de compartir apartamento con una familia costeña entendí lo importante que él se había convertido para los amantes del vallenato, especialmente para los que se desviven por la ‘Nueva Ola’.

Mientras que en el país, artistas de diferentes géneros y políticos lamentaban su fallecimiento, una tuitera reconocida por detestar a todo lo que huela a Uribe y a derecha, salió con esta perla:

Más allá del rechazo que este comentario causó, que hasta llevó a cientos de tuiteros a apoyar la tendencia #FueraCaidaDeLaTorre, es un reflejo de lo bajo que muchos opinadores han caído para llamar la atención y es la advertencia de lo que se nos viene en esta próxima contienda electoral que ya empieza a calentar motores mientras deja un hollín intenso.

La primera vez que ejercí mi derecho al voto fue en la contienda presidencial de 2010. Tenía 19 años y en ese momento las redes sociales se estrenaban como herramienta para calumniar. En la de 2014, que fue una campaña asquienta peor que la anterior, las redes sociales estaban totalmente encendidas y polarizadas.

Fue tal la guerra, los odios y las pasiones que quedaron de esa elección, que he escuchado a varias personas decir que se dejaron de hablar con un amigo o familiar por un debate encendido en ese momento electoral.

Estoy hastiado de eso: de la polarización, de la trampa, de la mentira, de la calumnia, del ataque artero.

Por eso, tomé la decisión -por salud mental- de dejar de seguir a los líderes de opinión que solo destilan odio con el fin de ganar seguidores. Uno de ellos fue la señora María Antonia García (@caidadelatorre). Es un extremo peligroso como lo son Ernesto Yamhure o María Fernanda Cabal en la política, pues no le aportan nada al debate más allá de odios y más polarización.

Y es que no deja de ser llamativo lo que sucedió con la columnista. El comentario que más cautivó a los tuiteros el día del famoso trino fue el que le envió al senador Antonio Navarro Wolf minutos después de la muerte de su hijo, en enero de 2015.

Una usuaria le preguntó por qué para ella el hijo de un exguerrillero (y de paso un hombre de paz luego de su desmovilización) sí es un buen muerto.

No podemos olvidar que estigmatizar la descendencia de los que han cometido delitos ha sido el argumento de las partes de puntas tan distantes, que se odian y hundieron a este país hasta llegar a la cloaca en la que estamos.

¡Y tanto que habla de perdón y reconciliación en sus columnas!

Recuerdo que hace unos meses el columnista de la revista Semana, Daniel Coronell, le dio sutilmente una lección. Coronell, reconocido como uno de los más férreos críticos del uribismo, felicitó en su Twitter a la senadora Paloma Valencia por su matrimonio. La señora García lo cuestionó y él le respondió que su posición personal no tiene nada que ver con buenos momentos.

Analicemos si ese tipo de mensajes son los que vamos a publicar y a ese tipo de personas a seguir en los debates electorales que se aproximan. Una campaña que se ve más densa que las anteriores, con un uribismo renovado y con un gobierno que logró sacar el proceso de paz con un costo político enorme, pero ambos sin autoridad moral para hablar de corrupción.

Sería bueno que los directores y dueños de medios se vayan dando cuenta que abriéndole espacio a esa clase de opinadores es apoyar el odio, estigmatización y la polarización que tanto cuestionan en sus editoriales. Algunos han dado grandes ejemplos, como cuando el director de El Tiempo, Roberto Pombo, cuestionó en mayo de 2014 una columna de Fernando Londoño, situación que llevó al retiro voluntario del exministro de Uribe de su espacio en ese periódico.

Escribió por más de 10 años para el mismo diario en el que escribe la señora María Antonia García, pero una gran y peligrosa ligereza, como la de ella, terminó por sacarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sebastián Díaz López
Periodista político de Semana.com. ExBluRadio, ExCanalCapital ExLas2Orillas y exCableNoticias.También ha sido colaborador de Eltiempo.com y KienyKe.