Es hora de actuar contra la corrupción

Opina - Sociedad

2017-01-25

Es hora de actuar contra la corrupción

Cada día nos enteramos a través de los medios de comunicación de hechos de corrupción de la clase política y de los organismos de justicia, y con ello aumentan el escepticismo y la desconfianza de los ciudadanos, así como la incertidumbre y zozobra sobre el destino de nuestro país.

Uno de los hechos más recientes es el de la empresa brasileña Odebrecht, la cual se declaró culpable en una corte de Estados Unidos por haber pagado sobornos para la consecución de contratos en 12 países; para el caso de Colombia declaró haber pagado alrededor de 11 billones de dólares para salir beneficiada en la adjudicación de contratos como la Ruta del Sol y la transversal Ocaña-Gamarra, entre otras obras.

Todos estos hechos se suman a una larga lista de actos de corrupción que siguen ocurriendo en nuestro país, allí es cuando todos los ciudadanos se movilizan y hacen un llamado a las instituciones de justicia para que apliquen la ley y las sanciones sean ejemplarizantes para quienes cometen delitos contra los recursos públicos y pierden legitimidad ante la población por su falta de ética y por la poca eficacia en las medidas que se aplican.

Como ciudadana colombiana pido TODO EL PESO DE LA LEY SOBRE ELLOS. Un servidor público jura cumplir fielmente la Constitución y la ley cuando se posesiona; la función pública es reglada, por tanto conoce sus funciones, el deber de ese funcionario es cumplir de manera transparente y ética las responsabilidades que le han sido conferidas, entendiendo siempre que el manejo de los recursos públicos requiere de las más altas calidades humanas, y que cuando se es servidor público es a la ciudadanía a quien se tiene como veedora.

Las conductas relacionadas con actos de corrupción son un caldo de cultivo para muchos políticos que buscan sacar provecho de la falta de severidad en la aplicación de la ley y en el poco control ciudadano. Pero somos nosotros los llamados a poner fin a esta situación porque tenemos el poder: “EL VOTO”; con nuestras decisiones podemos hacer un cambio en nuestra clase dirigente, es nuestro deber elegir de manera consciente a quienes nos representan en las instancias de poder. Pero surge una pregunta, si estamos cansados de la corrupción en nuestra clase política que se queda con los recursos de la salud, de la niñez, de los jóvenes, de las pymes, de la educación en sus propios bolsillos, ¿por qué no ejercemos nuestro derecho a elegir a quienes ocupan estos cargos?.

¿Hasta cuándo vamos a seguir siendo indiferentes a los procesos de participación ciudadana, dejando libre el camino a los corruptos y entregando los recursos nuestros y los de las próximas generaciones a unos pocos que se benefician con lo que es de todos? Es la ciudadanía con su poder decisorio y con el control a quienes ejercen el poder, la que tiene la posibilidad de cambiar una clase dirigente corrupta; quienes ven en la política una oportunidad para el enriquecimiento personal, no deben ocupar los cargos del Estado, quienes deben estar en esas posiciones son personas de las mayores calidades personales y éticas, que entiendan que son servidores y administradores del dinero público.

Somos nosotros los ciudadanos quienes podemos cambiar el curso de la política, solo debemos darnos la oportunidad de participar en los procesos políticos, de tomarnos el tiempo para conocer a los candidatos que elegimos, de hacer control ciudadano y de no dejar en manos de otros las decisiones.

Los corruptos se benefician del abstencionismo electoral porque saben que su maquinaria electoral siempre los elegirá, mientras el resto de los ciudadanos deja el camino libre a los corruptos para que sigan desangrando el erario público. Cerca del 60% de los ciudadanos habilitados se abstuvieron de votar en las últimas elecciones porque consideran que no hay nadie bueno y eso es precisamente lo que los corruptos necesitan, que la gente no vote.

Démonos la oportunidad de ayudar activamente a la solución de los problemas de nuestro país, participando para empezar a acabar con los corruptos; debemos ir más allá de opinar en redes sociales o salir a marchar, la oportunidad la tenemos en nuestras manos.

 

( 1 ) Comentario

  1. Doctora de ante mano la felicito por su articulo es importante que personajes de su nivel profecional traten de reiterar la responsabilidad tan grande que tenemos los ciudadanos con respecto a las votaciones, pero tambien quisiera pedirle que medite en algo a lo que yo como ciudadano comun y corriente y como trabajador con un nivel de formacion tecnico pero con interes de aportar a esta mi sociedad he logrado concluir, y esto es.
    que pasa con la educacion de nuestro pais con todo respeto pero con conocimiento de causa puedo evidenciar como los entes reponsables de garantizar y controlar una educacion que forme ciudadanos con etica, respetuosos de los derechos, responsabilidades y de las normas y alfinal profecionales que aporten a la sociedad; estos entes no se intersan si no en garantizar y cumplir en producir masas, es decir que todos tengamos titulos ya sea el que sea o hasta donde nuestros recursos nos lo permitan o los recursos del estado, pero estos titulos sin forma y cuando me refiero a una forma quiero decir a la posibilidad de desarrollar la autonomia de opinion y satisfaccion frente a una condicion o sensacion de falta de justicia o incumplimiento con la ley posibilidad que nos restringen, esto da como resultado seres que solo generan resultados y beneficios no solo para los particulares si no para las hoy crecientes empresas politicas (o mejor los nuevos partidos politicos) que tiene mucha influencia sobre los recuros y entes que regulan la educacion; en esta responsabilidad tambien lastimosamente tengo que involucrar a las empresas particulares que aprovechándose de esa mala educación carente de valores termina acorranlando al trabajador con el fin de obtener resultados poniendolo en una posición de observador silencioso o en el peor de los casos para obtener figuración ante los mandos siendo parte de ese circulo vicioso de la objecion la justicia, de la corrupcion y la mala fe cosa que ya se a evidenciado en las entidades publicas.
    Esto yo lo expresaria como “el que calla otorga, el que participa gana y el que no ve o no sabe es el que paga”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rosa Acevedo Jaramillo
Abogada| Especialista en Derecho Administrativo| Magister en Gobierno| Candidata a la Alcaldía de Itagüí (2015)| Directora Departamental de Tránsito de Antioquia (2012-2014) | Concejala de Itagüí (2000-2011)