Información vs manipulación: la cuenta regresiva por el plebiscito ya comenzó

Opina - Política

2016-08-28

Información vs manipulación: la cuenta regresiva por el plebiscito ya comenzó

La cita es 2 de octubre del presente año, domingo, para que no exista excusa alguna y el ciudadano colombiano que reside dentro de Colombia o el que viva en el extranjero; salga a votar por el Sí o por el No. En una monosílaba yace la decisión más importante que los colombianos están convocados a realizar. Pero ésta debe ser responsablemente informada. Aunque me temo que no será así, apuesto en que los medios independientes hagan un extenso trabajo que contrarreste la maquinaria mediática.

El plebiscito en su definición más simple dice que es el “apoyo masivo de un pueblo a una determinada causa”. Entonces, entendemos que la causa es la aceptación o no de la terminación del conflicto en Colombia. Suena y se lee muy fácil. La realidad es otra y sumamente compleja.

Así como funciona la difusión masiva durante las campañas electorales posicionando al candidato, de la misma manera y más, será la difusión del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera.

En un periodo de 30 días (previo al 2 de octubre) se verá implementada la estrategia de difusión masiva. De la cual, supongo, habrán de consolidar casi 300 páginas que contiene el documento, para que su contenido sea digerible por toda la población.

Por lo que hablando de esto, traigo a colación el caso guatemalteco, porque aunque no guste; nuestros conflictos armados y los procesos de negociaciones para alcanzar los Acuerdos de Paz son muy parecidos. En Guatemala la estrategia de desinformación estuvo centrada en prejuicios, conceptos ideológicos retorcidos a conveniencia, asustando siempre con el comunismo.

Imagen cortesía de: elheraldo.co

Imagen cortesía de: elheraldo.co

Y la constante es el nivel bajo de cultura política democrática de la población latinoamericana que ha sido curiosamente conveniente para los poderes oscuros y paralelos. El desconocimiento de la historia, de las leyes, de los textos constitucionales, del funcionamiento mismo de los poderes del Estado ha sido la mayor fortaleza para darle rienda suelta a la manipulación. Trabajar en el moldeo de la percepción pública, es la parte no transparente de la política. Y en esto, constantemente, nos han demostrado tener grandes capacidades. Son grandes ideólogos para enredarle los pensamientos al ciudadano común y hacerlo dudar o para terminar de convencerlo.

Le hacen creer a la gente que si se está a favor de la paz es porque está a favor del gobierno, y no. La paz en sí no debería de tener tinte ideológico alguno, debería de ser una aspiración colectiva natural. Un anhelo de país.

Por esto puedo asegurar que el equipo de gobierno ya está trabajando duro para la difusión masiva. Pero también, seguramente, la oposición no pierde minuto alguno. Y hay que decirlo, subestimar a la oposición en Colombia, es a mi criterio, un error muy torpe.

Es por ello que la importancia del plebiscito va de la mano de los medios que reflejan en sus páginas verdad y no sesgo. Información y no manipulación. Ética profesional y no aceptación de órdenes. La paz no es de un gobierno de turno. La paz es de y para un pueblo que ha sangrado mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gabriela Huertas de la Torre
Social liberal, feminista, pro diversidad sexual, Estado y religión no son vinculantes y sarcástica por naturaleza.