Elecciones ilegítimas

Hoy en día nadie cree en la democracia y menos en la venezolana.

Opina - Internacionales

2017-10-18

Elecciones ilegítimas

El domingo 15 de octubre se llevaron a cabo las elecciones para las 23 gobernaciones del territorio venezolano. Esta, sin duda, era la mayor posibilidad que tenía la oposición y el pueblo venezolano para librarse del gobierno de Nicolás Maduro. Pero, para sorpresa de todos no fue así, pues el oficialismo (Chavismo) se hizo a 17 gobernaciones dejándole tan solo 5 a la Mesa de Unidad Democrática (opositores).

La oposición logró conseguir 2 Estados más que hace cuatro años, los cuales le pertenecían al oficialismo. El Estado de Táchira y el Estado de Zulia se convertirán en la llave política entre la oposición y el Gobierno Colombiano para hacer contrapeso al Chavismo.

¿A quién se le ocurriría que tan solo el 61,14% de la población habilitada para votar se acercaría a las urnas? Increíblemente menos votantes que en elecciones anteriores. ¡Qué casualidad! justo cuando la oposición parecía que arrasaría con el oficialismo. Aspectos que ponen a pensar qué tan válidas pueden ser estas elecciones, quizás lo sean, pero me opongo a pensar que sean legítimas.

Es imposible aceptar la legitimidad de estas elecciones cuando, según la última Encuesta Gallup, Maduro obtuvo 80 puntos de desfavorabilidad ante los venezolanos. Es decir, Venezuela, al igual que el resto del mundo, no soporta ver más a Maduro tomando decisiones, en su mayoría equívocas, en nombre de un país que tuvo la posibilidad de dejar el tercer-mundismo antes de caer en el régimen del Chavismo. Así pues, si los venezolanos no aprueban el gobierno de Maduro es poco probable que busquen dejar un gran número de gobernaciones a manos del oficialismo.

El gobierno de Nicolás Maduro temeroso de perder estos comicios, movió todas las fichas que podía para perjudicar a la oposición venezolana. Por esto se reubicaron cerca de 715.000 votantes a 72 horas de la elección, lo cual generó confusión y rabia entre los electores que, con seguridad, prefirieron no votar y devolverse a sus casas, dándole el premio de la abstención al Chavismo.

Venezuela se ha caracterizado por hacer un buen uso del derecho al voto. En elecciones pasadas ha alcanzado la participación del 84% de personas habilitadas para votar. Esto solo evidencia el nivel de abstencionismo que hubo en las elecciones del pasado domingo.  Y es que, hoy en día, nadie cree en la democracia y menos en la venezolana.

La mayoría de las personas no creen en la democracia debido a los numerosos escándalos de corrupción que han perjudicado a diferentes gobiernos suramericanos. Y si a eso le añadimos el hecho de estar bajo un régimen (Chavismo) que ha acabado con la economía, la sociedad, la política y la libertad de expresión de un país nos encontramos con que es imposible pensar en la democracia como una solución, pues este mismo régimen será el encargado de permear el mecanismo democrático para manipularlo y beneficiarse.

Así la oposición reclame que hubo manipulación en estas votaciones, lo cual no dudo en absoluto, no existe otra solución que acatar lo dictado por el Consejo Nacional Electoral y aceptar una derrota que no se merece, pero que no se puede reversar.

 

Adenda: No olvidemos que según declaraciones de Nicolás Maduro realizadas a inicios de este año (2017), se citará a votaciones presidenciales a mediados del año 2018. Esperemos que esta sea la oportunidad para poder derrocar al régimen Chavista que ha mantenido a Venezuela en un atraso económico, social y político.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Juan Sebastián Villate Bautista
Estudiante de Comunicación Social, Periodismo y Derecho de la Universidad de La Sabana. Apasionado por el periodismo y la política. Veo en este oficio la opción de abrirle los ojos a la sociedad.