Esto no es ser pilo

Infórmate - Educación

2017-05-13

Esto no es ser pilo

La educación en Colombia, como ya es bien sabido, no ha sido ejemplo de innovación en cuanto a políticas educativas de alto impacto. Esto se ha visto reflejado en el Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) donde Colombia ha llegado a ocupar el último lugar (2014) lo cual, a pesar de ser pruebas hechas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), da a entender que el sistema educativo, hablando propiamente de la educación inicial, la educación preescolar, la educación básica y la educación media, aún no está adecuado para las necesidades educativas del estudiantado colombiano. A pesar de ello, el actual Gobierno Nacional apuesta a “Ser Pilo Paga”, programa bandera en cuanto a política educativa para el acceso a educación superior. Según la página oficial de Colombia Aprende el programa “Busca que los mejores estudiantes del país, con menores recursos económicos, accedan a Instituciones de Educación Superior acreditadas de alta calidad.” ¿Pero qué implicaciones tiene SPP?

El programa brinda oportunidad de ingreso a la universidad a los estudiantes “más pilosos” entre las clases más bajas por medio de créditos condonables que cubren el total de la matrícula, además de su sostenimiento durante el transcurso de los estudios superiores. Cabe aclarar que estos están financiados por el ICETEX que es “una entidad del Estado que promueve la Educación Superior a través del otorgamiento de créditos educativos y su recaudo”; su función dentro del programa SPP es cubrir la deuda total del estudiante siempre y cuando este culmine la carrera elegida inicialmente.

Esto de entrada ya representa un problema para el estudiantado, porque según cifras del Sistema para la Prevención de la Deserción en Educación Superior (Spadies) 1 de cada 2 estudiantes que ingresan a la universidad se retira de ella, lo que en cifras equivale a un poco más del 45%, esto indica en cierta medida que una parte de los beneficiarios del programa desertará de su carrera en algún momento. Actualmente ya se presentan casos de deserción. Armando Benedetti senador de la república señala ya en marzo del 2016 que 572 estudiantes habían desertado pese a las consecuencias que esto representa, lo que en términos monetarios les implicaba una deuda alrededor de 38 millones de pesos con el ICETEX. ¿Es esto justo para jóvenes de estrato 1, 2 y 3 que buscan oportunidades educativas?

Se presenta otra situación que no permite la transparencia en los procesos administrativos del programa SPP. Según la página oficial de Colombia Aprende uno de los requisitos para ser beneficiario es estar registrado en el SISBEN en la base censal, lo cual difiere con datos entregados en el congreso por Benedetti, quien dice que en una muestra de 321 beneficiarios en el departamento de Antioquia solo 122 hacen parte del SISBEN, 129 son de régimen contributivo y 70 ni siquiera están registrados en el sistema de salud. Además ejemplifica con el caso del joven Wilson Raúl Larraniaga López, hijo del director del hospital universitario de Nariño quien pertenece al régimen contributivo y era beneficiario de Ser Pilo Paga haciéndose pasar como de la comunidad indígena. Esto pone en evidencia procesos indebidos, mal planificados y sobre todo ineficientes a la hora de entrega del beneficio a los estudiantes “más pilosos del país”. Lo anterior afecta directamente a estudiantes, ¿Pero qué pasa con la educación Superior Publica?

Imagen cortesía de: Presidencia de la República

El Gobierno Nacional ha puesto a la educación como una de sus banderas políticas para el periodo presidencial actual, con lo que se podría inferir que la inversión en el sistema educativo colombiano iba a ser prioritario, y sí que lo fue, pero de una manera una tanto contradictoria. Se calculaba que el programa Ser Pilo Paga tendría una distribución de las becas en un 50% en universidades públicas y el otro 50% en universidades privadas, lo que fue una gran sorpresa en su primera edición, puesto que los resultados arrojaron que el 85% de los beneficiados eligieron universidades privadas, y tan solo el 15% restante se fueron a universidades públicas. Estas cifras ya indicaban una tendencia de lo que SPP sería en sus demás versiones, y así lo fue.

Las universidades privadas vieron eso como una oportunidad de aumentar sus ingresos y elevaron los costos de sus matrículas, el caso más aberrante es el de la Universidad de los Andes que paso de un aumento porcentual de 5,5% a uno de casi 10 %, hay que tener en cuenta que el número de estudiantes “Ser Pilo Paga” en dicha universidad ronda los 3600 y es la que más beneficiarios tiene a nivel nacional.

La preferencia por universidades privadas aún persiste, y es que ese problema es más de fondo, ya que los dineros utilizados para financiar el programa son sacados de recursos públicos que van destinados al financiamiento de la Educación Superior Pública, es decir que se está financiando el sector privado con recursos públicos que provienen del pago de impuestos del pueblo colombiano, esto lo llaman peculado en la rama del derecho, pero desde el Gobierno Nacional con el programa Ser Pilo Paga es bien visto, es casi como una versión de Pilo Ingreso Seguro.

Todo lo anterior indica que la ejecución del programa Ser Pilo Paga, a pesar de ser en teoría una buena idea, es en muchos aspectos perjudicial para la Educación Superior, para los beneficiarios y para el pueblo colombiano en general; su intención de mejorar la calidad educativa del país es prácticamente nula, ya que la cobertura es muy poca.

Lo planteó ya Julián de Zubiría en un artículo escrito para semana educación, donde decía que: “Anualmente en Colombia se gradúan de la educación media, en promedio, 550.000 estudiantes. De ellos, el 93% pertenecen a los estratos 1, 2 y 3. Por tanto, 480.000 estudiantes necesitan apoyo estatal para poder continuar sus estudios. El programa SPP financia a 10.000. ¿Qué pasa con los otros 470.000? Son estudiantes cuyos sueños se truncan por completo cada año, porque el Estado ha decidido invertir sus recursos exclusivamente en el 2% de la población. Para los beneficiarios del programa, el apoyo es excepcionalmente favorable, pero para el 98% que son abandonados, es un programa que no garantiza su derecho a la educación.”

Planteaba Gina Parody, ex ministra de educación en el marco del encuentro Latinoamericano de Young President´s Oganization -YPO y World President´s Organization –WPO que Ser Pilo Paga es “Un programa para poner a soñar”, ahora la pregunta pertinente y a responder es Poner a soñar… ¿Pero a quién?

 

——- 

Referencias

https://www.icetex.gov.co/dnnpro5/en-us/fondos/programasespeciales/serpilopaga3.aspx

http://aprende.colombiaaprende.edu.co/es/pilopaga/91610

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-14224736

http://www.mineducacion.gov.co/1759/w3-article-231235.html

http://www.eje21.com.co/2016/11/en-colombia-desercion-universitaria-esta-por-encima-del-45/ http://spadies.mineducacion.gov.co/spadies/consultas_predefinidas.html?2  

http://www.elespectador.com/noticias/politica/denuncian-anomalias-beneficiarios-de-programa-ser-pilo-articulo-622281

http://www.elespectador.com/noticias/educacion/primeras-sorpresas-de-becas-ser-pilo-paga-articulo-539076

http://www.semana.com/educacion/articulo/ser-pilo-paga-polemica-con-aumento-de-matriculas/513241

https://www.las2orillas.co/la-plata-del-ser-pilo-paga-se-ha-ido-a-las-universidades-privadas/  

http://www.semana.com/educacion/articulo/ser-pilo-paga/505771

http://www.mineducacion.gov.co/1759/w3-article-357108.html

( 1 ) Comentario

  1. Me parece un artículo que expone una faceta muy interesante del programa “ser pilo paga”, pues es una realidad que muchos desconocen. Es admirable el artículo, pero aún más la belleza de quién lo escribe. ¡Andrea es una mujer hermosa e Inteligente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Andrea Carolina Londoño
Estudiante de: Licenciatura en Comunicación e Informática Educativa de la Universidad Tecnológica de Pereira y Comunicación Social a Distancia de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, centro regional Pereira.