Estado corrupto

Opina - Economía

2017-07-18

Estado corrupto

Colombia posee enormes riquezas naturales, clima variable y una situación geográfica envidiable, motivo por el cual deberíamos ser un país desarrollado y con buena calidad de vida. Lamentablemente hemos sido gobernados, durante casi 200 años, por una oligarquía cavernaria, fascista, corrupta y violenta, que ha entregado los recursos naturales a las multinacionales, ha permitido la concentración de la tierra en pocas manos, ha cerrado los caminos de participación política y ha permitido la violación sistemática de los derechos humanos, lo cual ha llevado al país a tener pésimos indicadores sociales y económicos. (Ver)

A continuación entraremos a evaluar algunos de los débiles pilares en los que se sostiene nuestra democracia:

  1. Colombia es el país sudamericano que menos invierte en educación, apenas el 3.8 del PIB; y el segundo, entre los países de la OCDE que menos invierte en educación por estudiante, 3.291 dólares, según cifras del Banco Mundial. (Ver link)

Al lado de Perú y Brasil, Colombia figura entre los países de más bajo rendimiento en las pruebas Pisa de la OCDE. (Ver link)

Colombia es el 6o. país más ignorante del mundo, después de México, India, Brasil, Perú y Nueva Zelanda, según un sondeo de la encuestadora británica Ipsos MORI. (Ver link)

Sumado a lo anterior, los medios de comunicación que pertenecen a los tres hombres más ricos del país: Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo, Organización Carlos Ardila Lulle y Grupo Empresarial Santo Domingo -Valorem- manipulan la información para beneficio de sus intereses particulares, dejando de emitir programas culturales para incrementar la oferta de novelas, realitys y seriados, los cuales han fomentado dentro de la sociedad una cultura mafiosa o traqueta, que ha invertido nuestros principios y valores y nos ha convertido en una Colombia enferma. (Ver link)

2. Es lamentable la precariedad del trabajo en Colombia: el 65% es informal, del 35% restante, el 70% es tercerizado. Colombia tiene el segundo salario mínimo más bajo de Sur América, solamente superado por Perú. Insertar foto:   

El índice de desempleo colombiano es de 9.7 %, superior al promedio de Latinoamérica 8.6 %; mientras los congresistas colombianos, con sueldos mensuales de $30 millones ─10.000 dólares apróximadamente─, ocupan el 4o. lugar entre los mejores remunerados en Iberoamérica, después de los parlamentarios de México, Chile y Brasil, según CNN en Español. (Ver link)

El sistema de pensiones colombiano presenta graves fallas, es regresivo e inequitativo. Solo el 10 % accede a una pensión, principalmente por la informalidad, el resto termina subsidiando a 2 millones de exfuncionarios que reciben $40 billones, según el BID. (Ver video)

  1. Colombia es el segundo país más desigual de América Latina, según datos publicados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en su informe de 2016, sobre el Panorama Social de América Latina, los 5 países con mayor desigualdad de la región son: Guatemala, Colombia, Brasil, Panamá y México, que promediaron un coeficiente de Gini superior a 0.5, mientras los países con el mayor nivel de igualdad en la región son: Uruguay, Venezuela y Argentina, con un valor promedio del coeficiente de Gini de aproximadamente 0.4. (Ver link)

La intermediación financiera en Colombia (7.9 %) es más alta que el promedio de Latinoamérica (7.7 %). Colombia es el quinto país más endeudado de Latinoamérica con 120.692 millones de dólares, después de Brasil, México, Chile y Argentina. (Ver link)

  1. Colombia (8.5 %) es el segundo país con mayor pobreza extrema en la región, después de México (9.5 %), según informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). (Ver link)
  1. El 54 % de la tierra en Colombia está en manos del 1.5 % de la población, grandes terratenientes, mientras el 0.4 %, campesinos y pequeños propietarios poseen el 46 % restante de la tierra. El despojo de la tierra ha sido la principal causa de la violencia en Colombia. (Ver video)
  1. En Colombia han sido desplazadas 7.2 millones de personas, lo que pone al país en el primer lugar en el mundo, de acuerdo con el reporte del el Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC) y el Consejo Noruego para Refugiados (NRC). Según el informe global después de Colombia están: Siria, con 6.3 millones; Sudán, con 3.3 millones; Irak, con 3 millones y República Democrática del Congo, con 2.2 millones de desplazados. El 80 % de los desplazados internos de Colombia viven por debajo de la línea de pobreza, incluyendo un 33 % a 35 % de ellos que viven en la pobreza extrema, dice el informe. Los más afectados son los indígenas y afrocolombianos, que en conjunto suman el 74% del total de desplazados internos que produce el país. (Ver link)

Los territorios despejados por la FARC-EP tras su proceso de desarme y transición a la vida civil están siendo ocupados por paramilitares causando nuevos desplazamientos en la Zona del Pacífico: Chocó, Cauca, Nariño, Putumayo y en el Catatumbo, en la frontera colombo-venezolana. ACNUR confirmó nuevos refugiados colombianos en Venezuela. (Ver video)

La ONU confirma desplazamiento de familias en Norte de Santander con destino a Venezuela La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) señaló que la situación afecta a 53 familias en Tibú y a otras 43 en el municipio de Teorama. (Ver link)

  1. La corrupción es el mayor flagelo que azota a Colombia y por tanto ha sido la causante de todos nuestros males, entre ellos la violencia, se ha fortalecido en las regiones por las alianzas entre el narco-paramilitarismo, políticos corruptos locales ligados al poder central del país y multinacionales, para saquear las arcas del Estado a través de pirámides de la corrupción. (Ver link)
  2. La justicia colombiana ha sido secuestrada por la corrupción, la politiquería y las mafias. Según un estudio realizado por la Universidad de Las Américas de Puebla (UDLAP) en México y otras organizaciones académicas, considerado hasta hoy el más completo en materia de seguridad, derechos humanos y justicia, Colombia ocupa el tercer lugar en el mundo en impunidad judicial, con un índice de 75.6 puntos, siendo superado en esta clasificación únicamente por México con 75.7 puntos y Filipinas con 80 puntos. (Ver link)

La mayoría de los Fiscales Generales colombianos han sido señalados de corrupción y algunos de ellos de tener vínculos con el narco-paramilitarismo. El actual fiscal Néstor Humberto Martínez es cercano al uribismo y cuota política de Germán Vargas Lleras, fue asesor de Luis Carlos Sarmiento Angulo y Odebrecht.

Hasta el momento, la mayoría de las actuaciones del Fiscal Néstor Humberto han sido muy dudosas, como el archivo de la investigación a Óscar Iván Zuluaga por el caso del hacker Andrés Sepúlveda, condenado a 10 años de prisión, pese a la prueba reina del vídeo.

El Fiscal, quien fue asesor de Luis Carlos Sarmiento en Corficolombiana del grupo Aval, socia de Odebrecht en el contrato de la Ruta del Sol, se apresuró a decir que en el caso de la adjudicación del contrato de navegabilidad del río Magdalena a la concesionaria Navelena, de la cual hace parte Odebrecht en un 86 %, no había ninguna irregularidad, pero tres semanas después tuvo que reconsiderar su afirmación y reconocer que hay evidencias de posibles violaciones a las normas de contratación pública en esta adjudicación, presionado por la opinión pública y por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos que reveló los documentos sobre los sobornos de Odebrecht en países de América Latina.

Entonces, Néstor Humberto trató de poner una cortina de humo y un salvavidas para sus amigos quienes podrían ser investigados por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) frente a la cual parece más interesado en atravesarse, que en brindar cooperación institucional para sacarla adelante; busca cualquier pretexto para obstaculizar los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC-EP.

El corrupto exfiscal Anticorrupción Luis Gustavo Moreno fue nombrado por el fiscal general Néstor Humberto Martínez a petición de Germán Vargas Lleras, quien al parecer controla el polígrafo de la fiscalía. Gustavo Moreno asistió 40 veces a la oficina del representante a la Cámara de Cambio Radical, Hernando Padauí, entre el 17 de agosto de 2011 y el 3 de octubre de 2016, tan solo tres días antes del nombramiento de Moreno en la Fiscalía Anticorrupción. (Ver link)

Todo indica que Luis Gustavo Moreno en alianza con el asesor de Néstor Humberto, Majer Abushihab, montaron un concierto para delinquir desde la Fiscalía General de la nación. (Ver video)

En el momento en que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos pedía la captura de Gustavo Moreno, “coincidencialmente”, ocurrió el miserable y criminal atentado terrorista en el Centro Comercial Andino y precisamente cuando el “corrupto fiscal Anticorrupción Moreno” es detenido con participación de la DEA en cumplimiento de la orden de captura emitida por Interpol en Lyon, Francia, con fines de extradición, ya la Fiscalía General había lanzado una cacería de brujas inculpando y capturando a personas que a todas luces parecen inocentes, con pruebas poco creíbles para expertos, abogados y opinión pública en general. (Ver video)

En nuestro país varios presidentes y servidores públicos han sido patrocinados por el crimen organizado. En la actualidad, el candidato del estamento, contrario al momento actual que vivimos de posconflicto y construcción de la paz, es Germán Vargas Lleras, quien en su afán de conseguir apoyo para llegar a la Presidencia de la República en 2018, ha sellado alianzas con parapolíticos, con empresarios de dudosa reputación, con políticos y concejales implicados en el cartel de contratación de Bogotá y la nación. (Ver link)

Sin embargo, dentro de la catástrofe social que presenta nuestro país es importante rescatar el acuerdo de paz con la FARC-EP, lo cual ha salvado muchas vidas y ha abierto los caminos de participación política. Del cumplimiento de los acuerdos de paz depende la convivencia pacífica en nuestro país, pero es muy importante avanzar en los diálogos con el ELN; para lo cual se necesita un gran apoyo popular, la paz es una construcción colectiva, “es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento”, como lo establece el artículo 22 de la Constitución Política de Colombia de 1991.

En estos momentos de posconflicto y construcción de la paz, Colombia necesita un cambio de dirección, no podemos seguir eligiendo a quienes nos han desgobernado durante casi 200 años.

Para el 2018 Colombia necesita un presidente que combata la corrupción, que garantice el derecho a la salud, la educación, el acceso a vivienda digna y una justicia que sea garante de los derechos humanos en igualdad de condiciones para todos los habitantes de nuestra querida patria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Santiago Carrascal
Coordinador de Bienestar Universitario, presidente del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Francisco de Paula Santander-Ocaña, entre 1982 y 1989. Estudió Contaduría General, es comerciante y vive en Bogotá desde julio de 1989. Interesado en temas nacionales e internacionales. -En un mundo de mentiras decir la verdad es un acto revolucionario-. George Orwell.