La cartilla de Pandora

Opina - Educación

2016-08-10

La cartilla de Pandora

Se ha desatado gran controversia por la circulación de material gráfico y escrito en el entorno educativo con contenido que ha sido catalogado como impúdico, inconveniente o simplemente pornográfico, esta opinión es enarbolada por sectores de derecha y tendencia religiosa (que habitualmente se lavan las manos juntos) que han aprovechado este aparente nuevo blooper de Mineducación. Parece ser que esto trae de ambos lados, por una parte el aparente sabotaje por parte de sectores que se declaran en “defensa de la familia” al poner a circular material falso (cómic porno belga) no educativo así como se aprovechan o instigan la aparente filtración y posterior circulación de un material en desarrollo de parte del ministerio.

Esta situación pone en la escena nacional, además de repotenciar la maquinaria en contra de la diversidad -exponiendo de paso la incapacidad de Mineducación- , la importancia de dar cumplimiento a la sentencia constitucional para cambiar paradigmas en educación y discriminación en el ámbito escolar, esto debe hacerse de una forma adecuada.

Resulta inepto dar un “arma” a la derecha y a la sociedad clerical como lo es un manual que aborda la condición de género como algo que se puede aprender o moldear por la sociedad, de ahí el primer error. Este tema aunque lo toquen en pro de la no discriminación debe tratarse desde la orilla científica – biológica que ha intentado explicar la homosexualidad o diversidad de género como temas no patológicos, normales al desarrollo neuropsiquiátrico como variantes en los seres humanos.

La identidad de género y la apetencia sexual parecen darse por la convergencia de procesos complejos de carácter genético, bioquímico, psíquico y antropológico que no pueden reducirse como algo que resulta de cierto tipo de educación, por eso es tan importante abordar el tema de forma científica, dar el paso para la apertura hacia un desarrollo educativo no solo con entornos libres de bulling/maltrato, sino para propiciar el desarrollo libre de cada ser humano para la mejor expresión de sus capacidades, sin el sesgo de su condición sexual o de género.

Es importante partir desde la base tan sencilla que reconocerse como hombre o mujer no determina precisamente si eres homosexual, bisexual o heterosexual. Es importante ampliar una discusión léxica (en el nivel académico acorde) y en asuntos como la diferencia entre ser transgénero o intersexual, entre otros temas que no deben ser abordados a la ligera como un aprendizaje basado en x o y sistema de costumbres o creencias. La discusión debe ser más amplia y a un nivel no solo escolar sino en general para poder cerrar esa brecha de segregación marcada por el desconocimiento.

Este tema debe tratarse para lograr un impacto en pro de la no discriminación como una política pública de educación incluyente, no solo como una cartilla con argumentos erróneos que dan contentillo a las lenguas retrógradas y violatorias de derechos para las personas LGTBI.

No es simplemente un asunto de cartillas, es de una formación básica desde la medicina en conjunción con la vanguardia en educación, sociología, psicología entre otras disciplinas que deben trabajar unidas para dar formación escolar sin sesgos que privan en muchas ocasiones el desarrollo integral de los individuos. Nadie se desarrolla adecuadamente cuando tiene baja autoestima o bajas oportunidades por un juicio constante a su orientación o definición de género. Los niños que dan muestras de su identidad de género o inclinación sexual “diferente” a mas temprana edad son más víctimas de bulling y esto se traduce en psicopatología, ausentismo escolar, suicidio y otras resultantes peligrosas para nuestra infancia. [1]

Imagen cortesía de: BBCMundo

Imagen cortesía de: BBCMundo

Debe mostrarse la realidad de estudios científicos serios y no como los citados por la senadora Morales y algunas colectividades que resultan ser palabrería satanizadora, que causa confusión. Basta con mirar publicaciones que mandan la parada mundial como New England Journal of Medicine y muchos más en donde se encuentran múltiples estudios así como opiniones de respetados académicos que despatologizan lo que se encuentra alrededor de la homosexualidad y otras variantes. La ciencia médica ha corregido un error centenario al eliminar la homosexualidad por parte de la APA (American Psychiatric Association) en 1973 como trastorno mental, ratificándose el 17 de Mayo de 1990 por parte de la OMS, fecha considerada como Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

¿Porque para nuestra nación parece haberse detenido el tiempo 30 años o más?

La educación es un bien colectivo que no puede ser escogido por grupos privados o motivados por sectarismos y prejuicios, no se debe hablar de estos temas definiéndolos como “pecado” o a la luz de la defensa de un sistema represor desde la escuela temiendo a la “ideología de género” como he oído recientemente en medios de comunicación. Resulta muy peligroso tildar de “ideología” buscar una educación incluyente y sin el velo del prejuicio. Al llamársele así, se pretende dar a entender que hay un grupo o una maquinaria que busca adoctrinar o alienar a la población y esto en Colombia puede resultar peligroso, puede derivar en violencia. Recordemos que en esta nación ha corrido mucha sangre por el simple hecho de rotular o llamar a alguien perteneciente a x o y ideología.

Resulta desagradable ver como quienes dicen defender la familia usan la ideología que tan molesta les es de forma inversa, haciendo que niños o niñas que aún no tienen conciencia del tema hablen en redes sociales sin manejar correctamente las palabras que les ponen a repetir como loros en defensa de una familia que de pronto no será tan perfecta como el texto moralista que les hacen recitar; poner a los niños en bandos y usarlos como objeto de coerción manipulando a la audiencia es bajo y alienante de mentes jóvenes.  Si nos vamos a los argumentos religiosos desde mi punto de vista es más “pecado” promover odio y discriminación en niños y jóvenes, que dejar que se desarrollen libremente sin el temor de expresar su personalidad y poder eventualmente dar amor a otro individuo así para algún sector de la sociedad resulte esto incomodo.

No más por favor de esta “moralidad” corrosiva que impide la formación de una sociedad basada en el respeto, la tolerancia, pero por sobre todo la defensa de los derechos de TODOS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Luis Velasco
Médico y cirujano egresado de U. De Caldas. Chocoano, apasionado de la buena música, la justicia social y la naturaleza. Librepensador. @luisveres